• Comunidad

Los hilos rotos que ponen en riesgo a pacientes del Hospital General

  • Por Tomado de Plaza Pública
Personal del Hospital General San Juan de Dios debe suturar heridas con hilo de mala calidad. (Foto: Archivo/Soy502)

Personal del Hospital General San Juan de Dios debe suturar heridas con hilo de mala calidad. (Foto: Archivo/Soy502)

Además de las carencias del día a día con las que deben lidiar médicos y enfermeros del Hospital General San Juan de Dios, también deben hacerlo con insumos hospitalarios de mala calidad.

Especialistas del centro hospitalario llevan varios años señalando que los hilos de sutura se rompen con facilidad durante las operaciones y en el postoperatorio lo que dificulta su labor al momento de realizar esta delicada tarea.

  • MIRA TAMBIÉN:

Así lo da a conocer una investigación realizada por Carmen Quintela Babio, periodista de Plaza Pública, en el reportaje "Los hilos rotos del San Juan de Dios", del que reproducimos un resumen a continuación:

En octubre de 2017, una joven de 25 años ingresó al quirófano de emergencias del Hospital General San Juan de Dios por una peritonitis que se complicó hasta llegar a afectar el intestino, por lo que fue necesario realizarle una operación para retirar el pus de los órganos. En total, fueron cinco operaciones las que terminaron practicándole, una tras otra.

Los médicos decidieron hacerle una triple sutura con puntos de contención debido a que los tejidos estaban dañados. Cuando se cose una herida, lo usual es realizar una hilera de puntos que se cierra con un nudo al final, pero Napoleón Méndez, jefe de servicio de emergencias y encargado de la operación, decidió cambiar la técnica. Fue punto por punto.

Era una paciente de alto riesgo y yo no me iba a arriesgar. Hacía un punto y lo cerraba con un nudo. Punto, nudo, punto, nudo...
Napoleón Méndez
, jefe de servicio de emergencias y encargado de la operación.

Sin embargo, la técnica del galeno no funcionó. En un video que guarda en su teléfono, Méndez muestra las dificultades que tuvo para terminar la cirugía porque después de cada intento de nudo este se rompía, pese a que según el doctor, se trata de “Un hilo que debería servir para tirar de un camión”.

El médico utilizó dos suturas para reforzar y asegurarse de que la herida no diera de sí, pero ninguna de las dos resistió la tensión.

El hilo de la marca Vital era la única disponible en ese momento y fue la que el equipo médico utilizó en un principio. Esta es una de las dos marcas, junto con Tagum, que los profesionales de dicho hospital han señalado en los últimos años de ser defectuosas. “Por ello, se extremaron las precauciones y se cambió la técnica”, explica Méndez.

Después de varios intentos, y ante la imposibilidad de cerrar la herida, terminaron utilizando una muestra de otra marca que guardaban para emergencias de este tipo. 

En este caso se pudo hacer eso, pero muchas otras veces no tenemos otros hilos para solucionar el problema
Napoleón Méndez
, jefe de servicio de emergencias y encargado de la operación.

Cinco años de hilos rotos

Para realizar el reportaje, Plaza Pública habló con cinco especialistas cuya mayoría pidió el anonimato por temor a quedarse sin contrato o por no tener enfrentamientos con los superiores y por miedo a represalias mayores.

Cuando uno está operando, pide un nylon, un politetrafluoretileno, pero no la marca dice uno de los entrevistados. "No solemos saber qué marca utilizamos. De pronto, una sutura empieza a fallar. Ahí se empieza a investigar y se pide el sobre”. Fue entonces cuando los nombres Vital y Tagum comenzaron a escucharse en los quirófanos.

Al principio, cuando fallaban, pensábamos que era algo técnico. Pero empezó a aumentar la frecuencia (...) Si antes se rompía un hilo al mes, pasó a ser un hilo por semana, y luego te encontrabas con tres o cuatro pacientes por semana
Médico entrevistado.

Otro de los doctores asegura que se encuentra con uno o dos casos en un mes, que otros meses no hay ningún problema y que otros se incrementa la cantidad.

Napoleón Méndez, el único médico que ha querido dar su nombre, asegura que al inicio achacó el problema a su equipo. “Pensé que mi gente hacía mal los puntos, así que entré a anudar yo los hilos. Igual se rompían. Entonces, pensé que estaban vencidos, pero no, no lo estaban”.

Este es uno de los hilos señalados por su mala calidad. (Foto: Simone Dalmasso/Plaza Pública)
Este es uno de los hilos señalados por su mala calidad. (Foto: Simone Dalmasso/Plaza Pública)

El factor común es siempre el hilo, señala un residente de último año que ya no está en el hospital. “Si cambiábamos la técnica o a la persona que suturaba, el problema seguía. Pero si usábamos otra marca con la misma técnica, el hilo no se rompía” dice.

La situación es más común cuando se cose una herida en el abdomen, por la tensión del área, aunque esto también se ha dado en suturas oftalmológicas, donde los hilos no están tan tensos, por lo que los doctores han documentado varios casos, incluso durante el postoperatorio. 

Cuando ya está operado un paciente se pasa al área de recuperación. Al día siguiente, tal vez se moviliza o solo tose, y cuando uno entra, los hilos rotos y el paciente eviscerado con los órganos saliéndose
Médico entrevistado.

Esto, coinciden los profesionales, pone en peligro la vida de los pacientes y acarrea un problema económico, ya que hay que volver a intervenir a la persona, con los gastos que eso supone.

