22/06/2021

  • Historias502

Guatemalteca utilizó traje tradicional maya al graduarse de la Universidad Johns Hopkins

  • Por Selene Mejía
09 de junio de 2021, 15:06
Katherine Narváez recordó con orgullo a su tierra durante su graduación portando indumentaria maya. (Foto: Katherine Narvaez)

Katherine Narváez recordó con orgullo a su tierra durante su graduación portando indumentaria maya. (Foto: Katherine Narvaez)

Katherine creció en Estados Unidos y siempre fue objeto de prejuicios y estereotipos. La guatemalteca se graduó en la prestigiosa Universidad Johns Hopkins.

OTRAS NOTICIAS: Reynita Rodríguez, la guatemalteca que triunfa por su talento con el saxofón

Katherine Narváez es una guatemalteca que reside en Estados Unidos. Portó indumentaria maya para destacar sus raíces durante su acto de graduación a finales de mayo del 2021 en The Johns Hopkins University, institución educativa ubicada en Baltimore, Maryland, Estados Unidos. 

La joven obtuvo una maestría en Administración de Empresas y una maestría en Salud Pública en la prestigiosa casa de estudios y decidió rendir homenaje a los trabajadores guatemaltecos que dejaron su país para buscar un futuro mejor en el norte, usando el huipil y corte de Quetzaltenango.  

"Me gradué de la universidad con dos licenciaturas. Obtuve una Licenciatura de Biología con énfasis en Ciencias Biomédicas y una Licenciatura en Negocios con énfasis en Administración de Empresas. También me especialicé en Estudios de Liderazgo. Recientemente me gradué con honores Delta Omega de la Universidad Johns Hopkins donde recibí la beca Sommer consistente en una Maestría en Administración de Empresas y una Maestría en Salud Pública", contó Katherine durante una entrevista con Soy502 acerca de su profesión. 

(Foto: Katherine Narvaez)
(Foto: Katherine Narvaez)

"Soy la primera guatemalteca en recibir esta beca altamente competitiva. También recibí certificados en Salud Humanitaria, Comunicaciones de Salud y Salud Materno e Infantil. Esto fue importante para mí porque como futura médica, quiero trabajar en el ámbito humanitario enfocándome en mujeres y niños y en cómo implementar de manera efectiva los programas de salud en Guatemala y Centroamérica", explicó.

"Me puse un atuendo maya para honrar a quienes vinieron antes de mi, los que vendrán después de mi y a quienes represento, especialmente en lugares donde los guatemaltecos somos pocos. Me di cuenta de que si quería cambiar la percepción de quiénes somos, podría iniciar por demostrar parte de nuestra cultura y a la misma vez honrar a mis antepasados. Estoy muy orgullosa de mis orígenes guatemaltecos, sobre todo por que vengo de gente trabajadora, honrada e inteligente". 

Katherine contó que iniciará muy pronto sus estudios en medicina: 

"Asistiré a SUNY Upstate Medical University en Nueva York después de tomar un año para hacer investigaciones sobre los centros de detenciones en EE.UU. y abogar y tratar de pasar políticas para el cierre de los centros de detención (especialmente los privados) que deshumanizan a muchos migrantes. Muchas de las investigaciones que hice en el Johns Hopkins Center of Humanitarian Health (Centro de Salud Humanitaria), bajo la dirección del Dr. Paul Spiegel, se centran en las injusticias que suceden dentro de estos lugares. A pesar de que la migración es un delito civil, no penal, la naturaleza punitiva de los centros pone en peligro la salud de muchos migrantes", agregó.

Estereotipos que busca vencer

"No pareces guatemalteca", "me encanta tu acento exótico" o "hablas tan bien el inglés", son las micro agresiones a las que estuvo constantemente expuesta mientras crecía y con su trabajo busca romper estas situaciones según explicó en un mensaje que publicó en redes sociales.

"Un compañero en la escuela primaria me preguntó de dónde era cuando acaba de llegar. Respondí con orgullo que era guatemalteca y lamentablemente me dijo: '¿ahí es donde residen las personas tontas?'. Al ser una niña, internalicé la situación al punto que dejé de decirle a la gente mi origen, además se reían de mi por no saber inglés", dijo Katherine.

Añadió que mientras avanzaba académicamente la gente le decía que no parecía guatemalteca o que era muy "elocuente" para serlo. "Son pocos los guatemaltecos o latinos que llegan a tener una maestría o doctorado..., la diferencia entre ellos y nosotros es la oportunidad. Cuando se nos da, nosotros también podemos prosperar. Esas microagresiones son manifestaciones de los prejuicios hacia los guatemaltecos y los latinos", dijo.

(Foto: Katherine Narvaez oficial)
(Foto: Katherine Narvaez oficial)

Ser guatemalteco en Estados Unidos significa trabajar duro para asegurar que mis raíces sigan intactas para nunca olvidar de dónde vengo y la pasión que tengo por ayudar al país que me vio nacer
Katherine Narvaez.

Katherine, graduada de Johns Hopkins.

“El poder educarse y avanzar académicamente es un privilegio y una gran bendición, pero aún así no se mide las capacidades y los triunfos que podemos lograr... solo necesitamos la oportunidad”, remarcó Katherine en sus redes, agregando que agradece a su madre y su padre, quienes dejaron Guatemala para darle "más oportunidades de lo inimaginable".

Katherine honró a sus padres el día de su graduación. (Foto: Katherine Narvaez)
Katherine honró a sus padres el día de su graduación. (Foto: Katherine Narvaez)

Katherine es originaria de Izabal y creció en Atlanta Georgia. 

(Foto: Katherine Narvaez)
(Foto: Katherine Narvaez)

Su fundación

Katherine inició la fundación "Adelante Guatemala" en la cual trabaja programas de educación y de recolección de alimentos para los guatemaltecos. Ingresa aquí para conocerla.

"Me apasiona la educación por ello tuve la idea de lanzar una organización sin fines de lucro, específicamente para trabajar con mujeres indígenas. Creo firmemente que la educación es el ecualizador social y económico. Sin embargo, muchos niños sucumben a enfermedades debido a la inaccesibilidad del agua potable. Cuando era niña y aún vivía en Guatemala tuve varicela y sarampión. En EE.UU. esas enfermedades son prevenibles. El privilegio de poder abrir un chorro de agua limpia y tener acceso a recursos de salud es una gran bendición", dice.

Añade: "Las enormes disparidades que existen en el acceso a estos servicios que deberían ser un derecho humano básico, son asombrosas. Por mucho que quisiera centrarme en la educación, no podía pasar por alto el hecho de que muchos niños mueren antes de llegar a una edad en la que realmente puedan recibir educación. Lanzamos la campaña “Una Gota a la Vez” para proporcionar sistemas de filtros de agua a comunidades rurales en un esfuerzo por combatir estas desigualdades. En el futuro nos enfocaremos en la educación también, pero por ahora estamos enfocados en el agua potable, por ello me dediqué a la salud pública y negocios, además seguiré la medicina para poder implementar mejor los programas que ayuden a mejorar la salud en Guatemala y mi comunidad de migrantes en Estados Unidos", concluyó.

Comentar
cerrar