07/05/2021

  • Viral

Su paracaídas se enredó y casi grabó su muerte (video)

  • Con información de Infobae.
04 de abril de 2021, 11:04
Un paracaidista casi graba su muerte por un incidente en el aire. (Foto: Captura de pantalla)

Un paracaidista casi graba su muerte por un incidente en el aire. (Foto: Captura de pantalla)

Alejandro Montagna, un argentino de 52 años casi grabó su muerte mientras caía al vacío, cuando su paracaídas se enredó en el aire.  

___

OTRAS NOTICIAS: Filtran datos personales de 533 millones de usuarios de Facebook

___

El paracaidista profesional casi no la cuenta, cuando tuvo un percance con su equipo a causa del viento. 

Durante su quinto salto de la jornada, a 4 mil metros de altura, cuando abrió el paracaídas, este se fue enredando al extenderse y girar de manera continua.

Las cuerdas se enroscaron mientras Montagna volaba y tenía pocos segundos para resolver el problema o la carpa no se extendería. 

La cámara que él llevaba en su casco captó el dramático momento en el que él trata de desenredar los lazos que lo conectaban a su salvación. 

En el video se lee cómo trató de arreglar el problema:

“Tengo 1.300 metros o unos 60 segundos para resolver... Intento la técnica de enroscar desde abajo para bajar el nudo. No funciona. Abro los cierres de piernas para liberarlas y poder patear. Pateo para inducir un giro y enrosco con las manos. Con mucho esfuerzo el paracaídas empiezo a girar. El nudo baja y puedo hacer girar el velamen con las bandas”. 

“No sé si fue por asimetría del vuelo o por un error de plegado de paracaídas, que es imposible”, dijo el experto en una entrevista a Infobae.

El ingeniero industrial quedó “colgado” a 3,300 metros de altura “con un paracaídas que no se puede aterrizar”.

"Era un día nublado. Salto del avión y lo que veo debajo es un un océano blanco. Todas nubes. Me guío por un GPS que tengo en el pecho. La flecha me decía para dónde tenía que ir. Y en el último de los cinco vuelos tuve este incidente”, agregó al medio. 

“En el procedimiento, empiezo a pelear para tratar de arreglar el paracaídas, finalmente lo logro. Me tomó un minuto y fue cansado. Si llego a una altura de 600 metros del piso sin resolverlo, tenía la posibilidad de abrir el paracaídas de emergencia. Pero es un momento en el que tenés que decidir muy rápido. El cuerpo me disparó una fuerte descarga de adrenalina, pero no tuve miedo porque tengo 3.700 saltos y el procedimiento de emergencia lo llevo grabado en el cerebro”, contó.

Comentar
cerrar