28/10/2020

  • Historias502

La joven que se capacitó y logró salir de la pobreza extrema

  • Por Jessica Gramajo
23 de septiembre de 2020, 14:09
María Rebeca Pérez recibió capacitación y logró vencer la extrema pobreza. (Foto: FAO)

María Rebeca Pérez recibió capacitación y logró vencer la extrema pobreza. (Foto: FAO)

Trabajaba como agricultora en una parcela, pero sus deseos de superación la impulsaron a buscar más oportunidades. María Rebeca López, una joven de Nebaj, Quiché, logró vencer la extrema pobreza y se convirtió en una pequeña empresaria.

Su historia fue contada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), quienes apoyaron a la joven en su capacitación, la cual le permitió establecer su propia granja.

⭐️ Síguenos en Google News dando clic a la estrella

  • TE PUEDE INTERESAR:

María empezó a trabajar como agricultura en una pequeña granja, donde no ganaba mucho. Al cumplir los 19 años, compró una máquina de coser y aprendió a bordar huipiles, pero tampoco era suficiente para mantener a sus padres y a sus dos hijos.

Sus ingresos poco le alcanzaban para tres alimentos al día, pensó en mudarse para buscar trabajo, pero tuvo temor a la discriminación y al racismo. Justo en ese momento se enteró del Programa de Desarrollo Rural Ixil, de la FAO, donde inició su capacitación y construyó su primer invernadero, donde cultivó tomates y otros vegetales.

María muestra los tomates de su pequeño invernadero. (Foto: FAO)
María muestra los tomates de su pequeño invernadero. (Foto: FAO)

Aunque mejoró la alimentación de su familia, María no estaba satisfecha y quería aprender más, por lo que inició su capacitación en avicultura. Empezó con un gallo y una gallina que ponía tres huevos por semana. Su entrega y confianza en sí misma la ayudó a crecer. Ahora tiene más de mil gallinas en su jardín y un negocio próspero que, solo con la venta de huevos, le garantiza un ingreso de uno 9,630 quetzales mensuales.

María alimenta a las gallinas que le han permitido incrementar sus ingresos familiares. (Foto: FAO)
María alimenta a las gallinas que le han permitido incrementar sus ingresos familiares. (Foto: FAO)

La joven siguió capacitándose y logró inscribirse como única proveedora del programa de alimentación escolar. Antes de la pandemia vendía a las escuelas locales 600 huevos a la semana. Ahora, los vende de manera directa en su comunidad y en mercados locales.

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar