• Seguridad

La dictadura del basurero, uno de los líderes y sus muertos

  • Por José David López
Una banda asesinó a once personas en el vertedero de la ciudad, uno de sus líderes ahora es juzgado. (Foto: archivo/Soy502)

Una banda asesinó a once personas en el vertedero de la ciudad, uno de sus líderes ahora es juzgado. (Foto: archivo/Soy502)

Un túmulo lo hizo tropezar. Sus acompañantes no lo esperaron, siguieron corriendo. No pudo levantarse del suelo. Una, dos, tres… diez balas recibió mientras intentaba escapar. Se convirtió así en una víctima más de la banda que con violencia impuso su control en el basurero más grande de Guatemala.

“Parecía guerra ese lugar”, describió meses después uno de las personas que presenció el ataque ocurrido la noche del 25 de noviembre de 2012. En el lugar fueron localizados 43 casquillos. El testigo era una de las personas que laboraba reciclando en el relleno sanitario, como lo fue quien murió ese día.

Uno de los que disparó, según el informante, fue Edwin Estuardo Salguero, conocido como “El Burro”. Él es uno de los integrantes que conformaban este grupo que también se dedicaba a la recolección de basura.

Edwin Estuardo Salguero, alias el "Burro", durante una audiencia. (Foto: Wilder López/Soy502)
Edwin Estuardo Salguero, alias el "Burro", durante una audiencia. (Foto: Wilder López/Soy502)

Salguero ahora es juzgado en un tribunal por siete de las once muertes que cometió esta banda, de acuerdo con el Ministerio Público. “El Burro” fue capturado hasta 2017, cuatro años después de revelarse la investigación y de capturar a 19 personas por este caso.

Sin embargo, en algún lugar, dentro o fuera del país, el líder de la manada, José Rolando López Col, alias “Roland”, sigue libre.

¿Cómo operaban?

López Col y su séquito pretendían establecer un monopolio en el vertedero. El grupo obligaba a los demás recolectores a venderle los materiales que encontraban entre la basura a un precio más bajo del establecido en ese entonces.

  • PODRÍA INTERESARTE...

“Roland” era propietario de una recicladora, con la cual empezó a concentrar el poder que luego con violencia ejercieron “Chocolate”, “Gordo”, “Chucho”, “Catán” y “Diablo”, sus otros seguidores, según la fiscalía. Todos ellos fueron capturados en 2013.

Uno de los testimonios presentados contra “El Burro” refiere que, incluso, la banda tenía un negocio de drogas, por el cual también asesinaron a personas.

Entre láminas de metal

En los alrededores del basurero, se ubica el asentamiento El Recuerdo. En una de las calles de ese lugar, un hombre comía papas fritas cuando observó cómo el grupo de “Roland” ingresaba en este caserío.

Minutos después escuchó detonaciones y corrió en busca de refugio. La balas atravesaron las casas construidas, en su mayoría, con láminas de metal. En el lugar donde se reguardó, ninguna persona resultó lesionada, pero en las otras viviendas hubo cuatro personas heridas.

Uno de los peritos expone los hallazgos de la investigación. (Foto: Wilder López/Soy502)
Uno de los peritos expone los hallazgos de la investigación. (Foto: Wilder López/Soy502)

La banda mató a un recolector y abandonó el asentamiento en un picop gris y viejo, el cual, según averiguó la fiscalía, pertenecía a “Roland”.

El hombre que presenció ese atentado se convirtió en uno de los testigos protegidos del caso y su voz se escuchó esta semana en el juicio contra Salguero. Era apenas una de las no menos de diez declaraciones reproducidas en la judicatura.

La ausencia que dolió

“Era uno de los amigos del relleno sanitario, nos apoyó”, dijo una mujer sobre otro hombre que murió en manos de la banda de “Roland”. La víctima era uno de los líderes de los recolectores, conocía “el teje y maneje” en el basurero.

Era una de las personas que se oponía al autoritarismo de “Roland” y por ello recibió 26 heridas de bala de dos armas distintas, según establecieron la fiscalía y los análisis balísticos.

  • NO DEJES DE LEER...

La mujer contó cómo el hombre fue llevado a la fuerza hasta el interior de una bodega situada en los alrededores del relleno sanitario, pero no imaginó que esa vez era la última que lo miraba. Ella siguió su camino y minutos después oyó los disparos. “Yo lo acababa de ver, me regresé y cuando entré ya estaba tirado”, recordó.

"El Burro" escuchó ese y otros testimonios. Su semblante era serio y mientras los relatos fueron reproducidos no buscó la mirada de las dos mujeres que lo observaban fuera del estrado. Eran sus allegadas que esperaban que hubiera un receso en la audiencia para alimentarlo. 

09 de abril de 2018, 05:04

Comentar
cerrar