• Internacional

De jugar la final de Champions y dos mundiales pasó a ser un indigente

  • Por Soy502
09 de enero de 2018, 18:01
Emmanuel Eboué después de ser una estrella del fútbol en Inglaterra ahora es un indigente. (Foto: Celebrities Buzz)

Emmanuel Eboué después de ser una estrella del fútbol en Inglaterra ahora es un indigente. (Foto: Celebrities Buzz)

La carrera de Emmanuel Eboué pasó de la gloria al infierno en cuestión de años. Llegó a jugar la final de la Champions en 2006, pero ahora tiene que vivir en casa de un amigo, escondiéndose de la policía por fallido divorcio y asediado por una enfermedad mental.

Eboué tiene ahora 34 años, pasó siete años en la Premier League, ganó una FA Cup y se quedó a las puertas de levantar la Champions League, pero el Barcelona de Rijkaard le privó de privilegio. Además jugó en dos copas del mundo con Costa de Marfil, en ambas su Selección no pasó la primera ronda. 

  • LEE TAMBIÉN: 

En 2011 fue trasladado al Galatasaray de Turquía durante 4 años y su carrera comenzó un declive que fue más allá de lo futbolístico. Estuvo un año sin equipo, hasta que en 2016 el Sunderland le dio una oportunidad. Duró un mes.

Reapareció en 2017 en el fútbol chipriota, al menos nominalmente. No jugó un minuto, porque su vida es un infierno.

Una enfermedad psiquiátrica arruinó su vida. Pasado de vivir en una mansión en Londres a dormir en un colchón en el apartamento de un amigo. Su divorcio le costó su patrimonio, y no puede pagarse una vivienda. Incluso estuvo a punto de suicidarse.

"No tengo dinero para pagar un abogado", reconoció. Su divorcio fue de todo menos amistoso, y su ex mujer los dejó literalmente en la calle.

"Estoy dentro de la casa, pero vivo con miedo. Porque no sé cuándo podría venir la Policía a por mí. A veces apago las luces porque no quiero que la gente sepa que estoy dentro, y atranco la puerta", confesó.

Sin embargo prometió luchar por lo que considera una injusticia. "Venderé mi ropa si hace falta. Lucharé hasta el final porque no es justo", aseguró al diario Mirror.

El propio exfutbolista aseguró que la falta de educación fue la culpable de esta situación. "He sido inocente. Firmaba lo que me decían que firmara. En Turquía gané ocho millones de euros, siete fueron para mi mujer", explicó.

"Todos los días lavo mis jeans, la ropa, todo. Mis manos están duras. Como si hubiera estado trabajando en una granja", reveló.

Eboué volvió a Londres, pero trata de pasar desapercibido entre la multitud. Y de hecho, cuesta reconocerlo. Aquella estrella del Arsenal ahora es un ciudadano anónimo que lucha por salir adelante.

Detienen a la esposa del narcotraficante más poderoso de México

*Con información de Mirror

Comentar
cerrar