• Política

De bar en bar con nuestros impuestos

  • Por Jessica Gramajo
No solo comidas personales. Los diputados han ido a lugares frecuentes para el consumo de alcohol, cerveza y ceviches y lo pagan con fondos públicos. (Foto: Archivo/Soy502)

No solo comidas personales. Los diputados han ido a lugares frecuentes para el consumo de alcohol, cerveza y ceviches y lo pagan con fondos públicos. (Foto: Archivo/Soy502)

Desde chocolates y obsequios en fechas especiales, hasta cenas románticas han sido pagadas con los fondos rotativos del Congreso. Pero no es lo único, los diputados han utilizado estos recursos hasta para ir a sus bares favoritos.

En la investigación de Soy502 sobre las cajas chicas del Legislativo, ha quedado en evidencia cómo los parlamentarios han tenido un uso discrecional de los recursos que reciben para el buen funcionamiento de la labor en las comisiones de trabajo y en las bancadas.

Diputados de la Comisión del Deporte se reunieron en un restaurante, en donde su especialidad es la cerveza de barril. (Foto: Soy502)
Diputados de la Comisión del Deporte se reunieron en un restaurante, en donde su especialidad es la cerveza de barril. (Foto: Soy502)

Luego de la revisión de 6 mil 404 facturas presentadas por los diputados para justificar sus gastos, se identificaron varios documentos de establecimientos que son más conocidos como lugares de fiesta y venta de bebidas alcohólicas.

Por ejemplo, el diputado Raúl Romero utilizó los fondos rotativos, no solo de su bancada, sino que también de la comisión que presidió en 2017, para visitar en varias oportunidades una famosa cevichería de la zona 5, en donde gastó hasta 750 quetzales.

Los asesores de la Comisión de Asuntos de Seguridad que fue presidida en 2017 por Raúl Romero fueron a hacer el análisis de una Ley a una cevichería. (Foto: Soy502)
Los asesores de la Comisión de Asuntos de Seguridad que fue presidida en 2017 por Raúl Romero fueron a hacer el análisis de una Ley a una cevichería. (Foto: Soy502)

No ha sido el único, la visita a lugares de fiesta también la realizaron los diputados Juan Carlos Salanic, Julián Tesucún, Aracely Chavarría, Karla Martínez, Julio Longo, Walter Félix, y Convergencia.

La comisión de Pueblos Indígenas, que estuvo presidida por el diputado Leocadio Juracán, compró en una cevichería alimentos para atender una reunión con pobladores de las Verapaces, según la justificación de la Factura. (Foto: Soy502)
La comisión de Pueblos Indígenas, que estuvo presidida por el diputado Leocadio Juracán, compró en una cevichería alimentos para atender una reunión con pobladores de las Verapaces, según la justificación de la Factura. (Foto: Soy502)

Romero insistió en que todas las comidas que efectuó fueron de trabajo y que ha manejado sus fondos rotativos de manera transparente.

Un bar reconocido fue el punto de encuentro para socializar enmiendas a una iniciativa de ley. (Foto: Soy502)
Un bar reconocido fue el punto de encuentro para socializar enmiendas a una iniciativa de ley. (Foto: Soy502)

Además, los diputados han argumentado que la Dirección Administrativa del Congreso rechaza el consumo de bebidas embriagantes. No obstante, trabajadores de ese organismo y algunos legisladores reconocen que cuando se ingiere alcohol u otro producto prohibido, se pide al establecimiento que no detalle la compra. 

De manera coincidente, todas las facturas en este tipo de lugares, no dan un detalle de lo consumido. Algunas, incluso, están cubiertas, por lo que no se logra leer. Tal es el caso de un consumo de Óscar Argueta, quien visitó un establecimiento y gastó 1,928 quetzales en cenas.

Gastos escondidos

Ángel Ramírez, de Congreso Transparente, aseguró que generalmente este tipo de gastos se “esconden” en “supuestas reuniones de comisión o de bancadas”.

El problema es que las facturas pueden estar detalladas a como el cliente las desee, por lo que muchas veces no se puede establecer de una manera clara y transparente el consumo real de los legisladores, lamentó el activista.

Para Ramírez lo que más preocupa es que los diputados demuestran que no tienen una disposición real de rendir cuentas, lo que provoca que los fondos rotativos y los recursos del Congreso siguen gastándose de manera arbitraria.

“La rendición de cuentas es arbitraria y el manual es muy ambiguo, tanto que genera desconfianza e impide al ciudadano tener una claridad real de cómo se gastan los recursos de sus impuestos”, manifestó.

El representante de Congreso Transparente consideró que para solucionar el problema será necesario modificar el manual de fondos rotativos, en donde se establezcan reglas claras y se creen sanciones que deberán ser verificadas por la Comisión de Régimen Interior.

“No importa si es 1 quetzal o 6 millones de quetzales, al final hasta el último centavo se trata de los impuestos que son pagados por los ciudadanos; los funcionarios y dignatarios tienen que ser trasparentes al ejecutarlos, no puede haber un manejo arbitrario”, justificó.

07 de mayo de 2018, 04:05

Comentar
cerrar