16/01/2021

  • Fútbol internacional

La casa donde creció Diego Maradona está casi en ruinas

  • Con información de Clarín
26 de noviembre de 2020, 12:11
El hogar donde vivió Maradona en su infancia, donde dio sus primeros pasos, se encuentra en la ruina. (Foto: AFP)

El hogar donde vivió Maradona en su infancia, donde dio sus primeros pasos, se encuentra en la ruina. (Foto: AFP)

El hogar donde se crió y creció el fallecido astro del fútbol, Diego Armando Maradona, fue declarado recientemente como Patrimonio de la ciudad argentina de Villa Fiorito, pero contrario a ser un sitio donde los seguidores del “Pelusa” pudiesen llegar a rendirle homenaje, es un sitio que está casi en ruinas.

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

De acuerdo con Clarín de Argentina, el hogar que construyeron los padres de Diego ha caído en la desgracia, a manos de familiares lejanos que no han sabido conservar el legado histórico que debería representar el inmueble.

“La hermana del "Pelusa", Kitty, se casó con un muchacho al que le decíamos Chirola. La hermana de ese Chirola se unió con el "cartonero" que ahora vive en la casa donde creció Pelusa. Si te acercás o querés sacar una foto, te echa o te pide plata. La casa no era nada que ver a lo que es ahora. Doña Tota mantenía todo impecable, ahora esto es un asco”, detalla Norberto, de 59 años, un vecino que conoció al Maradona cuando no era una celebridad.

El actual dueño de la casa no aceptó conversar con Clarín. Apenas vio que llegaba un periodista y se puso a la defensiva.

Diego, frente a la casa de sus padres antes de convertirse en la leyenda del fútbol argentino.
Diego, frente a la casa de sus padres antes de convertirse en la leyenda del fútbol argentino.

“La casa está toda roñosa. Los pastos y los árboles crecidos. Ese hombre no habla ni te deja sacar fotos si no es por plata. No paga impuestos, tampoco la luz. Sus hijos siempre cometen fechorías en la noche y se van a esconder ahí”, se queja un vecino identificado como "Pirucha", quien ya habitaba el barrio en los tiempos que vivía allí el más famoso de los Maradona.

“El hombre tiene dos hijos que son un desastre. Tuviste suerte de que no estén ahora porque te iban a sacar plata", advierte Raúl, otro vecino veterano, quien asegura haber trabajado con Chitoro, el papá de Diego, en una fábrica de productos agropecuarios que funcionaba cerca del Riachuelo, a principios de la década de 1970. Los Maradona, para Raúl, son palabra santa.

“Diego jugaba descalzo en el terreno baldío de la esquina. Su papá siempre lo cuidaba. Para no dejar a su hijo solo, juntaba cinco pesos para poder acompañar a su hijo a los partidos”, rememora.

Cuenta Norberto que la última vez que vio a Maradona en el barrio fue en 2005, estuvo, en realidad, en 2008: "Todavía no estaba asfaltada la calle, pero la casa ya estaba viniéndose abajo".

“Acá casi no hay pinturas ni graffitis. No hay casi nada de Diego. En Fiorito no son maradonianos. De los que lo conocemos en serio y nos criamos con él quedamos muy pocos. Del equipo de fútbol que jugábamos en la calle, soy el único que queda. Todos los demás fallecieron”, se lamenta el vecino.

La casa está prácticamente en las ruinas tras el abandono por años del inmueble. (Foto: Clarín)
La casa está prácticamente en las ruinas tras el abandono por años del inmueble. (Foto: Clarín)

  • TE PUEDE INTERESAR

Comentar
cerrar