28/09/2022

La Silla de Atanasio Tzul y su importancia para los 48 Cantones de Totonicapán

  • Por Jessica Gramajo
14 de julio de 2021, 15:34
La Silla de Atanasio Tzul fue entregada a los 48 Cantones de Totonicapán el recién pasado 12 de julio. (Foto: Presidencia)

La Silla de Atanasio Tzul fue entregada a los 48 Cantones de Totonicapán el recién pasado 12 de julio. (Foto: Presidencia)

El presidente Alejandro Giammattei entregó la Silla de Atanasio Tzul a los 48 Cantones. Estuvo exhibida durante muchos años en el Museo Nacional de Historia.

EN CONTEXTO: Martín Toc, el presidente de 48 Cantones de Totonicapán

Este lunes 12 de julio fue entregada la Silla de Atanasio Tzul a las autoridades de los 48 Cantones de Totonicapán. Su regreso a la región generó polémica, para unos es una batalla ganada y para otros una lucha perdida para el patrimonio cultural de la Nación. Pero, ¿qué es y qué representa?

Atanasio Tzul no figura en muchos libros de historia, pero se le considera un líder totonicapense del pueblo Maya Kiché que, en 1820, derrotó el poder español de esa región.

Datos históricos refieren que nació en Cantón Paquí, en Totonicapán. Provenía de una familia de jaboneros, la tradición oral asegura que sus ancestros fueron dueños de las montañas de Paquí, que luego se convirtieron en tierras comunales.

Inició su vida política en 1813. Estaba casado con Felipa Soc. En el libro de Historia General de Guatemala, tomo III, se habla de Tzul como un hombre mayor de 60 años, dedicado a la labranza. Se le consideraba importante dentro de la comunidad, porque había ejercido justicia y gozaba de prestigio.

silla atanasio tzul, atanasio tzul, 48 cantones
En acto público la Silla de Atanasio Tzul fue entregada a las autoridades ancestrales de Totonicapán. (Foto: Presidencia)

Atanasio Tzul no sólo fue un líder indígena de Totonicapán, reseñas históricas se refieren a él como un Rey. Incluso, historiadores hablan que era vestido con un traje ceremonial y se le colocó la corona de una santo de la iglesia de la localidad.

La Silla del Rey

Durante muchos años, la Silla de Atanasio Tzul estuvo en exhibición en la Galería de Próceres de la Independencia del Museo Nacional de Historia, hasta este lunes 12 de julio cuando fue entregada a 48 Cantones de Totonicapán.

Está elaborada con madera tallada y ensamblada, con respaldo de un león coronado, unas alas de águila que caen sobre el respaldo y la patas forman garras de un león.

La silla, utilizada por Atansio Tzul durante su reinado en Totonicapán, ha sido comparada con un águila bicéfala de Buenabaj del siglo XVIII.

silla atanasio tzul, atanasio tzul, 48 cantones
(Imagen: Cortesía)

La rebelión de Atanasio

La salida del rey Fernando VI liberó a las comunidades indígenas de pagar tributos a la corona, pero a su retorno en 1814 pretendió imponer sus potestades, incluyendo el pago de impuestos, pero estos habían sido abolidos.

La resistencia fue liderada por pueblos indígenas de San Miguel Totonicapán, Santa María Chiquimula, Momostenango, San Francisco el Alto y San Andrés Xecul.

Según el libro Historia General de Guatemala, el 17 de marzo de 1820, los principales de Santa María Chiquimula, acompañados de unos 200 indígenas se presentaron con las autoridades para exigir explicaciones y el teniente les informó sobre una comunicación que ordenaba reinstalar el tributo y que "el oficio hacía referencia a la manutención del cura", lo que provocó una "trifulca".

Lucas Aguilar y Atanasio Tzul encabezaban la lucha y enviaron una comisión a Guatemala. La respuesta fue: "Deben pagar tributos". Así que inició una revuelta y la noche del 11 de julio el Alcalde Mayor tuvo que abandonar el lugar, por temor a que lo decapitaran como había sido anunciado, pues se le consideraba un ladrón que les exigía tributos, pese a que el Rey había absuelto esa responsabilidad.

silla atanasio tzul, atanasio tzul, 48 cantones

Finalmente, el 12 de julio Atanasio Tzul fue coronado rey y Aguilar Presidente. "En la celebración hubo también una corrida de todos (a la que Tzul asistió vestido a la española), procesiones y fuegos artificiales. Uno de los primeros actos del gobierno de Tzul y Aguilar fue destituir a los justicias que se habían opuesto al levantamiento y entregar las varas a los principales", señala el libro Historia General de Guatemala.

Al enterarse, los pueblos vecinos hicieron pagaron sus tributos a Aguilar ampliar la revuelta, pues esperaban ataques por parte de la corona. Su reino duró 21 días.

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar