• Ciencia

Joven estira el cuello, lo oye crujir y casi muere después

  • Por Soy502
18 de abril de 2019, 17:04
La joven no llamó rápidamente a los paramédicos pensando no era necesario y casi muere. (Foto:Facebook)

La joven no llamó rápidamente a los paramédicos pensando no era necesario y casi muere. (Foto:Facebook)

Si eres de los que gusta hacer tronar tus huesos de cuello, manos y espalda, presta atención a este suceso increíble que le pasó a una jovencita australiana que casi la lleva a la muerte.

Natalie Kunicki, de 23 años, es una paramédica australiana que en diciembre de 2017 se mudó a Londres (Reino Unido) para trabajar en el servicio de ambulancias. Una noche, después de una fiesta, mientras miraba una película con una amiga en su casa, se estiró el cuello y escuchó un fuerte crujido. No le dio importancia, aunque su vida a partir de ese momento corrió un serio riesgo, según publican medios locales. 

Lo que pareció ser algo sencillo le cambió la vida. (Foto:Facebook)
Lo que pareció ser algo sencillo le cambió la vida. (Foto:Facebook)

"Me estiré el cuello y pude oír un 'crac, crac, crac, crac'", recordó y agregó: "Mi amigo me preguntó: '¿Eso fue tu cuello?' Pero todas mis articulaciones hacen esos ruidos, así que no le presté mucha atención. Solo me reí".

Minutos después, al levantarse, se desplomó al suelo. No podía mover parte de su cuerpo. "Me levanté, traté de caminar hasta el baño y me tambaleaba por todas partes. Miré hacia abajo y me di cuenta de que no estaba moviendo la pierna izquierda y me caí al suelo", dijo. 

Natalie Kunicki. (Foto: Facebook)
Natalie Kunicki. (Foto: Facebook)

Kunicki fue trasladada al University College Hospital de Londres, donde confirmaron que había sufrido daños en su arteria vertebral, por lo que tuvo un derrame cerebral con un coágulo que derivó en un accidente cerebrovascular (ACV). Debía ser operada de urgencia y fue trasladada al Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía, donde la intervinieron durante tres horas.

Los médicos indicaron que había sufrido un derrame cerebral y que ese estiramiento fue el causante de que se rompiera su arteria vertebral. Hay una posibilidad en un millón de que eso ocurra, pero le tocó vivirlo.  

Ahora Natalie enfrenta una recuperación larga y tediosa, su cuerpo aún no responde bien, no camina, puede dar unos pocos pasos por cinco minutos, no posee completo control sobre sus extremidades inferiores y superiores, ahora vive con sus padres y sueña con volver a la normalidad. Su caso está dándole la vuelta al mundo.

TAMBIÉN PUEDES VER: 

Comentar
cerrar