• Gente

Datos curiosos de la vida de Don Ramón que no conocías

  • Por Soy502
28 de octubre de 2018, 11:10
Ramón Valdés le dio más que vida al personaje que creara Roberto Gómez Bolaños. (Foto archivo Soy502)

Ramón Valdés le dio más que vida al personaje que creara Roberto Gómez Bolaños. (Foto archivo Soy502)

Uno de los grandes personajes de la Vecindad del Chavo del Ocho fue sin lugar a dudas el inigualable Don Ramón, interpretado por Ramón Valdés. Su personaje se caracterizaba por ser muy sencillo y austero, con un carácter muy quisquilloso y sarcástico que le valieron los aplausos de miles de personas alrededor del mundo.

Pero su papel era más que solo eso, ya que su vida en realidad era como la representaba en la televisión, triste y solitaria, a pesar de haber estado casado en tres oportunidades, Ramón tuvo muchas etapas en su vida, he aquí algunas de ellas.

  • LEE TAMBIÉN

El vestuario

Cada vez que Ramón llegaba al estudio, el encargado del vestuario no tenía trabajo que hacer con él ya que llegaba vestido desde su casa, la playera desteñida, los jeans gastados y los zapatos viejos, era su ropa habitual. Todos en el estudio lo veían siempre vestido de la misma forma.

Pero había algo que no podía faltarle, y que el encargado debía tener listo junto a los zapatos de El Chavo, el delantal de Doña Florinda y el traje de marinero de Quico, era el clásico gorrito de Don Ramón. Al terminar cada jornada de grabación el actor se lo llevaba a su casa, también puesto. Este sombrero ya era parte de él.

Amigo de los niños

Cada mañana, camino al estudio, Valdés solía acercarse a los niños que encontraba en la calle. "Nací niño y sigo siendo chavito: tengo el carácter de niño y los chavitos me entienden bien", afirmaba en varias entrevistas que le realizaron. Es por eso que siempre se detenía a conversar con ellos. Les firmaba autógrafos, les hacía bromas. Y más de alguno solía llevarse de regalo el gran premio: el gorrito de Don Ramón.

Malhumorado y cascarrabias

Así era su personaje, pero en realidad era noble, humilde y de gran corazón. Ramón Valdés le dio más que vida al personaje que creara Roberto Gómez Bolaños. Él prácticamente traslado su vida a la pantalla chica, comenzando por el nombre, siguiendo por su ropa y concluyendo en ciertos rasgos de su personalidad como las frases que él mismo creó "Con permisito, dijo Monchito", "¡Si serás, si serás!".

(Foto archivo Soy502)
(Foto archivo Soy502)

No solo fue actor

Debido a sus tres matrimonios de los cuales tuvo 10 hijos debía trabajar en otros oficios (sí, al igual que Don Ramón) para mantener a su familia.

En distintas épocas fue comerciante, fabrico muebles de madera y se desempeñó como chofer, entre otras ocupaciones. Y cuando de todos modos no llegaba a fin de mes, era su hermana Rosalía Valdés o el exitoso Tin Tan quienes lo ayudaban, prestándole dinero.

Renunció debido a Florinda Meza

Al igual que en el programa, Ramón Valdéz tuvo muchos roces negativos con Florinda Meza ya que para 1979 ella era la encargada de la dirección artística y mantuvo en zozobra por mucho tiempo al equipo, algo que a Ramón no le pareció por lo que decidió renunciar entregándole una carta directamente a Gómez Bolaños explicando su molestia, además de decirle que el problema no era con él ya que desde el principio su relación se complementaba por una fuerte amistad.

Este fue el final de Don Ramón, un día solo se fue, sin más, haciendo a un lado la fama y el dinero. Con el gorrito puesto. Y la dignidad también.

  • POR SI NO LO LEÍSTE

Su triste final

Al salir de la Vecindad del Chavo del Ocho, su salud ya estaba muy deteriorada. Todo se debía al cigarrillo. Fue entonces cuando apareció el cáncer de estómago el cual se extendió y afectó su columna vertebral. El pronóstico fue cruel: le quedaban seis meses de vida. Ramón Valdés murió el 8 de agosto de 1988 a los 64 años.

Su entierro congregó a una multitud. Asistieron sus grandes amigos Carlos Villagrán y Édgar Vivar. Frente al cajón una mujer lloró sin consuelo durante dos horas; se llamaba Angelines Fernández, la conocían como la Bruja del 71.

Hoy, cuando ya transcurrieron más de tres décadas, de su partida, le damos un gran aplauso a este cascarrabias de gran corazón.

*Con información de Infobae

Comentar
cerrar