29/09/2020

  • Para Reír

Mayo, el gato infiel que por años fue la mascota de dos familias

  • Con información de Infobae.
04 de septiembre de 2020, 20:09
El gato fue descubierto por sus dos dueños. (Foto: Rosalinda Ortiz)

El gato fue descubierto por sus dos dueños. (Foto: Rosalinda Ortiz)

La historia de un gato se hizo viral por su infidelidad pues vivía en dos casas a la vez. Para una familia se llama Mayo y para la otra Pancho.

En Guadalajara, México, Rosalinda Ortiz adoptó a Mayo, en 2013, cuando el pequeño de solo meses vagaba por una calle cercana a su casa.

Siete años después descubrió que cuando Mayo se iba y desaparecía por días, según ella a dar una vuelta, realmente se iba a otro hogar.

Rosalinda y su gato Mayo. (Foto: Rosalinda Ortiz)
Rosalinda y su gato Mayo. (Foto: Rosalinda Ortiz)

“Yo dije: pues le gusta la calle, porque de repente dos días que no venía y luego pasaba una noche aquí, o se iba toda la noche y venía en el día un rato, y me acostumbré”, dijo.

“Se me hizo muy normal... y no, resulta que tiene otra casa el desgraciado, entonces come aquí y come allá, porque en cuanto regresa, me pide de comer”, añadió.

El minino fue descubierto pues, Rosalinda salió a pasear a uno de sus perros y fue a la tienda cerca de su casa y vio ahí a Mayo. Al hablarle, él acudió a sus brazos, pero el dueño de la tienda le dijo que el gato era suyo.

"Me dijo: mira qué curioso, no le tiene miedo al perro y le digo pues no porque viven juntos…’y se me quedó viendo, le dije; es que es mío el gato y me dice : no, ¿cómo que es tuyo?, él vive aquí, le dije es mío’”, relató.

Mayo en casa de Rosalinda como si nada. (Foto: Rosalinda Ortiz)
Mayo en casa de Rosalinda como si nada. (Foto: Rosalinda Ortiz)

Así se le cayó el teatro a Mayo. 

“Cuando iba a la carnicería o cuando iba a otra tienda siempre que pasaba por esa tienda me salía y me acompañaba, se venía conmigo, quién sabe de dónde saldrá, pero siempre se salía conmigo al encuentro y se venía conmigo”, recordó.

Incluso el dueño de la tienda le mostró el lugar donde Pancho tenía su espacio para dormir.

“‘Tiene mucho que vive aquí‘‘‘, le dijo el otro dueño. “Me enseñó una foto donde tienen un estante, ahí le tienen un lugarcito, una cobijita y su comida, y ahí vi que se metió a comer y se echó, y ahí se quedó”, recordó.

"Pancho", llamado así en su otra casa. (Foto: Rosalinda Ortiz)
"Pancho", llamado así en su otra casa. (Foto: Rosalinda Ortiz)

“Le dije ‘me lo voy a llevar’ y me dijo ‘pues llévatelo’ y lo agarré pero en la esquina se bajó y se regresó y me dijo ‘pues ya está acostumbrado a estar aquí’ y le dije ‘pues sí, pero también en mi casa’ y dijo ‘con razón hay días que no lo veo’, estaba igual de sorprendido que yo’”, concluye Rosalinda.

TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar