13/08/2022

¿Qué es un lobby y por qué Guatemala pagaría Q6.9 millones por uno?

  • Por Jessica Gramajo
18 de enero de 2022, 18:45
Alejandro Giammattei
Guatemala contrató a una firma de lobbistas para influir en la desiciones de la Casa Blanca respecto al país. (Foto: AFP)

Guatemala contrató a una firma de lobbistas para influir en la desiciones de la Casa Blanca respecto al país. (Foto: AFP)

Con el apoyo económico de Taiwán, la administración de Alejandro Giammattei contrató a una firma de lobbistas para mejorar su relación con EE.UU.

Casi 7 millones de quetzales pagará el Gobierno de Taiwán para que Guatemala cuente con el apoyo de una firma de lobbistas que le permita un acercamiento con la administración de Joe Biden en Estados Unidos (EE.UU.).

Guatemala trabajará con la firma Ballard Partners, la cual ha mantenido una estrecha relación con el expresidente estadounidense Donald Trump. Por sus servicios Taiwán pagará 900 mil dólares, es decir, alrededor de 7 millones de quetzales (Q6,933,534) por un año, eso sin contar alimentación y pasajes de avión, cuando sea necesario.

Pero ¿para qué sirve una firma de lobbistas? ¿Cuál es su propósito? y ¿Por qué Guatemala adquirió un compromiso de esta magnitud?

De acuerdo con la Real Academia Española, Lobby se trata de un "grupo de personas influyentes, organizada para presionar en favor de determinados intereses. Puede sustituirse por 'grupo de presión que trafica con influencias por estar bien situado cerca del poder'".

La doctora en Derecho por la Universidad Pontificia de Madrid, Isabel Álvarez Velez, explicó que el origen de los lobistas se remonta al siglo XVIII en Inglaterra, cuando las personas aprovechaban los pasillos o 'lobbies' en las salas de espera de las autoridades, debido a que estaba prohibido el acceso a los representantes de la Cámara de los Comunes.

La práctica de lobbistas o cabilderos en Estados Unidos (EE.UU.) ha crecido con los años, ya que su trabajo es presionar a los legisladores o autoridades para cumplir con los requisitos solicitados por sus clientes, por lo que llegan a utilizar herramientas poco aceptables.

Por esta razón, en 1876 la Cámara de Representantes emitió una resolución en la que exigía el registro de los lobbistas, con el propósito de facilitar el control de las dádivas otorgadas.

La primera legislación relacionada con los cabilderos fue aprobada en 1946, después de 40 años de discusiones, ya que no solo "presionan" sino que realizan pagos extraoficiales a los senadores o autoridades de gobierno. Incluso, contribuyen a campañas políticas y realizan "donaciones" a los legisladores, acción que es denominada como "bundling", explicó una fuente allegada a los grupos de lobbistas.

La ley estadounidense reconoce a dos tipos de lobbistas: el profesional y el ciudadano. El primero trabaja con una firma o de manera individual, pero recibe una compensación económica por su labor y que están organizados hasta en sindicatos. Mientras que el ciudadano o "grassroots lobbyst" es aquel que trabaja para una organización no gubernamental o que no está motivado por dinero.

¿Los cabilderos de Guatemala?

Esta no es la primera vez que Guatemala contrata a cabilderos o "lobbistas", en mayo de 2018 el expresidente Jimmy Morales pagó 960 mil dólares (unos 7.4 millones de quetzales) a al firma GreenBerg Taurin LLp en un año, para logran una acercamiento con la administración de Donald Trump.

La reunión con Trump no duró más de 15 minutos, pero fue el inicio para una serie de acciones en cadena, como el cambio de ubicación Embajada de Guatemala en Israel, antes estaba en Tel Aviv.

En su momento, el Ejecutivo lo negó y aseguró que el Gobierno no había contratado a ninguna firma de lobbistas, ya que utilizaron una estrategia similar a la de Giammattei, el convenio sería pagado por privados.

En septiembre de 2020 se reveló la contratación de otro cabildeo. Esta vez lo realizó el exembajador de Morales, Alfredo Espina Pinto, quien tenía como única intención la expulsión de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), y meses después, lo lograron y EE.UU. no intervino ni se pronunció.

Luego, el excomisionado de la Cicig , Iván Velásquez, aseguró que Morales "gastó millones de quetzales en cabilderos de Washington" para argumentar que esa instancia de investigación "era una operación izquierdista".

Ahora, el presidente Alejandro Giammattei contrató, con el apoyo financiero de Taiwán a otra firma de lobbistas, ya que se encuentra en medio de un huracán en donde EE.UU. ha reprochado a Guatemala la corrupción e impunidad. Incluso, nombró a la Fiscal General y jefa del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras, en su lista de "actores corruptos" y "antidemocráticos".

Por este nuevo cabildeo el gobierno de Taiwán pagará 900 mil dólares, casi 7 millones de quetzales, (Q6,933,534) y durará un año.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar