26/11/2020

  • Guate

Localizan con vida al sacerdote desaparecido de Chajul, Quiché

  • Por Erivan Campos
02 de octubre de 2019, 09:10
Según versiones preliminares, el padre habría tenido un accidente. (Fotomontaje: Erivan Campos)

Según versiones preliminares, el padre habría tenido un accidente. (Fotomontaje: Erivan Campos)

El padre Juan Antonio Vásquez Leal, sacerdote de la parroquia de Chajul, en Quiché, fue reportado como desaparecido desde el domingo 29 de septiembre. Según información de sus feligreses, había salido rumbo a la población de Chaxá para dar una misa, desde ese momento no había sido ubicado ni físicamente ni por vía telefónica.

La desaparición del sacerdote alertó a los pobladores luego de que se ausentara a dos misas que debía dar en dos poblaciones diferentes.

Según indicó Prensa Comunitaria, el padre salió de su parroquia en un automóvil con otras personas, pero se quedó en el lugar conocido como “cruce de la comunidad de Ixla”, porque él quería caminar para hacer un poco de ejercicio. Fue visto por última vez a eso de las 10:30 de la mañana, pero nunca logró llegar a su destino.

Es parte de las Comunidades de Población en Resistencia (CPR), por tanto la comunidad se organizó y montaron una búsqueda para ubicarlo, la organización dio frutos y fue encontrado la tarde del martes. 

via GIPHY

Dos días después de su desaparición, el padre Velásquez fue encontrado herido en el fondo de un barranco ubicado a orilla del camino que conduce a la comunidad Chaxá con la cabecera municipal, fue trasladado al hospital nacional de Chajul para ser atendido luego de tantas horas de estar herido, a la intemperie y sin haber ingerido alimentos o bebidas.

Según las versiones de los pobladores, el padre podría haber caído por accidente y haber llegado así al fondo del barranco a causa de las fuertes lluvias y el lodo del lugar. 

 

Trabajo del padre Juan Vázquez

Es reconocido en la comunidad por su labor con familias retornadas por la guerra en Guatemala en áreas de difícil acceso.

Trabaja en ese área desde inicios de los años ochentas, cuando comenzó a apoyar a las familias indígenas que eran víctimas de la contrainsurgencia y la represión del ejército.

Es elemento activo en el proceso de diálogo con las comunidades afectadas por la expansión del cultivo de la palma de aceite. Así mismo, es elemento indispensable en la organización de las comunidades en temas sociales, políticos y religiosos.

ADEMÁS: 

Comentar
cerrar