28/10/2021

Afganistán: el drama de Murtaza Ahmadi, el niño que conoció a Messi

  • Con información de Clarín
17 de agosto de 2021, 15:19
Murtaza Ahmadi enterneció el corazón del mundo con la camiseta de Messi hecha con una bolsa de plástico. (Foto: Clarín)

Murtaza Ahmadi enterneció el corazón del mundo con la camiseta de Messi hecha con una bolsa de plástico. (Foto: Clarín)

El niño se hizo famoso en el mundo, luego de ser fotografiado con una bolsa que convirtió en una improvisada camiseta de Argentina con el 10 de Messi.

RECUÉRDALO: El niño que fabricó su propia camisola de Messi cumple su sueño

Hace cinco años, el pequeño Murtaza Ahmadi conmovió al mundo e hizo que el mundo volteara a ver a Afganistán.

En ese momento, la foto del niño afgano con una bolsa de plástico simulando ser la casaca albiceleste se volvió viral. Y ayudó a iniciar una búsqueda del niño, a quien se le adjudicaba un paradero inicial en Irak, aunque con el tiempo se le halló en Afganistán.

"Este chiquito ama a Messi y al fútbol. No es posible para nosotros comprarle una camiseta, ya que solo soy un granjero, por eso sus hermanos decidieron hacerle una de plástico”, explicó entonces Arif, su padre.

Primero llegó el acoso. "Todos me decían: 'Tú eres el niño que se viste de plástico'. Todos me hacían bullying, pero yo estaba feliz”, contaba Murtaza.

El pequeño mostraba su pasión por el argentino y su amor por el fútbol. (Foto: AFP)
El pequeño mostraba su pasión por el argentino y su amor por el fútbol. (Foto: AFP)

Después vino la recompensa: el niño no sabía por entonces que Unicef había aprovechado que Messi es Embajador de Buena Voluntad y había generado un nexo para que pudiera cumplir su sueño de tener la camiseta original del 10.

"¡Murtaza vio hoy cumplido uno de sus mayores sueños!", puntualizó en un comunicado Unicef.

"Amo a Messi y mi camiseta dice que él me ama", afirmó Murtaza tras recibir el regalo de su ídolo, según la nota que publicó Unicef, cuando le llegó una camiseta celeste y blanca firmada por Messi.

Sin embargo, el mayor deseo del niño era conocer personalmente al argentino más que recibir la camiseta firmada.

Pero el momento mágico se produjo unos meses después. Ese mismo año, el 13 de diciembre de 2016, se dio el esperado encuentro, fue en los actos protocolarios de un amistoso entre Barcelona y Al Ahli, en Catar, en Doha.

El pequeño conoció a Messi y no quería alejarse de él. (Foto: AFP)
El pequeño conoció a Messi y no quería alejarse de él. (Foto: AFP)

Murtaza, vestido de naranja, no se quería separar de su ídolo. No solo lo acompañó en el ingreso al campo de juego, sino que posó en las fotos y hasta participó del tradicional lanzamiento de moneda del árbitro antes del comienzo del partido.

Su padre esperaba que la cercanía con Messi ayudara para que sus sufrimientos también se hicieran públicos y la familia pudiera conseguir asilo político en España. Nada de eso sucedió. Debió volver a casa, aunque la familia se anotó para conseguir refugio en algún país lejos de Afganistán.

A su regreso a su país, la situación de los Ahmadi fue de mal en peor. El sueño cumplido se convirtió en pesadilla. Algunos creían que habían vuelto del encuentro con su ídolo con los bolsillos llenos de dinero.

 

Así comenzaron a caer una tras otras las amenazas de secuestro que lo forzaron a dejar Ghazni, la aldea en la que vivía con su familia, para mudarse a Kabul, donde se alojaría junto a su tío y sus primos.

Pero en la capital afgana volvió a sufrir el terror. A las amenazas de secuestro se sumó la interminable ola de atentados que transformaron a la ciudad en un polvorín.

En un documental producido por Bleacher Report, el pequeño Murtaza dijo estar arrepentido por su mudanza: "Hay muchas explosiones por todas partes. No tengo un lugar para jugar. No tengo amigos". Las últimas informaciones aseguran que Murtaza pudo volver a su aldea.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar