21/10/2020

  • Historias502

La historia del paciente No. 10451 que fue enterrado como “XX”

  • Por Angélica Medinilla
13 de octubre de 2020, 09:10
El paciente falleció por Covid-19. Nadie conocía su verdadero nombre pero muchos lo llamaban "Juan Ayau". (Foto: Shutterstock)

El paciente falleció por Covid-19. Nadie conocía su verdadero nombre pero muchos lo llamaban "Juan Ayau". (Foto: Shutterstock)

Fue el paciente número 10451 con Covid-19 en Guatemala y lo enterraron como "XX". Su muerte en el hospital psiquiátrico revela una vida que se escapó por las grietas, incluso antes de que la pandemia la interrumpiera.

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

A las 5:48 de la mañana del 1 de junio, el paciente murió en el hospital de Salud Mental Doctor Federico Mora, donde un grupo de casos de Covid-19 se estaba extendiendo rápidamente. Su cuerpo fue llevado a un cementerio en la ciudad capital junto a unas 62 personas no identificadas que han sido enterradas. Todos están registrados como "XX".

La muerte del paciente No.10451, el número que se le dio en los documentos del hospital, lo convirtió en una estadística más.

Pero no fue solo en la muerte que fue poco más que un número. Nadie supo nunca su verdadero nombre, su lugar de nacimiento, quiénes eran sus padres o incluso su edad. El paciente pasó casi toda su vida institucionalizado, primero en un orfanato y luego en una institución de salud mental que ha sido descrita como el hospital más peligroso del mundo.

Se dice que mueres dos veces: una cuando tomas tu último aliento y luego cuando se dice tu nombre por última vez. En el caso de este paciente, nunca tuvo un nombre real ni ningún ser querido para llorarlo.

  • TE PUEDE INTERESAR:

Simplemente, "Juan Ayau"

El coronavirus ha matado a más de 1 millón de personas en todo el mundo. A la mayoría de estas personas se les ha celebrado la vida, ya se trate de familiares en duelo que organizan un funeral socialmente distante, marcan su muerte con una publicación en las redes sociales o garantizan la publicación de un obituario. Para el paciente No.10451, no hay primos, hermanos ni padres registrados. 

Nadie está seguro de cuándo nació. La primera información disponible sobre él data de 1991, cuando el joven de unos 15 años, vivía en el orfanato Hogar Rafael Ayau en la ciudad de Guatemala. En los documentos del orfanato parece que le dieron un nombre: "Juan Ayau". Pero eso no da indicios de su verdadera identidad.

El Hogar Rafael Ayau se convirtió en la institución nacional donde se enviaba a los niños abandonados. Ganó notoriedad internacional después de que se supo que cientos de guatemaltecos habían sido infectados con sífilis sin su consentimiento en un procedimiento experimental realizado por médicos estadounidenses durante las décadas de 1940 y 1950.

La reputación del orfanato quedó permanentemente empañada; en 1996, luego de una serie de negociaciones, el Estado lo entregó a la Iglesia Ortodoxa Oriental.

Un documento revela que un juez ordenó que Ayau fuera trasladado al hospital psiquiátrico Federico Mora en 1991. “El menor cuyo presunto nombre es 'Juan Ayau' debe recibir un trato especial dado su estado físico y mental”, escribió un juez local al director de Federico Mora. Un médico describió al niño con síndrome de Down.

  • LEE ADEMÁS:

Durante su evaluación inicial, Ayau fue descrito como "tranquilo, limpio y con ropa adecuada". Su cabello estaba bien cortado. "Él sonríe", escribió un miembro del personal en su registro.

Pasaron los años y Ayau permaneció allí sin contacto con el mundo exterior. Los pacientes permanecen esencialmente encarcelados a menos que un juez autorice su liberación.

Su estado emocional pareció deteriorarse con el tiempo. En 2008, se lo describió como "obstinado" y con probabilidades de tener rabietas. Se le recetó un nuevo régimen de medicamentos. “Se tira al suelo cuando se le pide que regrese a los dormitorios”, se lee en su expediente del Federico Mora. El personal le dio dulces "como refuerzo positivo".

Ese año, la madre de otro paciente se llevó a Ayau a casa. Sin embargo, “el paciente no pudo adaptarse a los hábitos familiares, por lo que regresó al hospital poco después”, según su expediente.

El día que enfermó

El 2 de abril de 2020, cuando el coronavirus se extendía por el país, Ayau desarrolló neumonía y presentaba fiebre. Cuando su tos empeoró y comenzó a tener problemas para respirar, fue trasladado al Hospital General San Juan de Dios.

Luego regresó al Federico Mora cuando su prueba dio negativo. A su regreso, estuvo aislado durante 16 días. Eventualmente, al menos 126 de los 321 pacientes darían positivo por Covid-19 en el instituto de salud mental. Ayau murió al mes siguiente.

Solo entonces el personal del Federico Mora se dio cuenta de que “Juan Ayau” era un apodo. En su certificado de defunción, las casillas que solicitan información sobre él están en su mayoría en blanco. Los únicos detalles registrados son: soltero, 44, mestizo; causa de muerte: insuficiencia respiratoria, neumonía atípica, episodio convulsivo.

*Con información de BuzzFeed News

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar