27/02/2021

  • Ambiente

Tortuga en peligro de extinción anida en Guatemala tras 20 años

  • Por Selene Mejía
30 de noviembre de 2020, 22:11
Luego de 20 años la tortuga dermochelys coriacea regresó a anidar a Guatemala. (Foto: Ecos del Pacífico)

Luego de 20 años la tortuga dermochelys coriacea regresó a anidar a Guatemala. (Foto: Ecos del Pacífico)

Luego de 20 años de no anidar en playas guatemaltecas fueron hallados 60 huevos de la tortuga Baule, en la playa de Tilapa, Ocos, San Marcos. 

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella 

La Dermochelys Corlacea (nombre científico), conocida también como laúd, tinglar o baula, es la mayor de las tortugas marinas y alcanza una longitud de hasta 2.3 metros.

Según informó la Dirección Regional del Altiplano Occidental del Consejo Nacional de Áreas Protegidas Conap, un poblador reconoció la especie y compró los 60 huevos a un "parlamero" para luego donarlos al tortugario. 

Un poblador compró los huevos a un parlamero y decidió donarlos al tortugario. (Foto: Conap)
Un poblador compró los huevos a un parlamero y decidió donarlos al tortugario. (Foto: Conap)

La Baule se encuentra en peligro de extinción y su presencia de nuevo tras dos décadas de ausencia a las costas nacionales, trae esperanza a la recuperación de vida silvestre en el área. 

"Agradecemos las acciones de buenos ciudadanos que contribuyen a la protección y conservación de la fauna del país", expresó Conap. 

La tortuga Baule anida después de 20 años en Guatemala. (Foto: Conap)
La tortuga Baule anida después de 20 años en Guatemala. (Foto: Conap)

Esta tortuga destaca porque su concha no está formada por escudos óseos (caparazón), está hecha de tejido conectivo blando, tipo mosaico, que presenta 7 quillas en el dorso y el vientre, por ello a veces es llamada tortuga de cuero. Su forma recuerda al instrumento musical llamado laúd.

Su dieta consiste en algas marinas y medusas, por eso, debido a la naturaleza transparente de sus presas, varios ejemplares de la especie se asfixian al comer bolsas de plástico que flotan a la deriva. 

Su blandas conchas se dañan fácilmente con las rocas, por ello buscan lugares para depositar sus huevos, en áreas descampadas y de arena blanda. 

Su presencia es vital ya que mantienen el ecosistema en equilibrio. El primer apareamiento de esta tortuga ocurre después de que ha cumplido 10 años. 

Un total de 60 huevos fueron donados. (Fotos: Conap)
Un total de 60 huevos fueron donados. (Fotos: Conap)

TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar