• Comunidad

La comunidad q'eqchi' que apostó por el turismo para su desarrollo

  • Por Roberto Caubilla
25 de marzo de 2018, 04:03

A escasos kilómetros del municipio de El Estor, en Izabal, hay un paraje natural oculto entre las montañas y con el río Sauce como protagonista. Se trata del Cañón de Seacacar que une la comunidad que lleva ese mismo nombre y El Boquerón.

Sus aguas turquesas se pierden entre dos grandes paredes de rocas y, en ese lugar angosto, vecinos de la comunidad ayudan a los turistas a disfrutar del paraje con actividades como el descenso del río en tubing.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Entre los lugareños destaca Paul Hessaker, que ronda los cincuenta años con su pelo cano y su tez blanca. Un exdirector de escuela secundaria en Colorado que se enamoró del lugar y dio un giro radical a su vida junto a su esposa para fundar el proyecto de la reserva natural que ya empieza a ver sus frutos para el bien de los comunitarios.

A la entrada, junto al cartel de las normas del área, Paul nos da la bienvenida.

  • Mira aquí el video:

 

Los beneficios sociales

El primer logro que se obtuvo fue la construcción de un puente de hamaca para unir dos poblaciones separadas durante años por el río.

El puente une las dos aldeas de Seacacar. (Foto: Roberto Caubilla/Soy502)
El puente une las dos aldeas de Seacacar. (Foto: Roberto Caubilla/Soy502)

No obstante, el principal enfoque del proyecto es el desarrollo de la educación de los más jóvenes.

Una gran bóveda sirve de aula para los alumnos que pueden cursar hasta los niveles básicos y que son capaces de hablar en tres lenguas: español, q'eqchi e inglés.

La escuela ya ha podido graduar a dos promociones desde 2016. (Foto: Roberto Caubilla/Soy502)
La escuela ya ha podido graduar a dos promociones desde 2016. (Foto: Roberto Caubilla/Soy502)

El segundo beneficio es el empoderamiento de la mujer a través de programas de trabajos artesanales que luego venden a los turistas.

Y todo ello con los ingresos de acceso al parque que son entre 15 y 30 quetzales, de las estadías en el ecohotel, el restaurante y las ventas de artesanías elaboradas por las mujeres.

El voluntariado

Si quieres colaborar con el proyecto también puedes hacerlo pasando un período como voluntario y ayudando en asistencia en las clases, con la agricultura sostenible o la construcción de los accesos de los senderos.

El desfiladero del río Sauce. (Foto: Roberto Caubilla/Soy502)
El desfiladero del río Sauce. (Foto: Roberto Caubilla/Soy502)

La tarifa por día oscila entre los 20 dólares e incluye tres tiempos de comida y el hospedaje. Puedes obtener más información en: www.riosfund.org.

  • LEE AQUÍ:

¿Cómo se llega?

Si sales de la capital debes tomar la Ruta al Atlántico hasta llegar a Río Dulce y cruzar su famoso puente. 

Después tomas la ruta a El Estor y sobre el kilómetro 312, antes de llegar al municipio, se encuentra el cruce en el que está indicado el proyecto.

A partir de ahí la ruta es de terracería y se requiere de un pickup que se puede concertar con el proyecto.

Después de 15 minutos llegamos al área y encontramos el cartel que nos da la bienvenida a la comunidad.

Otra opción es volar hasta el aeropuerto de Puerto Barrios, La Tierra de Dios. El tiempo del viaje es 45 minutos.

*Conoce más del proyecto en su perfil de Facebook: Reserva Natural Cañón Seacacar. Reservaciones a través de reservanaturalseacacar@gmail.com o Whatsapp: 32500367-32421106

Comentar
cerrar