Propuestas de Candidatos Presidenciables
  • Seguridad

Lima afirma que se encargó de eliminar a los pandilleros de Pavoncito

  • Por Ximena Villagrán
26 de septiembre de 2014, 07:09
Byron Lima dejó entrever que él había ordenado decapitaciones de pandilleros y traficantes para que pudiera estar en paz en Pavoncito. (Foto: Archivo/Soy502)

Byron Lima dejó entrever que él había ordenado decapitaciones de pandilleros y traficantes para que pudiera estar en paz en Pavoncito. (Foto: Archivo/Soy502)

Byron Lima está acusado de dirigir una red de corrupción en el Sistema Penitenciario mediante la cual cobraba grandes sumas de dinero por coordinar traslados de reos entre las cárceles del país.

Muchos de los presidiarios que aceptaban pagar por cambiar de prisión, elegían moverse a Pavoncito, la cárcel que Lima controlaba y desde la cual se le sindica de haber construido una red criminal.

Una de las ventajas de Pavoncito era que en ese presidio no había pandilleros.

"En la cárcel donde yo estaba nunca hubo mareros", afirmó. "Murieron decapitados, sí, para poder estar en paz".

En una entrevista otorgada a Soy502, Lima explicó que esta circunstancia no es casual ni obedeció a una estrategia del Sistema Penitenciario, sino que él se encargó de eliminar a los pandilleros del presidio.

"Para poner orden, tuvieron que haber muertos como en cualquier país", argumentó Lima.

Al preguntarle si con esto quería decir "limpié la cárcel para que hubiera orden", Lima respondió: "Usted lo dijo. Eso. Teníamos que sacar al vicioso, al piedrero (...). Sacamos al traficante y al consumidor".

Lima fue trasladado a Pavoncito en el 2006. Dos años después, el 22 de noviembre de 2008, hubo una revuelta en el presidio que dejó 7 muertos, decapitados y calcinados. Los presidiarios colocaron en estacas las cabezas de los fallecidos y ante las cámaras de los medios gritaban "¡muerto el perro se termina la rabia! ¡cholo visto, cholo muerto!".

Presos amotinados en Pavoncito el 22 de noviembre de 2008. En esta ocasión, 7 reos fueron decapitados y calcinados. (Foto: archivo Nuestro Diario).
Presos amotinados en Pavoncito el 22 de noviembre de 2008. En esta ocasión, 7 reos fueron decapitados y calcinados. (Foto: archivo Nuestro Diario).

Entre los siete presidiarios que murieron, cuatro habían llegado acusados de la muerte de 4 policías en el presidio El Boquerón, luego del asesinato de tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano, en el año 2007.

Según un reportaje de la BBC, en 2009 la Procuraduría de los Derechos Humanos abrió un expediente en contra de Lima, a quien se acusó de ejercer la tortura a presos y guardias penitenciarios, con la ayuda de 50 hombres que actuaban bajo sus órdenes.

En entrevista con Soy502, el ministro Mauricio López Bonilla denunció que Lima construyó su poder a base de abusos y excesos. En febrero de 2013, Lima fue sorprendido en las calles de la ciudad de Guatemala. Después de ese incidente, publicitado en los medios, Lima le habría quebrado las costillas a patadas a otro presidiario, a quien acusó de soplón, denunció López Bonilla.

Lima está preso desde enero de 2000 y cumple sentencia por la ejecución extrajudicial de monseñor Juan Gerardi.

Comentar
cerrar