24/11/2020

  • Fútbol nacional

Dejó la Liga Nacional y huyó a Estados Unidos por las extorsiones

  • Por Soy502
13 de septiembre de 2019, 18:09
El futbolista hondureño Jonathan Posas, quien jugaba en Guatemala huyó a Estados Unidos debido a las extorsiones en su natal Honduras. (Foto: Diario Diez)

El futbolista hondureño Jonathan Posas, quien jugaba en Guatemala huyó a Estados Unidos debido a las extorsiones en su natal Honduras. (Foto: Diario Diez)

En una entrevista con Diario Diez, el mediocampista Jonathan Posas reconoció que debió abandonar su carrera en el fútbol de Guatemala, debido a las extorsiones a las que era sometido en su natal San Pedro Sula, Honduras.

Posas jugaba para el Deportivo Sanarate en el torneo anterior, luego de su paso por Deportivo Marquense, Juventud Escuintleca, Suchitepéquez y Deportivo Petapa, por lo que casi toda su carrera la hizo en el balompié guatemalteco.

Sin embargo hace unos meses recibió varias llamadas estando de vacaciones en Honduras y luego estando en Sanarate. Desconocidos le pedían pagar una "cuota", por ser dueño de tres taxis y un camión en San Pedro Sula.

"Recibí una llamada cuando yo estaba en Guatemala, no se cómo consiguieron mi número, me dijeron que tenía que aportar con ellos, me dijeron que ya sabían que me dedicaba al transporte, entonces tenés que colaborar, si no saca tus taxis sino vas a tener problemas, yo hice caso porque a la persona que tenía encargada en Honduras también lo amenazaron, a mi exesposa igual", refirió el volante al Diario Diez.

El futbolista reconoció que al principio no hizo caso, pero en una ocasión estando de vacaciones en territorio catracho lo siguieron y hasta enviaron a un niño con un recado.

"Mandaron a un niño y me dijeron que me pusiera pilas con lo que dijeron, si no tenía 24 horas para irme, ahí si ví que la cosa era seria, luego mi exesposa me dijo que tomara una decisión", confesó.

Antes de decidir dejarlo todo atrás interpuso una denuncia, pero aseguró que las autoridades no le creyeron, a tal grado que le aconsejaron contratar un investigador privado. Pero la gota que derramó el vaso fue cuando lo llegaron a buscar a su casa.

"Me llegaron a buscar como cinco veces a mi casa, por suerte yo no estaba. Regresé a Guatemala y tuve que rescindir mi contrato. Ellos entendieron mi situación, Regresé a Honduras y de inmediato tomé un vuelo para salir. Mis carros se quedaron en Honduras para que los vendiera la familia", detalló.

Jonathan Posas se encuentra en Carolina del Norte, y aseguró que le exigían 20 mil lempiras, unos 6 mil 200 quetzales.

Comentar
cerrar