• Gente

Así luce Mario Cimarro, 15 años después de Pasión de Gavilanes

  • Por Soy502
Mario Cimarro tiene 46 años. 

Mario Cimarro tiene 46 años. 

A veces dicen que el tiempo mejora a las personas y efectivamente ese fue el caso del actor Mario Cimarro mejor conocido por su papel en Pasión de Gavilanes.

El actor interpretó al galán Juan Reyes Guerrero en la exitosa novela colombiana, da la impresión de que los años no llegan a afectarlo. Todo lo contrario. Quizás es su genética, quizás es su dieta o rutina de vida.

Mario participó hace 15 años en Pasión de Gavilanes. (Foto: Archivo)
Mario participó hace 15 años en Pasión de Gavilanes. (Foto: Archivo)

La novela fue gravada en 2003, para 2018 va a cumplir sus 15 años y el actor publica fotos en su cuenta de Instagram donde se puede observar que es muy poco lo que ha cambiado.

  • Además...

Definitivamente en 2003 se ganó el corazón de muchos televidentes, pero ahora lo hace de miles de fanáticas que lo siguen en sus redes. Actualmente el actor tiene 46 años.

Allí despacio te diré mis cuitas; Allí en tu boca escribiré mis versos!— Ven, que la soledad será tu escudo! Pero, si acaso lloras, en tus manos Esconderé mi rostro, y con mis lágrimas Borraré los extraños versos míos. Sufrir ¡tú a quien yo amo, y ser yo el casco Brutal, y tú, mi amada, el lirio roto? Oh, la sangre del alma, tú la has visto? Tiene manos y voz, y al que la vierte Eternamente entre la sombra acusa. ¡Hay crímenes ocultos, y hay cadáveres De almas, y hay villanos matadores! Al bosque ven: del roble más erguido Un pilòn labremos, y en el pilòn Cuantos engañen a mujer pongamos! Esta es la lidia humana: la tremenda Batalla de los cascos y los lirios! Pues los hombres soberbios ¿no son fieras? Bestias y fieras! Mira, aquí te traigo Mi bestia muerta, y mi furor domado.— Ven, a callar; a murmurar; al ruido De las hojas de Abril y los nidales. Deja, oh mi amada, las paredes mudas De esta casa ahoyada y ven conmigo No al mar que bate y ruge sino al bosque De rosas que hay al fondo de la selva. Allí es buena la vida, porque es libre— Y la virtud, por libre, será cierta, Por libre, mi respeto meritorio. Ni el amor, si no es libre, da ventura. El cariño, el placer de respetarlo Mayor mil veces es que el de su goce; Del buen obrar ¡qué orgullo al pecho queda Y còmo en dulces lágrimas rebosa.

A post shared by Mario Cimarro (@mariocimarro) on

  • Tomado de: saludcontodo.com

31 de diciembre de 2017, 14:12

Comentar
cerrar