30/11/2022

Reelección de Daniel Ortega en Nicaragua enfrenta amenazas de sanciones

  • Por AFP
08 de noviembre de 2021, 18:26
Daniel Ortega ganó de nuevo las elecciones presidenciales en Nicaragua. (Foto: AFP)

Daniel Ortega ganó de nuevo las elecciones presidenciales en Nicaragua. (Foto: AFP)

Estados Unidos lanzó amenazas de sanciones a Daniel Ortega tras ganar de nueva cuenta las elecciones no democráticas. 

OTRAS NOTICIAS:  ¿Daniel Ortega citó a Mark Zuckerberg por lavado de dinero?

Tras ser reelecto a un nuevo mandato, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, enfrentó este lunes 8 de noviembre nuevas amenazas.

Se trata de sanciones de Estados Unidos y fuertes críticas de la Unión Europea, en donde se unieron países latinoamericanos.

Ortega, quien llegó al poder por las urnas en 2007, fue reelegido con un 75.92 por ciento de los votos tras el escrutinio del 97.74 por ciento de las mesas, según un reciente reporte del Consejo Supremo Electoral (CSE).

"Recibimos estos votos con humildad y con sentido enorme de responsabilidad", dijo la vicepresidenta Rosario Murillo, quien aseguró que estas elecciones, donde no se autorizó el ingreso de observadores de la OEA o la UE, fueron "soberanas".

Las reacciones no se hicieron esperar. Incluso apenas cerradas las urnas, el presidente estadounidense, Joe Biden, calificó los comicios de "farsa", y la UE aseguró que "carecen de legitimidad". El Gobierno español, en particular, tildó el proceso de "burla". 

Nuevo mandato 

Ortega, quien el jueves cumplirá 76 años, asumirá otros cinco años como presidente a partir del 10 de enero, a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), junto a su poderosa esposa Rosario Murillo, de 70, que será vicepresidenta por segunda vez.

El exguerrillero sandinista, quien también gobernó el país en los años 1980 luego de ayudar al FSLN a derrocar en 1979 al dictador Anastasio Somoza, enfrentó a cinco candidatos derechistas, desconocidos y tachados de colaboradores del gobierno, que en total obtuvieron el restante 25 por ciento de los votos.

Tras 14 años en el poder, Ortega es acusado por sus críticos y opositores de "nepotismo" y de instaurar una dictadura. Pero él asegura que su gobierno es del "pueblo".

Los comicios "completan la conversión de Nicaragua en un régimen autocrático", dijo la UE en un comunicado. "Fue una elección solo de nombre", estimó el Reino Unido.

Ortega, que acusa al "imperio" y a la UE de "injerencia" e "irrespeto a la soberanía" de su país, recibió la felicitación de sus aliados de Venezuela, Cuba, Bolivia y Rusia, que condenaron la postura de Washington y consideraron los comicios "en pleno respeto" de la Ley.

En Latinoamérica, Costa Rica, vecino de Nicaragua y que da refugio a decenas de miles de exiliados nicaragüenses, desconoció las elecciones, al igual que Chile.

Los comicios también designaron a 90 diputados, de los que el FSLN, obtuvo 75, nueve el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y seis para otros cuatro agrupaciones.

Oposición acorralada 

Los comicios se celebraron tres años y medio después de las protestas de 2018 que exigieron la renuncia de Ortega y cuya represión dejó al menos 328 muertos y más de 100,000 exiliados, sumiendo al país centroamericano de 6.5 millones de habitantes en una profunda crisis política.

Desde junio fueron ilegalizados tres partidos y detenidos 39 activistas sociales, políticos, empresarios y periodistas –entre ellos siete aspirantes presidenciales–, sumándose a unos 120 opositores que siguen presos desde 2018.

El gobierno "ha perdido una buena parte de su base social" y, por lo tanto, de "poder real", por lo que "recurre a una creciente represión" para evitar su "implosión", afirmó el sociólogo Óscar René Vargas.

"La integridad del proceso electoral fue aplastada" por el encarcelamiento, "hostigamiento" e "intimidación" de opositores, señaló el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, a nombre de los 27 países del bloque.

En virtud de leyes aprobadas a fines de 2020, los recientes detenidos están acusados de atentar contra la soberanía, de promover sanciones internacionales, de "traición a la patria" y "lavado de dinero". El domingo, Ortega acusó a los opositores de conspirar contra la "paz" del país, al tiempo que los tildó de "terroristas".

Los opositores habían llamado a la abstención. El CSE dijo que hubo un 65.23 por ciento la participación, aunque el observatorio independiente Urnas Abiertas, que denunció el "hostigamiento a trabajadores del Estado" para forzarlos a votar, aseguró que la abstención habría alcanzado un 81.5 por ciento. Estos datos no se han podido verificar.

Sanciones y aislamiento 

Tras los arrestos de los opositores, Estados Unidos y la UE impusieron sanciones al círculo íntimo de Ortega.

Biden se apresta a firmar un arsenal de medidas bajo la ley RENACER –aprobada por el Congreso la semana pasada–, para aumentar la presión sobre el gobierno.

La situación en Nicaragua se debatirá esta semana en la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que podría suspender al país del bloque regional, aunque expertos creen que el aislamiento empeorará la situación y disparará aún más la migración.

"La liberación de todos los presos políticos tiene que ser prioridad", escribió el lunes en Twitter el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

El nuevo mandato de Ortega y Murillo "vaticina la perpetuación" de la "estrategia represiva contra voces críticas" y "la continuidad de la migración forzada de quienes se ven criminalizados por alzar la voz", dijo Érika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Mira aquí el video

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar