• Voces

Diputados, ¡usen los hospitales públicos!

  • Por Hugo Asencio Aragón
Los hospitales públicos no solo están desabastecidos, también han sido focos de violencia de pandillas. (Foto: Alejandro Balán/Archivo Soy502)

Los hospitales públicos no solo están desabastecidos, también han sido focos de violencia de pandillas. (Foto: Alejandro Balán/Archivo Soy502)

Mientras los hospitales públicos continúan sin insumos, medicamentos y personal suficientes, muchos diputados se dedican a velar por sus intereses, en vez de trabajar para garantizar nuestro derecho a la salud, reconocido en el artículo 95 de nuestra Carta Magna.

Según médicos con amplia experiencia en los hospitales públicos del país, desde hace varios meses se les indicó que no pueden realizar cirugías electivas, es decir, aquellas en donde el paciente puede esperar para ser intervenido. Esto debido a la escasez de medicamentos para las anestesias generales, ahora reservadas para cirugías de emergencia. 

Los hospitales públicos continuamente se encuentran desabastecidos. (Foto: Wilder López/Soy502)
Los hospitales públicos continuamente se encuentran desabastecidos. (Foto: Wilder López/Soy502)

Esto ha provocado saturación en la consulta externa y que muchas personas deban esperar más de tres meses por una operación. Conozco a una señora de la tercera edad que lleva casi medio año aguardando por una cirugía en el Roosevelt. La respuesta que sigue recibiendo es la misma: “no hay anestesia”.

Muchos pacientes como ella corren el riesgo de que sus condiciones se agraven, lo cual pone en peligro su vida. 

La crisis también afecta a los pacientes en las áreas de cuidados intensivos que se mantienen saturadas, sin el equipo médico ni los especialistas necesarios. Me comentan, por ejemplo, que a veces en los centros donde sí hay ventiladores mecánicos, no cuentan con profesionales que sepan manejarlos adecuadamente. 

Pacientes hacen cola frente a la consulta externa del Hospital Roosevelt. (Foto: Wilder López/Archivo Soy502)
Pacientes hacen cola frente a la consulta externa del Hospital Roosevelt. (Foto: Wilder López/Archivo Soy502)

A pesar de esta grave situación, los miembros de la Junta Directiva del Congreso no tuvieron empacho en adquirir, para los diputados y sus familias, un seguro médico que costará más de 14 millones de quetzales.

Mientras la señora de la tercera edad que conozco recibe una pensión de mil 500 quetzales y está en la lista de espera del Roosevelt porque no tiene derecho a IGSS, los diputados ahora cuentan con un máximo vitalicio de 2.5 millones de quetzales para sus gastos médicos.

Según escribió el diputado Estuardo Galdámez en Twitter, los congresistas no solo “merecen ese seguro” sino también “un aumento de sueldo”. Confío que por lo menos los diputados del Frente por la Transparencia estén en desacuerdo con él. 

Señores diputados, legislen para promover el bien común, no sus intereses personales. 

Reformen el sistema de salud y promuevan una reforma fiscal que lo dote de recursos. Y si esas reformas les toman mucho tiempo, ¡al menos hagan algo! Entiendan que al Ministerio de Salud no le alcanza el presupuesto asignado. Si no están convencidos, cuando necesiten una cirugía, en lugar de usar su nuevo seguro médico en un hospital privado, vayan a uno público.

Más de Hugo Asencio Aragón:

15 de febrero de 2018, 22:02

Comentar
cerrar