• Mundo

Abren osarios en el Vaticano para resolver desaparición de mujer

  • Por Soy502
21 de julio de 2019, 15:07
Las autoridades durante la inspección de dos osarios en el Vaticano. (Foto: AFP)

Las autoridades durante la inspección de dos osarios en el Vaticano. (Foto: AFP)

Un nuevo capítulo del enigmático caso de Emanuela Orlandi, la hija de un funcionario del Vaticano que desapareció misteriosamente en 1983, se abrió este sábado, con la inspección de dos osarios descubiertos en un sótano del Cementerio Teutónico, de la Santa Sede.

Se extrajeron osamentas, cuyo análisis morfológico "seguirá el sábado 27 de julio", señaló en un comunicado la Santa Sede.

  • TAMBIÉN...

"No esperábamos tantos huesos. Se han encontrado miles de huesos, así que imaginamos que corresponden a docenas de personas", dijo Giorgio Portera, un genetista designado por la familia Orlandi, al abandonar el cementerio alemán del Vaticano.

"Son experiencias muy fuertes porque podrían ser los huesos de mi hermana. Pero no queremos pensar en ello hasta que tengamos los resultados", dijo Federica Orlandi, hermana de la víctima.

Este descubrimiento se añade al intento del Papa Francisco de ayudar a la familia de Emanuela, una adolescente que desapareció del centro de Roma, hace 36 años.

Muchas hipótesis, pocas pruebas

Una serie de señalamientos anónimos llevaron a que el Vaticano autorizara la apertura de dos tumbas del cementerio alemán, con la esperanza de hallar algún rastro de la hija del funcionario.

Pero estaban vacías: ni rastro de Emanuela Orlandi, tampoco de la princesa Sophie von Hohenlohe (fallecida en 1836), ni de Charlotte-Frederique de Mecklenburg (1840), que deberían estar enterradas allí. 

Los expertos estiman que los restos de las dos princesas fueron trasladados durante las obras de remodelación que se llevaron a cabo en ese edificio entre 1970 y 1980. 

El descubrimiento en un sótano de la edificación, pocos días después, de los dos osarios inspeccionados este sábado, lo confirmaría.

Pero para la familia Orlandi, los silencios del Vaticano sobre el caso han pesado a lo largo de tantas décadas, a pesar de la política de transparencia adoptada en los últimos años por el Papa argentino.

La posibilidad de que la Santa Sede esté involucrada en la desaparición de Orlandiha ha salido a relucir, alimentando cascadas de noticias.

La desaparición de Emanuela multiplicó las teorías conspirativas, como la que hablaba de presiones de la mafia a los responsables de las finanzas de la Santa Sede, a cargo entonces de monseñor Paul Marcinkus, involucrado en una de las mayores quiebras financieras de Italia.  

En la misma línea, se ha sostenido que la joven fue secuestrada para pedir la liberación de Mehmet Ali Agca, el turco que intentó asesinar al Papa Juan Pablo II, en 1981.

  • TE PUEDE INTERESAR..

Comentar
cerrar