01/07/2022

Escándalo en Grey’s Anatomy por red de mentiras de una de sus guionistas

  • Con información de Infobae
18 de mayo de 2022, 08:59
El escándalo ha provocado una investigación por parte de la productora de la serie. (Foto: Indie)

El escándalo ha provocado una investigación por parte de la productora de la serie. (Foto: Indie)

La información surgió hace poco y ha provocado una oleada de comentarios y opiniones sobre el suceso.

FAMA: ¿Quién podría reemplazar a Will Smith en Aladdin 2?

Una de sus mejores guionistas fingió tener un cáncer raro, haber pasado por un aborto, ser sobreviviente del abuso de su hermano, sobre cuyo suicidio también mintió.

Tras laborar durante siete años en una de la series más exitosas de los últimos tiempos, la guionista Elisabeth Finch declaró en marzo que se tomaría una pausa de Grey’s Anatomy, serie a la que se sumó en 2014.

“Por difícil que sea tomarse un tiempo libre en este momento, sé que es más importante que me concentre en mi propia familia y mi salud”, dijo en una declaración, junto con agradecer a la estación ABC, Disney (dueña de esta última) y la productora Shondaland por el apoyo “en este momento tan difícil”.

Sin embargo, ahora luce poco probable que Finch regrese a sus labores habituales. Días antes de que hablara de manera pública, el medio The Ankler había detallado que las compañías involucradas habían iniciado un proceso para investigar la veracidad del diagnóstico de la guionista.

En específico, “al menos partes de la historia de vida”, eran consideradas dignas de dudas.

La guionista solicitó una licencia para tomar un descanso, al parecer ya perseguida por la polémica.
La guionista solicitó una licencia para tomar un descanso, al parecer ya perseguida por la polémica.

A principios de mayo se destapó uno de los casos de engaño más escandalosos que Hollywood recuerde. La revista Vanity Fair publicó un reportaje de dos partes en que se ahonda en la red de mentiras que esparció durante su estadía en el equipo de guionistas de la popular serie médica.

El nombre de Finch llegó a oídos de los productores de Grey’s anatomy por un artículo con su firma que publicó la revista Elle.

En este proporcionó su testimonio al haber sido diagnosticada en 2012 de condrosarcoma, una clase poco frecuente de cáncer de huesos, y continuar trabajando en la serie The vampire diaries pese a los embates de la enfermedad. “Estaba calva y vomitaba sin descanso, pero aún vivía”, explicaba.

Sorprendido por su caso, un ejecutivo de Shondaland recomendó su contratación y se unió en la temporada 11 de la serie protagonizada por Ellen Pompeo.

En su estadía en la producción se esmeró en especificar su experiencia, la que se filtró en la propia historia de la serie. El diagnóstico de la guionista inspiró uno de los episodios el capítulo siete del ciclo 15 (Anybody have a map?, estrenado en 2018), en que se aborda la casi nula expectativa de vida de una médico cirujano con condrosarcoma.

Aunque era muy abierta en contar sus turbulencias, con cierta regularidad escribía nuevos artículos en medios como The Hollywood Reporter y Elle, nunca permitió que sus amigos y familiares la acompañaran al hospital. Sólo Jennifer Beyer, su amiga y luego esposa, logró penetrar ese manto de mentira o medias verdades.

 

 

Descubierta

Un día, pese a su resistencia, la llevó al médico para revisarse porque padecía dolores insoportables.

Según la versión que dio Beyer a Vanity Fair, el médico en ningún momento habló del cáncer ni de que sólo tuviera uno de sus riñones. Esa fue la primera pista que finalmente la empujó a acorralar a Finch.

“No hubo cáncer, ningún amigo asesinado en Pittsburgh, ningún aborto que salvó la vida”, señala la revista.

Posteriormente, Beyer habló con Shonda Rhimes para alertarla. La realizadora estaba en medio del estreno de “Inventando a Anna”.

“Deja de permitir que Finch siga contando ‘sus historias’, porque son historias de otros sobrevivientes”, dijo Beyer a Rhimes.

Tras ese mensaje, ABC analizó iniciar una investigación en contra de la guionista, pero ese proceso se paralizó tras la licencia que se tomó en marzo.

Además, el reportaje detalla que la escritora contrató los servicios de Andrew Brettler, un cotizado abogado que antes ha representado al príncipe Andrés y a los actores Armie Hammer y Chris Noth. Esa es la figura que eligió para afrontar los golpes de un desastre personal y profesional que tiene consternada a la industria.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar