*Causa ajena al COVID-19

  • Seguridad

Huir de Villa Nueva en Nochebuena: homicidios e impunidad

  • Por Evelyn De León
25 de septiembre de 2018, 23:09
Los pobladores de Villa Nueva viven en constante peligro por las extorsiones, homicidios o ataques entre pandillas. (Foto: Nuestro Diario) 

Los pobladores de Villa Nueva viven en constante peligro por las extorsiones, homicidios o ataques entre pandillas. (Foto: Nuestro Diario) 

Los homicidios no se detienen en Villa Nueva; la mayoría queda en la impunidad y no hay estrategia eficaz para detener lo que pasa. A ello se suman las extorsiones y el grupo armado que dice proteger Bárcenas. La violencia en ese municipio se relaciona a las pandillas, su crecimiento y el control de territorio, según testimonios y las autoridades.

Las extorsiones al transporte colectivo es una de las situaciones que enfrentan los pobladores de Villa Nueva. (Foto: Nuestro Diario)
Las extorsiones al transporte colectivo es una de las situaciones que enfrentan los pobladores de Villa Nueva. (Foto: Nuestro Diario)

Bárcenas: pico de la crisis

El grupo de encapuchados que "tomó" la seguridad en Bárcenas dicen que están autorizados como Junta Local de Seguridad. (Foto: Nuestro Diario)
El grupo de encapuchados que "tomó" la seguridad en Bárcenas dicen que están autorizados como Junta Local de Seguridad. (Foto: Nuestro Diario)
 

El 16 de julio de 2018, un video se hizo viral, en el cual se observan a tres hombres. De ellos, dos dispararon y huyeron por los callejones de Bárcenas. Habían asesinado a un guardia de seguridad privada y un vendedor rutero. 

Tras las primeras pesquisas, las autoridades encontraron una nota con la advertencia: “Patrullero visto, patrullero muerto”.

La imagen fue captada del video de seguridad de una cámara privada.
La imagen fue captada del video de seguridad de una cámara privada.

Al día siguiente, la autodenominada Junta Local de Seguridad de Bárcenas, contratacó con el mensaje: “Pandillero visto, pandillero muerto”.

Por ahora, las investigaciones han determinado que el grupo de patrulleros no permitió que los pandilleros cobraron extorsión en lo que consideran su territorio.

Pese a ello, los pobladores -de cualquier forma- deben pagar, ya que el grupo encapuchado cobra entre Q10 y Q30 a la semana para mantener la armonía.

El MP advierte que este es uno de los casos más complicados de investigar. La única evidencia que revela la identidad de los atacantes es el video de la cámara que captó el momento de los disparos, pero no se ha logrado el reconocimiento facial de los hombres que dispararon.

Huir de Villa Nueva en Nochebuena

La encrucijada de algunas personas es pagar extorsión, pagar a los encapuchados o huir.

Según testimonios, quienes viven en Villa Nueva es porque no tienen otro lugar a donde ir. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
Según testimonios, quienes viven en Villa Nueva es porque no tienen otro lugar a donde ir. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
 

Vilma* vivió dos años en Unidos por la Paz, uno de los 56 asentamientos humanos de Villa Nueva; el nombre es paradójico, dice, porque lo que menos hay en ese lugar es paz.

Llegó a vivir ahí para formar su nuevo hogar, pero se percató de la presencia de pandilleros y el control que mantenían. “Salía al mercado solo acompañada de mi esposo”, cuenta.

Pero, el suceso que marcó su vida fue la huida. Salió de la casa tomada de la mano de su esposo y cargando a sus hijas la Nochebuena de 2017: “Ese día fue bien espantoso, nunca había vivido algo así”, narró. 

Vilma* dice que al mercado debía ir en compañía de su esposo. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
Vilma* dice que al mercado debía ir en compañía de su esposo. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
 

Vilma recuerda que “esa noche” tocaron a su puerta cuatro personas, entraron violentamente y se cubrían el rostro con gorras pasamontañas. Les dijeron que debían irse en ese momento: “Tienen que irse antes de la medianoche; si no, les vamos a tirar”, se escuchó decir a uno de los hombres.

Vilma no lo pensó dos veces. Salió de la residencia solo con lo que llevaba puesto y no volvió más.

Su esposo regresó al día siguiente para conocer qué había pasado con la propiedad que años atrás compró con la ayuda de su mamá. Se percató que les habían robado todo, así que acudió a denunciar el hecho a la Fiscalía de Villa Nueva.

La sorpresa es que una trabajadora del MP le dijo que no siguiera con la denuncia, porque los mareros podrían ubicarlo y “era por gusto” darle seguimiento para una investigación penal. La pareja no tuvo más opción que abandonar la casa y migrar a otra zona.

Cinco formas de morir en Villa Nueva

Desde que llegó a la presidencia Jimmy Morales, y Edwin Escobar comenzó su segundo período como alcalde, han sido asesinadas 582 personas en diversas zonas de ese municipio, uno de los más poblados del país y de Centroamérica.

Del análisis a las necropsias realizadas por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) desde enero de 2016 a mayo de 2018, se pueden detectar las cinco causas de muerte en Villa Nueva: la población está muriendo por violencia y no de causas naturales. 

La impunidad

El porcentaje de impunidad es alto. El Ministerio Público (MP) informó que en esa área tiene problemas por la falta de recursos, principalmente en vigilancia, debido a que las cámaras de seguridad del Ministerio de Gobernación no funcionan, solo las de la municipalidad. 

Los videos de los aparatos de la comuna no aportan lo suficiente para una investigación, debido a que la ubicación es para captar lugares públicos donde no suceden los hechos más crueles. 

Las cámaras que más están aportando son las ubicadas por particulares.

Vista de cámaras de seguridad en Villa Nueva. El MP asegura que los aparatos administrados por el Ministerio de Gobernación no están funcionando. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
Vista de cámaras de seguridad en Villa Nueva. El MP asegura que los aparatos administrados por el Ministerio de Gobernación no están funcionando. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

La fiscalía dice que tampoco tiene la colaboración de las personas, porque “no se atreven a declarar por temor a represalias”.

Villa Nueva es un foco de concentración de delincuencia organizada, en ámbito de pandillas juveniles
Ministerio Público

La fiscalía del municipio abrió 561 expedientes por homicidios en Villa Nueva de enero de 2016 a mayo de 2018. Las cifras de casos resueltos refleja la impunidad: 17 sentencias en 29 meses, 338 casos en investigación y 176 archivados.

El MP revela que la ubicación geográfica del municipio facilita a los delincuentes su movilización y “aprovechan esa circunstancia para cometer el hecho y darse a la fuga, toda vez que hay distintos puntos de entrada y salida de Villa Nueva”.

La estrategia de prevención

La Unidad de Prevención Comunitaria de la Violencia (UPCV) del Ministerio de Gobernación no respondió a las preguntas realizadas para conocer la estrategia en Villa Nueva. 

De manera general, Delia Guerra Godoy, supervisora de UPCV, informó que existe un proyecto con jóvenes para "hacer buen uso del tiempo libre", además se mantiene el programa Escuelas Seguras.

Organizaciones sociales también trabajan programas de prevención en varias colonias y asentamientos donde se considera que los jóvenes se encuentran en riesgo. 

Comentar
cerrar