14/08/2022

Honduras elige nuevo presidente en medio de temores de violencia

  • Por AFP
28 de noviembre de 2021, 20:08
Los hondureños votaron el domingo en medio de temores de violencia y llamados a la calma por los dos principales candidatos. (Foto: elcomercio.pe)

Los hondureños votaron el domingo en medio de temores de violencia y llamados a la calma por los dos principales candidatos. (Foto: elcomercio.pe)

Los hondureños votaron el domingo 28 de noviembre en medio de temores de violencia y llamados a la calma por los dos principales candidatos.

EN CONTEXTO: Inician elecciones presidenciales en Honduras con candidatos antagónicos

Esto en unos comicios de final incierto para suceder al derechista Juan Orlando Hernández, quien culmina su mandato señalado por narcotráfico en Estados Unidos. 

Los temores de fraude, algo que la oposición ya denunció en los anteriores comicios de 2017, y la muerte de al menos 31 personas vinculadas a las elecciones durante esta campaña avivan las tensiones.

Más de cinco millones de ciudadanos estuvieron llamados a votar. El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Kelvin Aguirre, aseguró que la concurrencia fue "masiva" y sin inconvenientes. Al inicio de la jornada llamó a unas elecciones "en paz, tranquilidad, sin temor y sin violencia".

Tras el cierre de las urnas, los resultados empezarán a conocerse desde las 20:00 horas locales (02H00 GMT). Además, no hay balotaje.

La candidata izquierdista Xiomara Castro, del opositor partido Libre, es favorita al igual que Nasry Asfura del gobernante Partido Nacional (PN, derecha), actual alcalde de Tegucigalpa que se ha beneficiado de oportunas entregas de bonos del gobierno a familias vulnerables.

Al cierre de las mesas, ambos partidos se dieron por ganadores, a través de portavoces y redes sociales. Incluso se adjudicaron el triunfo desde horas antes, basándose en conteos propios.

"Que paren y que esperen el final de los resultados", pidió la jefa la Misión de Observación Electoral de la UE, Zeljana Zovko, quien dijo sentirse "preocupada" por esas anticipaciones.

"Ni una gota de sangre" 

"Deseamos que sea una fiesta cívica, en paz, en tranquilidad", dijo Castro, de 62 años, tras votar. "Van a intentar provocar al pueblo, entendemos que hay desesperación, especialmente de aquellos que han estado gobernando estos 12 años", aseguró.

"Debemos, como caballeros, y como hombres, aceptar las cosas, pero hasta que se cuente el último voto", sostuvo por su parte el oficialista Asfura, de 63 años, conocido como "Papi a la orden". "La paz y la tranquilidad no tiene precio y óiganme bien: ni una gota de sangre tiene precio", declaró. 

Tras emitir su voto, el presidente Hernández mostró su apoyo a Asfura, y recomendó a quien lo suceda que mantenga "la macroeconomía sólida" y no descuide la seguridad.

Antecedentes de revueltas

"Si el PN gana las elecciones, aunque sea legítimamente, habrá un nivel de violencia preocupante", dijo el analista Raúl Pineda, abogado y exlegislador de esa formación.

"Independiente de quién gane, todos somos hondureños y tenemos que respetarnos unos a otros. Lastimosamente no entendemos eso" dijo Leonel Peña, un carpintero de 57 años, tras votar en el barrio de Nueva Suyapa, periferia de la capital.

En 2017, Hernández fue reelecto pese a denuncias de fraude de la oposición. Protestas reprimidas por el gobierno dejaron una treintena de fallecidos.

"Se ha desarrollado una especie de paranoia, la gente se está preparando para la guerra", indicó Pineda. Hubo ciudadanos que en los últimos días se abastecieron de comida y agua ante el temor de no poder salir luego a comprar.

Todo esto en un país ya golpeado por la violencia de las pandillas, el narcotráfico y dos feroces huracanes en 2020, donde el 59% de sus 10 millones de habitantes vive en la pobreza. El  desempleo pasó de 5,7% en 2019 a 10,9% en 2020, en gran parte debido a la pandemia del coronavirus.

Bajo el ojo de Washington 

Washington está atento a lo que suceda en Honduras, estimó Pineda. No quiere que una nueva crisis aliente aún más las olas migratorias que van de Centroamérica a Estados Unidos.

Castro promueve un "socialismo democrático" con una agenda que incluye la legalización del aborto en causales como violación, y está abierta a discutir el matrimonio igualitario. De vencer, sería la primera mujer en gobernar Honduras.

Ha sido tildada de comunista por sus rivales, y ese discurso ha calado.

"Muchas características de Venezuela las quieren traer aquí a Honduras y no las aceptamos", dice Rosa Díaz, una ama de casa de 26 años que vota por "Papi" porque cree que "es diferente".

"¿Cuál comunismo, si aquí en Honduras el que no trabaja no come? Yo nunca he vivido por un partido", dice por su parte Guadalupe Rodríguez, una vendedora ambulante de comida, de 54 años.

Los hondureños también elegirán a 128 diputados, 298 alcaldes y 20 representantes del Parlamento Centroamericano.

"Narcogobiernos"

El PN gobierna desde que el exmandatario Manuel Zelaya, esposo de Castro, fue derrocado en 2009 en un golpe de Estado apoyado por la derecha, debido a su cercanía con el chavismo.

Pero escándalos de corrupción y narcotráfico han salpicado a Hernández. Tony, su hermano, cumple cadena perpetua en Estados Unidos por tráfico de drogas. Los narcos que el Presidente ayudó a extraditar a ese país –y los fiscales que enjuiciaron a su hermano– lo acusaron de estar involucrado en el narcotráfico. 

Asfura, en tanto, fue acusado en 2020 de malversar fondos públicos y nombrado en los "Papeles de Pandora".

El tercer candidato en preferencias de los 13 en carrera, Yani Rosenthal (Partido Liberal), pasó tres años en una cárcel de Estados Unidos por lavar dinero del narcotráfico.

"Honduras es conocido internacionalmente como un narcoestado, pero no hay narcoestados, solo narcogobiernos", consideró Pineda. 

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar