25/06/2021

  • Vida

75 años después, el diario de Ana Frank sigue vigente

  • Con información de AFP
12 de abril de 2020, 15:04
Su diario es una de las obras más leídas alrededor del mundo. Cerca de 30 millones de copias se han vendido en 70 diferentes idiomas. (Foto: New York Times).

Su diario es una de las obras más leídas alrededor del mundo. Cerca de 30 millones de copias se han vendido en 70 diferentes idiomas. (Foto: New York Times).

Luego que la adolescente Ana Frank perdiera la vida en un campo de concentración alemán, el diario que escribió sigue presente 75 años después. Ella nació en Fráncfort

del Meno (Alemania), pero tuvo que irse con su familia en 1933 por la violencia antisemitista que se expandió rápidamente por el país.

Cuando llegaron a Ámsterdam (Países Bajos) en 1942, tuvieron que esconderse durante dos años en el anexo que estaba detrás de una falsa biblioteca para escapar de la Policía Secreta conocida como la Gestapo. Aún se desconoce cómo descubrieron su locación, y en 1944 fueron deportados todos los miembros de su familia y amigos a los campos de concentración.

"La parte más importante del diario es que ofrece una visión de lo que significa ser humano".
Ronald Leopold, director ejecutivo de la Casa de Ana Frank

El único que sobrevivió de la familia fue su padre, Otto Frank, quien descubrió el diario íntimo de Ana y decidió publicarlo cuando terminara la guerra como recordatorio de los horrores que vivieron en el Holocausto. A pesar de los años, esta sigue siendo una lectura vigente, además que el apartamento donde se escondieron se convirtió en un museo.

TE PUEDE INTERESAR:

En él describe lo que vivió durante el confinamiento, lo que pasaba por su mente y sus emociones, con las cuales compartió con su padre, madre, hermana y otros cuatro judíos refugiados. Los jóvenes "pueden identificarse con ella. Reconocen su voz, lo que pensaba, lo que hacía cuando tenía problemas con su madre", aseguró Ronald Leopold, director ejecutivo de la Casa de Ana Frank en Ámsterdam. 

También comentó que la mayoría de visitantes del museo son jóvenes menores de 30 años y que al año reciben al menos la presencia de 1.3 millones, intrigados por conocer dónde vivió Ana y sentir lo que escribió en su diario. Lo curioso es que Ana Frank siempre quiso ser escritora. La última vez que pudo escribir fue el 1 de agosto de 1944, tres días antes que la Gestapo los arrestara.

Comentar
cerrar