12/05/2021

  • Mundo

Ever Given: excavador reclama que no le han pagado horas extras

  • Con información de La Vanguardia
14 de abril de 2021, 08:04
Las primeras labores para tratar de liberar el enorme buque fue de la retroexcavadora. (Foto: AFP)

Las primeras labores para tratar de liberar el enorme buque fue de la retroexcavadora. (Foto: AFP)

Abdullah Abdul-Gawad es el conductor de la excavadora más famosa en las últimas semanas.

_____

ADEMÁS: La joven que falsificó sus datos para recibir la vacuna contra el Covid

_____

Aquella máquina que apareció como David ante Goliat en las imágenes que describían la titánica tarea de desencallar el Ever Given, un portacontenedores del tamaño de un rascacielos que encalló en las orillas del Canal de Suez el pasado 23 de marzo.

La foto fue replicada en multitud de memes con todos los idiomas, pero su protagonista tenía pocos motivos para reír.

El conductor de 28 años, al que su jefe llamó primero porque era el trabajador que vivía más cerca del lugar del accidente, afrontaba la tarea más colosal y arriesgada de toda su carrera.

Según explica él mismo en una entrevista a Business Insider, la proa del Ever Given estaba encajada unos seis metros por encima del nivel en el que el barco debería estar.

Asimismo, su popa también estaba encastada sobre la orilla opuesta, con lo que el buque bloqueaba todo el tráfico marítimo del canal. Unas 400 embarcaciones quedaron ancladas tanto en el norte como en el sur del paso artificial donde pasa más del 10% del comercio mundial.

El joven, que construyó una especie de puente con los escombros para acercarse a la zona donde estaba atascado el buque, temía que sus trabajos desestabilizaran la embarcación de más de 400 metros de largo, 60 metros de altura y más de 200 mil toneladas de capacidad; y que esta acabara por derrumbarse encima de él.

 

"El caso es que me aterrorizaba que el barco se escorara demasiado hacia un lado o hacia el otro", explica en la entrevista. "Si ves el tamaño del barco y el tamaño de la excavadora, es absolutamente aterrador", exclama.

Un par de días después, dos excavadoras más llegaron al lugar de los hechos, pero sus compañeros estaban demasiado asustados para hacer lo que hacía Abdul-Gawad, según relata él mismo. Se dedicaron a limpiar los materiales próximos a la base una vez que él había excavado.

Según relata él mismo, su trabajo consistía en excavar alrededor de la base del barco mientras de forma intermitente los remolcadores intentaban tirar del buque. "Pero hasta que llegué a los cinco o seis metros de profundidad, no hubo ningún movimiento", detalla.

Sin embargo, no fue hasta la llegada de un barco de dragado especializado, el Mashhur, que las labores se aceleraron tres días después del accidente.

Mientras la draga barría la arena de alrededor del portacontenedores a una distancia de 100 metros y unos 15 de profundidad, la excavadora de Abdul-Gawad desplazaba las rocas y la arena de la proa del barco. En total, la draga arrastró cerca de 20,000 toneladas de arena. 

 

Finalmente, el 29 de marzo el Ever Given desencallaba. Y entre aplausos y el orgullo de haberlo logrado, Abdul-Gawad desfallecía de cansancio.

"Por muy cansados y agotados que estuviéramos, afirma, en el momento en que vimos zarpar el barco, fue como si el cansancio se evaporara, por esa sensación de éxito".

Pero la gloria se redujo a eso, ya que nadie de su empresa, subcontratada por la Autoridad del Canal de Suez, le ha pagado por el sobre esfuerzo ni los riesgos asumidos. Tampoco ha recibido hasta ahora ningún reconocimiento de forma oficial. Entre tanto, Egipto espera cobrar una indemnización por pérdidas y daños que podría alcanzar alrededor de mil millones de dólares.

*Con información de La Vanguardia

Comentar
cerrar