¿Quieres evitar las bebidas gaseosas?, te damos motivos para hacerlo

En el 2017 se celebró el primer Día Internacional para dejar los refrescos. (Foto: Archivo)

En el 2017 se celebró el primer Día Internacional para dejar los refrescos. (Foto: Archivo)

El día internacional de dejar los refrescos o bebidas gaseosas se celebra cada 20 de octubre para que las personas tomen consciencia de los peligros para la salud de estas bebidas altamente azucaradas.

La OMS, realizó numerosos y rigurosos estudios científicos, y lo suscriben los nutricionistas. Una ingesta elevada de azúcar perjudica la salud, el consumo ideal no debería superar los 25 gramos diarios. Estos refrescos solo son azúcar, aditivos, agua... y ningún nutriente.

¿Qué pasa si dejas de tomar bebidas gaseosas?

  • Reducirás tu riesgo de padecer sobrepeso: El consumo de bebidas azucaradas “incrementa la obesidad, enfermedades cardiovasculares y cáncer”, explica el nutricionista Juan Revenga.
  • Disminuirá la posibilidad de tener diabetes: El consumo diario de una lata de refresco azucarado durante 10 años incrementa el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en un 18%. A esto, suma otro dato que da el nutricionista Julio Basulto: las bebidas azucaradas se relacionan con el incremento de la grasa abdominal profunda, que también se asocia estrechamente con la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardíaca.
  • Tendrás menos posibilidades de sufrir osteoporosis: No es solo una cuestión de azúcar, también se ingieren ácidos, aditivos y mucho gas. Algunos de estos como la cafeína o el ácido fosfórico y aumentan la eliminación de calcio a través de la orina.
  • No se te caerán los dientes: El azúcar que llevan estas bebidas entra dentro de los denominados “azúcares libres”.
  • No tendrás más hambre: “Hay fuertes evidencias que demuestran que las calorías consumidas de manera líquida no producirían una sensación de saciedad tan elevada como la que sucede cuando las ingerimos en forma sólida”, explica el nutricionista Carlos Casabona.
  • ¿Y las versiones light?: Los refrescos sin azúcar, “cero”, “zero” o “light” no son una buena idea porque “no ayudan en nada a llevar una alimentación saludable”, dice Juan Revenga.
  • Tomado de: ElPaís.com

21 de octubre de 2017, 17:10

cerrar