• Seguridad

Geisel y Heidy, una historia para medir los riesgos en las redes sociales

  • Por Antonio Ordoñez
29 de octubre de 2013, 15:10
El uso de las redes sociales e internet puede ser divertido, pero si no se tiene control sobre quienes ingresan a los perfiles, puede ser peligrosa. (Jesús Alfonso/Soy502)

El uso de las redes sociales e internet puede ser divertido, pero si no se tiene control sobre quienes ingresan a los perfiles, puede ser peligrosa. (Jesús Alfonso/Soy502)

La inexperiencia e inocencia de los 18 años, llevó a Geisi Alexandra Mercado Santos a no medir riesgos. y la condujeron en agosto de 2011 a una aventura que inició Facebook, una de las redes sociales más populares en Internet. 

Esa aventura se convirtió en una pesadilla que le costó la vida y provocó un dolor irreparable a su familia.

La historia comenzó en enero de 2011, cuando Geisi, quien residía en el Puerto San José, aceptó como amigo a Saúl Eliezer García Arriaza, un joven de 27 años quien, por las fotos que compartía en la red social Facebook, aparentaba ser una persona de familia adinerada, con propiedades en Amatitlán.  En las fotos se le veía montando caballos, a bordo de vehículos de lujo y exhibiéndose con armas de fuego.

Geisi no sabía a lo que se exponía cuando aceptó como amigo en su muro de Facebook a García Arriaza, luego de ser recomendado por Eduardo Chen, un taxista que vivía en la zona 18 de la capital, con supuestos nexos con la Pandilla 18.

De acuerdo con el expediente del Ministerio Público (MP) y de la fiscalía que llevó el caso, las comunicaciones de la adolescente con García y Chen eran a través del chat de la red social y llamadas telefónicas desde celulares.

Frases como “me pareces muy guapa…”, “quiero conocerte…”, “me muero por conocerte…”, “consiguíte a otras cuatro muchachas como tu…” lograron convencer a Geisi y luego a Heidy Isabel Montúfar Lorenzana, de 17 años, para viajar el 28 de agosto hacia Amatitlán.

Un día antes, las adolescentes habían fallado a una cita con estos hombres, pues no lograban concretar el encuentro ya que debían pedir permiso a sus padres para salir de casa.

Otras tres niñas que sabían de la cita con estos hombres se salvaron porque no les dieron permiso de salir de casa.

“La madre de Heydi indica que Geisi llegó a su casa para pedirle permiso para que su hija la acompañara a estudiar, para lo cual llevaba en sus manos una máquina de escribir para convencerla”, relata una de las declaraciones registradas por fiscales del MP.

Ese 28 de agosto de 2011, cuando Geisi y Heydi lograron la autorización de Lorena Santos, su destino no fue el instituto donde estudiaba la primera, sino que abordaron un bus extraurbano desde el Puerto de San José, en Escuintla, hacia la capital para luego abordar otro que las llevaría al kilómetro 32 de la carretera antigua a Amatitlán, donde está ubicada la finca Belén, supuestamente propiedad de García Arriaza.

Al llegar, las adolescentes por fin conocieron en persona a los hombres que las citaron y también conocieron sus intenciones.

Fueron embriagadas con alcohol y trataron de abusar sexualmente de ellas. Al darse cuenta de esto, las adolescentes intentaron salir de la finca, pero fueron forzadas a regresar.  “Las jalaron del pelo y las forzaron a regresar”, señala el informe del MP.

Nuevamente, los hombres intentaron abusar sexualmente de ellas.  Heydi fue violada y asesinada a golpes por el guardián de la finca, Joel Tojes.

Según explica el abogado Jorge Gramajo, quien representó a la Fundación Sobrevivientes como querellante adhesivo en el caso, los hombres contactaron a la familia de Geisi y les exigieron un rescate de medio millón de quetzales para devolverla sana y salva.  Como era de esperarse, los hombres les advirtieron que no contactaran a la policía.

Tras varios días de negociaciones, los hombres aceptaron un pago de Q30 mil, pero no contaban con que el Ministerio Público ya había intervenido sus líneas telefónicas y grabó las conversaciones con los padres de las víctimas y otras entre ellos mismos.

“…le pidieron a Joel Tojes, quien era guardián de la finca Belén, que sacara los cuerpos, los tirara en la carretera y les pusiera un rótulo que dijera que las habían matado porque extorsionaban…”, indica el reporte del MP.

El MP logró dar con los responsables ya que Geisi había creado su cuenta en Facebook desde el correo electrónico de su hermano y a través de diversos peritajes, se obtuvo información importante.  Desde ahí lograron entrar al perfil de la adolescente y obtener información de las conversaciones sostenidas durante 8 meses, así como información de los perfiles de sus victimarios. Fue así como la red social se conviertió en el arma clave para aportar pruebas contundentes.

