08/08/2020

  • Mundo

Pandilleros rivales intentan convivir en cárcel salvadoreña

  • Con información de Telemundo
15 de junio de 2020, 10:06
Este es el viaje a Ciudad Barrios, una de las cárceles donde el presidente salvadoreño Nayib Bukele obligó a convivir a miembros de pandillas rivales (Foto ilustrativa)

Este es el viaje a Ciudad Barrios, una de las cárceles donde el presidente salvadoreño Nayib Bukele obligó a convivir a miembros de pandillas rivales (Foto ilustrativa)

El presidente salvadoreño Nayib Bukele ordenó que pandilleros rivales compartan las mismas celdas. El experimento penal de Bukele empezó el 27 de abril, luego de un incremento en los homicidios. 

El mandatario autorizó a policías y miembros del Ejército emplear la “fuerza letal” contra los pandilleros en defensa propia o de la vida de los salvadoreños.

Telemundo publicó el viaje a Ciudad Barrios, una de las cárceles donde el gobierno de El Salvador obligó a convivir a miembros de pandillas rivales. Este es un fragmento:

"—Buenas tardes. ¿Quién es el encargado de la celda? Quisiera platicar con él. Soy periodista.

Se giran dos cabezas, con cautela, una en cada mitad. Hay dos encargados en esta celda, uno por pandilla. Miro a los guardias, para que puedan pararse y acercarse a conversar. Asienten. Tras un formalismo escueto, la pregunta: ¿cómo es la convivencia con el enemigo de toda la vida?

—Primeramente, buenas tardes –toma la palabra Ariel Alexander Ávila Gómez (1992, 13 de julio), de la pandilla Barrio 18-Sureños–. Nosotros, en realidad, como usted puede ver, ya estamos conviviendo con los compañeros de las Letras [por la MS-13 o Mara Salvatrucha], ¿veá?

Llevan así varias semanas, emeeses y dieciocheros durmiendo hombro con hombro, sin incidentes ni motines ni fallecidos. Como si nada".

  • TE PUEDE INTERESAR:

Entre 2000 y 2004, la cárcel Ciudad Barrios era un penal con presencia mayoritaria del Barrio 18, compartido por civiles. Luego, con presencia mayoritaria de la Mara Salvatrucha y civiles. Hasta el 2 de septiembre de 2004, fue cuando el Gobierno decidió asignárselo por completo a la MS-13.

“Ciudad Barrios era como el cuartel general de esa pandilla; tuvieron tantos años de estar acá... y acá trajeron a los líderes históricos de la pandilla en 2012; en esos años, ellos consideraban este penal como la base de operaciones”, dice Juan José Montano, actual director del penal.

Esta cárcel era de la Mara Salvatrucha desde septiembre de 2014 hasta julio de 2019, cuando unos 800 dieciocheros fueron trasladados desde otras cárceles por el Gobierno actual, encabezado por Bukele.

La Mara Salvatrucha, Barrio 18-Sureños y Barrio 18-Revolucionarios, dormían en celdas distintas, sin que coincidieran en las horas de patio.

  • LEE ADEMÁS:

El odio entre las pandillas ha hecho correr mucha sangre en las calles, en el sistema penitenciario y en esta cárcel de Ciudad Barrios. Ahora están aprendiendo a convivir:

A Ariel, el dieciochero que "lleva palabra" en la celda 6, le dicen "El Chino". Es de estatura baja, delgado, moreno, de cabello negro, y conserva un aire juvenil a los 27 años. Pero nada lo singulariza más que la tinta que mancha su cuerpo de cuello para abajo: nombres, rostros y palabras en los espacios que dejan los tatuajes dominantes, los dedicados a la pandilla 18. Ariel es de Santa Ana, cayó preso por primera vez en 2012 y está condenado por extorsión tentada y posesión de drogas.

—La idea de nosotros, como pandilla que somos, es buscar la manera de llevarnos bien –dice–. Tal vez nosotros fuimos enemigos y todo, ahora ya sabemos que es otra vida la que tenemos que hacer juntos, pues conviviendo así como estamos ahora, ¿verdad?

A la par de Ariel está Francisco Arturo Quintero (1989, 23 de octubre), orgulloso miembro activo de la Mara Salvatrucha. Mucho más reservado, habla lo justo. Su cuerpo es un lienzo tintado, con el cuello marcado por dos tatuajes –uno dice “EME”; el otro, “ESE”– que seguirían a la vista incluso, si se vistiera con un esmoquin. Es de un pueblo llamado Candelaria de la Frontera, tiene ficha en el sistema penitenciario desde el año 2009, y está condenado por homicidio.

—Como ya le dijo el compañero, ¿veá? Nosotros estamos tratando de convivir entre nosotros mismos.

—Esto no lo esperábamos. Fue una sorpresa, pero entonces lo que nosotros buscamos es tratar la manera de convivir, entre nosotros mismos. Nos coordinamos entre pandillas, entre ambas pandillas, a modo de que todo marche bien, ¿veá? A la perfección".

Mira la publicación completa en Telemundo 

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar