12/06/2021

  • Cine

Jayro Bustamante y la búsqueda de una nominación al Oscar para su película "La Llorona"

  • Por Alexis Batres
06 de enero de 2021, 06:01
El guatemalteco Jayro Bustamante escribió, produjo y dirigió "La Llorona", película que busca una nominación a los Oscar. (Foto: Fredy Hernández)

El guatemalteco Jayro Bustamante escribió, produjo y dirigió "La Llorona", película que busca una nominación a los Oscar. (Foto: Fredy Hernández)

"La Llorona", película del cineasta guatemalteco Jayro Bustamante compite por una nominación en los premios Oscar en la categoría de "Mejor Película Internacional". 

Bustamante señala que ha sido su película más estratégica, ya que explora la idea del personaje de "La Llorona", ese ser sobrenatural que llora por sus hijos y le da un giro de tuerca a través de una atmósfera sobrenatural y aterradora para narrar, desde un punto de vista no explorado, sobre los horrores de la guerra en Guatemala.

Soy502 conversó con Bustamante sobre cómo es la búsqueda por una nominación en la Academia, cómo nació la idea de su película, la trilogía de los insultos en Guatemala, el realismo mágico en su obra y hasta qué cambió en su carrera la mención que hizo el director surcoreano Bong Joon-ho, ganador del Oscar por su película "Parasite", al colocarlo en la lista de los "20 directores que cambiarán el rumbo del cine".

  • Mira más abajo el video de la entrevista

¿Cómo es la experiencia de competir por una nominación en los premios Oscar?

Ya nos pasó con "Ixcanul". En el tema mundial del cine dejás de ser un equipo de producción y te volvés un país. Los países tienen fondos y apoyan fuerte para hacer campaña. Es mentira que uno compre votos en los Oscar.

Lo que pasa es que, para darnos una idea, hablando en números hipotéticos, digamos que hay 12 mil miembros de La Academia, y 250 votan por película extranjera, pero no sabemos quiénes son. Hay que hacer campaña mediática para que esos 12 mil vean tu película y que ahí estén los que votarán por ella y por ello ocurren esas cenas mediáticas. Das regalos oficiales, tratás de hacer que tengan presente a Guatemala. Hacemos funciones privadas, cenas, fiestas, cocteles y eso se logra con publicistas famosos y agencias especializadas.

Con "Ixcanul" nos costó mucho y no teníamos ayuda. Recuerdo que el Estado de Guatemala nos prometió un carro que nunca llegó al aeropuerto. Pero, en esta ocasión se nos facilita porque tenemos un distribuidor en Estados Unidos llamado Shudder, una plataforma digital especializada no solo en terror, sino en cine que habla de la oscuridad de la humanidad. Tienen planeado hacer proyecciones en salas en ese país.

¿Fue intencional generar esa atmósfera aterradora en "La Llorona"?

Fue intencional desde el inicio. La Llorona es una de mis películas más estratégicas. El otro día conversaba con el embajador francés en Guatemala. Fue embajador en Rusia y me contó que ni siquiera en ese país ha oído hablar tanto de comunismo como en Guatemala. 

Pensamos que la gente no querría ver una película más sobre el tema. Entonces, hicimos un estudio que nos reveló que el guatemalteco, en su mayoría, consume películas de horror y de superhéroes. No ven nada más. Pensé bajo esos géneros. Entonces, teníamos un concepto general que Guatemala es una madre tierra que está cansada de llorar a sus hijos desaparecidos. Con esa frase y con el horror y los superhéroes, empezamos a hablar de "La Llorona" y para nosotros es una especie de heroína, es una figura del horror y cuando apareció fue fácil poner los elementos.

Fue completamente planificado. El guion y la edición. Hicimos una balanza de tres elementos: terror, realidad política y realismo mágico. No quería que el horror del género, del lenguaje cinematográfico, se comiera al horror del genocidio.

"La Llorona" culmina tu trilogía de los tres insultos, ¿cómo nació esa idea?

Me fui de Guatemala a finales de los 90 a estudiar en Francia. Yo tenía cuatro años cuando mi madre se casó con un hombre de origen kaqchiquel. Adopté a la madre de mi padrastro como mi abuela y la amé muchísimo. Descubrí que ocupaba el 50% de su energía en esconder sus orígenes y no podía entender cómo quería ocultarlo si para mí eran tan gratos.

Creciendo entendí que o te escondés o te lleva el tren de la discriminación y ahí yo tomo esa frase de Rigoberta Menchú: "Ahí me nació la consciencia". Me di cuenta de que existe una jerarquía de los insultos. El más grave es indio (Ixcanul), en segundo lugar, está el hueco (su película Temblores) y el comunista (La Llorona).

Me gusta trabajar mis películas desde un concepto y encontrar una historia afín. El cine que quiero hacer, que es más de contenido, puede generar mucha reflexión si tiene un concepto sólido como base y eso me permite no amarrarme a un solo género en el lenguaje cinematográfico. Me gustaría hacer una comedia, una tragedia, jugar con el cine y que la única condición sea que en el fondo exista un mensaje que no sea solo entretenimiento.

Sobre el realismo mágico en tus películas, ¿es parecido al de la literatura latinoamericana?

El realismo mágico es parte de la literatura con la que crecí, pero creo que para nosotros va más allá. Se los trato de explicar a los gringos y europeos que vivimos con psicomagia, es parte de nuestra vida. Nuestra religión no es un culto religioso o filosófico, es puro realismo mágico: hay curación de enfermos, fantasmas, existen mundos paralelos que se cruzan, favores celestiales a cambio de dinero, sexo con dioses, hombres dioses. Así es como vivimos y es ese realismo mágico es el que me interesa.

 

 

¿Ayudó la recomendación que hizo Bong Joon-ho (ganador del Oscar por Parásitos)?

Hubo un antes y un después. Yo tengo agentes en Estados Unidos a quienes les pido citas con productores y ellos se arreglan. Después de esa mención, empezaron a pedir citas para hablar conmigo. Nos dio luz a ciertos directores.

¿Hubo comunicación entre directores?

Tuve una comunicación con él. Le agradecí mucho. Vio "La Llorona", le gustó muchísimo y conoció el resto de mi carrera y me puso en su lista. Seguramente no tenía idea de que es uno de nuestros referentes, porque hace mucho la mezcla de géneros.

La obra de Bustamante

Jayro Bustamante ha producido tres películas, entre ellas su ópera prima "Ixcanul", la cual obtuvo un Oso de Plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín, en 2016. En total, sumó 12 premios en festivales y múltiples reconocimientos. 

En 2019 estrenó "Temblores" y en 2020 "La Llorona", la cual participa en Festival Goya, en España, y compite por una nominación en los premios de La Academia. Actualmente se proyecta en salas de cine de España y Estados Unidos. 

La revista Rolling Stone colocó a "La Llorona" como una de las mejores 20 películas estrenadas este año, está catalogada por la revista Nerdist como uno de los mejores largometrajes de terror del 2020, obtuvo un premio en el Festival de Cine de Guadalajara y ganó como "Mejor película en lengua extranjera" en la Sociedad de Críticos de Cine de Boston, entre otros premios. 

Si deseas ver la película puedes rentarla (Q41) o comprarla (Q163) en formato digital en Mowies.

Comentar
cerrar