Reportes y el olvido

La situación obligó a que los especialistas tomaran medidas "Empezamos a reportar fallos terapéuticos y a presionar a las autoridades para que se preocuparan de ver si era la casa comercial o un lote en concreto” dice.

Cuando un profesional encuentra problemas de calidad en medicamentos o insumos médicos, debe documentarlo en la hoja de falla terapéutica, una boleta en la que debe incluir la descripción general y características técnicas del producto (marca, modelo, lote, fecha de vencimiento…); fabricante y distribuidor; descripción de fallas y fecha en la que sucedieron y los datos del médico notificador.

Boleta de reporte de fallas terapéuticas. (Foto: Simone Dalmasso/Plaza Pública)
Boleta de reporte de fallas terapéuticas. (Foto: Simone Dalmasso/Plaza Pública)

En los últimos años, dependencias del hospital han enviado varias boletas relacionadas con fallas en la calidad de los hilos Vital y Tagum. La falta de atención y los constantes cambios en la directiva del hospital hicieron que las fallas no tuvieran respuesta durante varios años.

Jorge Fernando Solares Ovalle lleva apenas un mes como subdirector técnico del San Juan de Dios. Antes de asumir el cargo, trabajó como jefe del departamento de cirugía por diez años, se excusa de desconocer el estado de los reportes de falla terapéutica, por el poco tiempo que ha estado en el cargo.

Nunca he tenido problema con este tipo de material, pero en vista de que eso sucedió, obviamente había que darle seguimiento. Se hicieron las denuncias correspondientes a vigilancia de material del MSPAS
Jorge Fernando Solares Ovalle
, subdirector técnico del San Juan de Dios.

La denuncia

Con los reportes de falla terapéutica y después de comprobar que con los años los hilos no se retiraban del quirófano, los médicos acudieron a la Procuraduría de los Derechos Humanos, en donde Zulma Calderón, encargada de supervisión de hospitales, le dio seguimiento al caso.

“La denuncia la recibimos hasta el año pasado, pero en su documentación tenían informes de hace dos años atrás, en los que venían con esa problemática. Lo corroboramos con los expedientes y nos fuimos al Ministerio Público (MP) a entregar el informe", dice Calderón. La denuncia presentada el 11 de agosto de 2017, está todavía en fase de investigación en la Fiscalía de Delitos Administrativos.

Más compras

Pese a los reportes de falla terapéutica, de la denuncia en la PDH y de la posterior denuncia en el MP, el hospital no ha dejado de comprar los hilos. En los últimos siete años se adjudicaron 87 concursos a Kamil,S.A. y Corporación Ansaro,S.A, distribuidores de Vital y Tagum respectivamente.

Según Guatecompras, otros hospitales públicos como el Roosevelt, el Regional de Occidente en Quetzaltenango o el de Cobán han adquirido hilos de las marcas Vital y Tagum, pero el viceministro de hospitales, Mario Figueroa, asegura que no cuentan con reportes de fallas terapéuticas de ruptura de suturas en ningún otro lugar, solo en el San Juan de Dios.

La “sorpresa”

Al ser consultados al respecto, las dos empresas que venden los hilos denunciados se muestran sorprendidos y aseguran que se enteraron de la denuncia de los médicos y de PDH por publicaciones de los medios de comunicación.

Ambas empresas importan el hilo desde Perú, pero niegan tener cualquier tipo de relación entre sí, se desligan la una de la otra y remarcan que son competencia dentro del mercado.

  • POR SI NO LO LEÍSTE:

Sara Corín Archila Grajeda es su fundadora y representante legal de Corporación Ansaro, S.A., la empresa que distribuye los hilos de la marca Tagum en Guatemala. también trabaja en la farmaceutica Lanquetin desde hace 22 años, aunque asegura que este año se separará de esta última para dedicarse íntegramente a la primera.

Una de las bodegas en las que se almacenan los medicamentos e insumos hospitalarios. (Foto: Simone Dalmasso/Plaza Pública)
Una de las bodegas en las que se almacenan los medicamentos e insumos hospitalarios. (Foto: Simone Dalmasso/Plaza Pública)

Archila señala del problema de los hilos al mal almacenaje y a la técnica utilizada por los doctores. “Los hilos tienen que estar en un entorno de 30ºC. En el almacén los tienen a 38ºC. El almacenaje tiene mucho que ver" dice.  Según el personal de la bodega del San Juan de Dios, el área en la que se guardan los hilos no supera los 15ºC.

Si al hilo le da el aire o la humedad se deshace. Además, es un hilo que la gente no sabe manejar. No es fácil de usar
, representante legal de Corporación Ansaro, S.A.

En Guatemala, Kamil S.A., es la encargada de distribuir los productos de Vital, la marca de los otros hilos que presentan problemas. Es una empresa familiar que lleva más de 13 años surtiendo al Estado de Guatemala de insumos médicos. Guatecompras recoge que sus representantes son Mónika Gamboa Bolliger, Andrés Eduardo Gamboa Burgos y David Gamboa.

Uno de los encargados de la empresa, que prefiere no dar su nombre “para no personificar las declaraciones institucionales”, asegura que el aval de organismos como la Federal Drugs Administration (FDA) o la Comisión Europea (CE) son garantía de que su material es de calidad.

A raíz de esta sorpresa, hemos tenido acercamientos con otros hospitales, con médicos que usan nuestra sutura y no hemos tenido ningún reporte
Uno de los representantes de la empresa Kamil S.A.

*Lee el reportaje completo de Plaza Pública  aquí.

  • ADEMÁS:

Detienen a la esposa del narcotraficante más poderoso de México

12 de marzo de 2018, 14:03

Comentar
cerrar