28/11/2022

El triste final de Curly Howard, uno de los "Tres Chiflados"

  • Con información de Infobae
22 de octubre de 2022, 12:05
El actor se ganó al mundo con su característico personaje en la comedia de antaño. (Foto: Grunge)

El actor se ganó al mundo con su característico personaje en la comedia de antaño. (Foto: Grunge)

El actor se ganó el corazón y la admiración de millones de admiradores con la comedia, pero también vivió momentos oscuros. 

TEORÍAS: Hallan presuntos restos de la madre de Luis Miguel en una fosa común de España

La serie de "Los Tres Chiflados" se logró instalar como una de las favoritas para millones de personas en diversas partes del mundo. 

Su historia empezó hace casi 100 años y que comenzó a transmitirse en la televisión aún cuando se emitían los programas en blanco y negro. 

Fue en 1934 cuando se emitió el primer episodio de la serie, que rápidamente se consolidó en el gusto de los televidentes. 

Ese año, para comenzar a grabar la serie, Curly Howard se unió a Moe Howard y a Larry Fine. Curly tenía apenas 20 años y llegó para sustituir a su hermano, Shemp Howard, quien lo propuso.

Hasta 1946, Curly, Moe y Larry grabaron más de 90 capítulos: fue el periodo de mayor exposición para los tres. Su fama empezó a desbordarse y el trabajo realizado empezó a recorrer el mundo.

Curly se ganó el cariño de millones de admiradores en el mundo.
Curly se ganó el cariño de millones de admiradores en el mundo.

Si bien la serie continuó más allá de 1946, las cosas cambiaron.

Curly estaba en su mejor momento como actor, ya que todos hablaban de él y de su interpretación, cuando sufrió un accidente cerebrovascular.

Si bien con Moe y Larry recorrían el escenario en sintonía, Curly era el destacado y el más querido. Ante su ausencia, su lugar fue ocupado una vez más por su hermano Shemp.

Altibajos

En su vida sentimental no le fue tan bien como en lo artístico, aun cuando al final de sus días encontró afianzarse en una relación.

Curly se casó en cuatro ocasiones. La primera fue con Julia Rosenthal, con quien estuvo apenas seis meses. En 1937 lo intentó por segunda vez con Alaine Ackerman, con quien tuvo una hija, Marilyn.

Ese matrimonio duró tres años. Sin embargo, el más comentado fue el tercero, con Marion Buxbaum: apenas permanecieron juntos tres meses. El divorcio redundó en un escandaloso juicio.

Tras esa separación, comenzó su debacle. Se dice que la manera en la que se dio la ruptura le causó mucho dolor y angustia.

El actor se casó en cuatro ocasiones, pero fue su última esposa quien lo cuidó en el final de sus días.
El actor se casó en cuatro ocasiones, pero fue su última esposa quien lo cuidó en el final de sus días.

Triste final 

En 1945 la salud de Curly empezó a afectarse hasta su deterioro. Ciertos hábitos se vieron modificados. Ya no le importaba su aspecto como cuando era un adolescente y no se preocupada por su alimentación. La comida chatarra empezó a ser parte de su dieta habitual, lo que lo hizo subir de peso.

Hizo una consulta con su médico y el resultado fue alarmante: le diagnosticaron hipertensión extrema y obesidad. Sin embargo, nunca se preocupó por cuidarse. Lo que vino entonces fue una complicación en su trabajo.

Ya no tenía esa chispa que lo caracterizaba, se movía de manera cansina y hasta tenía dificultades para memorizar sus diálogos. Se cree que para ese entonces ya había tenido pequeños derrames cerebrales, que no habían sido detectados.

Estuvo así durante casi un año, hasta que en mayo de 1946, mientras grababa Los Tres Chiflados, sufrió un accidente cerebrovascular.

Según contó su hermano Moe Howard en su biografía, estaban terminado el capítulo 97, faltaba una escena, pero el desenlace no fue como se esperaba. El director llamó a Curly en varias oportunidades, pero al ver que no respondía, lo mandaron a buscar a su camerino.

Fue su propio hermano, que estaba como asistente, quien lo encontró llorando, sentado con la cabeza contra su pecho y la boca torcida. No se podía mover.

Enseguida se dio cuenta de cuál era el problema y lo llevó al hospital. Eso lo alejó de los escenarios y su vida, que ya venía con ciertos altibajos, se terminó por resquebrajar por completo.

Al mismo tiempo conoció a su cuarta esposa, Valerie Newman.

Ella lo cuidó y estuvo a su lado hasta el final de sus días, en su época más complicada. En 1947 sufrió un segundo infarto cerebral. Quedó postrado y sin la posibilidad de valerse por sus propios medios.

Valerie fue de gran apoyo para el actor. Todos los días lo sacaba a pasear en su silla de ruedas y se preocupaba porque no permaneciera en la cama todo el tiempo.

Howard se sometió a una rigurosa dieta por recomendación de sus médicos, pensando que eso mejoraría su calidad de vida. Fue empeorando cada vez más, perdiendo reflejos y facultades. Ya no podía valerse por sí mismo.

En en febrero de 1951 fue internado en una clínica de reposo en Los Ángeles. Un mes después sufrió un nuevo derrame.

En diciembre de ese año fue trasladado al Baldy View Sanitarium, en California, lugar en el que moriría un mes más tarde, el 18 de enero de 1952, luego de una hemorragia masiva, poniendo fin así a sus deteriorados días de vida, dejando un legado de humor que aún es admirado hasta estos días.

 

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar