• + Deportes

Leilany Reyes es la reina del cuadrilátero guatemalteco

  • Por Luis Barrios

Son las 5:30 de la mañana, el sol aún no sale y la oscuridad de la noche poco a poco se aleja. Cuando miles de guatemaltecos se despiertan, Leilany Reyes Moreno inicia su faena en busca de acercarse a su gran sueño: ser la primera boxeadora guatemalteca en clasificarse a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Desde Jocotenango, en Sacatepéquez, la deportista de 24 años encamina sus pasos rumbo a la Antigua Guatemala, donde le espera una rutina de extenuante trabajo junto a sus compañeras pugilistas.

  • OTRO DEPORTISTA GUATEMALTECO:

No importa si hay frío, lluvia o si es asueto, la campeona centroamericana y primera medallista guatemalteca en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla 2018, acompañada por su maletín lleno de implementos, sueños e ilusiones, llega al gimnasio que durante los entrenamiento se convierte en su templo.

  • MIRA AQUÍ EL VIDEO

 

 

El ring la espera, un breve calentamiento y se viene lo mejor, colocarse los vendajes y luego enfundarse los guantes para comenzar a golpear. La esencia de boxeo es el sacrificio y gozar con el dolor y el sufrimiento.

“Cuando subo al ring me olvido de muchas cosas, me siento libre”, comenta la joven.

  • POR SI NO LO VISTE:

Inició como un pasatiempo

Todo comenzó hace seis años, cuando el boxeo no era prioridad en la vida de Leilany, sino una forma de hacer ejercicio y aprender defensa personal.

Sin embargo, la disciplina, constancia y el talento innato de Reyes se vieron coronados cuando le tocó subir al cuadrilátero para pelear en un torneo navideño. Ahí, además de debutar, derrotó a la campeona de los 48 kilogramos y sin saberlo se convertiría con el tiempo en la principal carta de su deporte a nivel nacional.

  • CONOCE A OTRA CAMPEONA:

"El entrenador Carlos (Morán) me vio entrenar y pelear y me dijo que tenía talento, que entrenara y que podía salir adelante en el boxeo. Al principio no teníamos contra quién pelear y entre nosotras nos tocaba 'topar', porque no había muchas boxeadoras en el país", refiere.

En casa y con los amigos cercanos no veían con buenos ojos que "la niña" practicara boxeo. En ocasiones, incluso, en la escuela creían que era víctima de maltrato, ya que luego de sus peleas terminaba con golpes y moretones.

"Me preguntaban si me trataban mal o que si en mi casa me pegaban. Costó mucho que comprendieran, pero el tiempo, la pasión, las ganas y sobre todo los resultados terminaron por convencerlos de que este era mi sueño", explica.

  • MIRA TAMBIÉN:

No todo ha sido fácil, pero Reyes Moreno reconoce que volvería a empezar si fuera necesario. El boxeo le ha permitido cumplir sus metas, ser ejemplo, pero sobre todo le abrió las puertas a su otra pasión: estudiar.

“Estoy en la universidad, estudio Psicología y mi sueño es ser una profesional. Los resultados me permiten ahora humildemente vivir del deporte. Sé que aún puedo conseguir mucho más”, sentencia.

Luego de dos horas de trabajo intenso, termina el primero de dos turnos. Leilany vuelve a casa para descansar, ayudar en las labores del hogar y prepararse para cumplir con las tareas de la universidad.

  • ADEMÁS:

Barranquilla marcó su vida

Pese a que ya había representado a su país a nivel internacional, Reyes Moreno aseguró que lo que vivió en Barranquilla 2018 será inolvidable en su carrera, ya que pudo sentir de cerca qué es enfrentarse a las mejores pugilistas del continente y del mundo.

“Subir al podio y ganar medalla en Centroamericanos y del Caribe es algo muy especial. Vino a mi mente cuando muchos dijeron que estaba loca, que ese deporte no es para mujeres, se burlaron y hasta me pusieron fecha para colgar los guantes. Hoy puedo decir que es solo el principio, no solo para mí, sino para muchas campeonas que se atrevieron a soñar”, expresa la guatemalteca.

  • LEE AQUÍ:

Un entrenador visionario

A la par de Leilany y sus compañeras está un visionario y apasionado mentor, se trata de Carlos Morán, un gran impulsor del pugilismo y promotor del boxeo femenino.

“Todo empezó con un proyecto desde hace siete años, ha costado y si volteamos al pasado no ha sido fácil. Nunca pensamos en estar hasta acá. El sueño es clasificar a los Juegos Olímpicos y sé que lo vamos a lograr. Puedo decirle con humildad y orgullo que Sacatepéquez es cuna de campeonas y de mujeres valientes, trabajadoras y que aman a su país”, explica.

El proyecto de Morán tiene a siete aguerridas boxeadoras en diversas categorías, la mayoría alterna el pugilismo con estudio y trabajo, unas incluso son madres.

“Acá están porque desean llegar lejos, el boxeo las conquistó y verlas entrenar con tanta pasión me contagia”, dice.

Se preparan para la Copa

Por ahora, el sueño más cercano es disputar la VI Copa Internacional Femenina Élite Juvenil Carlos Velázquez, evento que se llevará a cabo en Pastores, Sacatepéquez. Se espera contar con la presencia de boxeadoras de Argentina, Costa Rica, México y de varios departamentos del país.

  • TE PUEDE INTERESAR:

22 de septiembre de 2018, 14:09

Comentar
cerrar