Estos dos hombres contactaron a las niñas por la red social Facebook. La historia terminó con la muerte de las menores y el perfil de una de ellas fue la clave para dar con los asesinos. (Foto: Nuestro Diario)
Estos dos hombres contactaron a las niñas por la red social Facebook. La historia terminó con la muerte de las menores y el perfil de una de ellas fue la clave para dar con los asesinos. (Foto: Nuestro Diario)

  • Expertos comparten medidas de seguridad en la red

Internet no debe ser satanizada como la culpable de los crímenes que de ella se deriven, según indican varios expertos consultados. Sin embargo, es indispensable conocer medidas básicas para garantizar la seguridad al navegar.

“Internet al final no es más que una herramienta que, de acuerdo con el uso que se le de, se convierte en algo malo por las personas, el problema siempre va a ser humano”, explica Luis Furlán, Director del Centro de Estudios Aplicados en Informática, de la Universidad del Valle de Guatemala.

Lo primordial para tener control sobre lo que se ve en Internet por parte de las personas y los niños es mantener la confianza familiar para que los contenidos observados sean confiables.

“La educación es importante.  Advertir a los niños de los peligros del mal uso de la internet sobre todo en las redes sociales”, señala Christian Espinoza, experto en social media ecuatoriano, director del sitio www.coberturadigital.com.

Los peligros no son sólo para los menores de edad, según explica Óscar Acevedo, director de la empresa Cyber Seguridad, ya que muchas veces los correos basura que llegan con supuestas invitaciones a conectarse a alguna red social  llevan enlaces maliciosos que en lugar de redireccionar a la página de acceso, llevan a la persona a un sitio ficticio que es utilizado para recolectar usuarios y contraseñas.

“Es preferible teclear las direcciones de los sitios directamente en el navegador para evitar esos engaños.  Se debe evitar hacer descargas de sitios dudosos ya que al mismo tiempo que descargamos un video o una canción es posible que también estemos descargando un programa que conecte nuestra computadora a una red desde la cual se pueden lanzar ataques informáticos y recabar información sobre nuestros hábitos en internet”, explica Acevedo.

Receta para un muro seguro

Estas son algunas recomendaciones puntuales para un uso más seguro de redes sociales en Internet, pero todos los expertos aseguran que la educación y el conocimiento será siempre la mejor herramienta.

1. Utiliza una contraseña fuerte. Que incluya letras y números, por lo general las cuentas de correo y de redes sociales asocian la contraseña con una pregunta secreta a la que sólo el usuario sabe la respuesta.

2. Cada vez que se acceda a tu cuenta de correo o red social, asegurarse de cerrar la sesión.  Esto es útil si por lo general se accede a su cuenta desde computadoras diferentes.  Lo recomendable es utilizar una misma computadora para hacer esto.

3. No hacer click en enlaces sospechosos.  Esto es común en los mensajes de spam o invitaciones a unirse a redes sociales de personas desconocidas.  Muchas veces estos correos son generados para robar los perfiles a personas que no están alerta a lo que pueda sucederles en la red.

4. No darle a nadie el usuario y la clave de acceso de las cuentas en internet.

5. Acceder a las cuentas de redes sociales, correo y cuentas bancarias TECLEANDO la dirección completa de la página a la que se desea ingresar, ya que muchas veces, el navegador localiza direcciones que asocia aleatoriamente sitios a lo que el usuario va escribiendo en la ventana de la dirección.

6. Administrar la privacidad en las redes sociales.  Por lo general, por desidia, el usuario no se toma el tiempo de conocer por completo las opciones de privacidad con las que puede configurar su perfil y utiliza la configuración estándar que le ofrece el sitio, lo que lo hace más vulnerable.

7. No aceptar solicitudes de amistad de desconocidos.

8. Para menores de edad.  Si encuentran contenidos atractivos e invitaciones a grupos en las redes sociales, lo mejor es discutir con sus padres la posibilidad de unirse a dicho grupo.

9. Para proteger a los niños de contenidos indebidos se puede configurar el navegador para restringir los sitios que pueden visitar.  También existen en el mercado navegadores específicos para menores de edad.  El sitio de Maestros del Web recomienda KidZui, un software gratuito para que los niños naveguen seguros en internet.  Algunos navegadores y los antivirus ofrecen también estos servicios, tanto para niños como para el usuario promedio al advertirle en los resultados de búsqueda y advertencias sobre sitios sospechosos.

10. Evitar las descargas gratuitas que ofrecen sitios sospechosos.  Usualmente estos sitios por lo general además de descargar una foto, video o archivo de audio en la computadora, también instalan programas que registran y comparten usuarios y contraseñas que pueden ser mal utilizados.

Comentar
cerrar