• Nacional

El millonario aporte de la USAC a su representativo de fútbol

  • Por Rudy Martínez
13 de septiembre de 2018, 15:09
El actual plantel de la Universidad de San Carlos exige más presupuesto para la casa de estudios antes del partido ante Comunicaciones por el Torneo de Copa. (Foto: futbolusac)

El actual plantel de la Universidad de San Carlos exige más presupuesto para la casa de estudios antes del partido ante Comunicaciones por el Torneo de Copa. (Foto: futbolusac)

Más de Q10 millones desembolsó la Universidad de San Carlos de Guatemala durante la gestión del doctor Carlos Alvarado Cerezo (julio 2014-junio 2018) para cubrir gastos del equipo profesional de fútbol con el mismo nombre, que en la actualidad está afiliado a la Liga Primera División de No Aficionados.

A pesar del importante aporte institucional, que se suma a los fondos otorgados por empresas privadas en concepto de patrocinio, el equipo concluyó la temporada 2017-2018 con deudas a jugadores, a la Liga, y con varias demandas en la Federación Nacional de Fútbol. Incluso estuvo al borde de la desafiliación y todavía no resuelve la crisis en la que se encuentra por falta de fondos. Hay demandas que podrían llegar a la FIFA.

En la temporada 2016-2017 el equipo peleó por no descender a la Segunda División.

La junta directiva que administraba al equipo, a través de la Fundación Amigos de la USAC, se disolvió. Alvarado era el presidente y estaba integrada por miembros que él elegía, según allegados a la institución. El equipo quedó a cargo del departamento de deportes.

  • TAMBIÉN...

La investigación de Soy502 revela que durante el mandato de Alvarado Cerezo la USAC otorgó Q10 millones 67 mil a la Fundación Amigos de la USAC y a la Asociación Club Deportivo USAC -en el último año-. La última no aparece en el Registro de Personas Jurídicas del Ministerio de Gobernación.

De julio a diciembre del 2014, Alvarado autorizó el pago de 872 mil quetzales a la Fundación. 

Durante el 2015 el desembolso fue de Q2 millones 435 mil.

Mientras en 2016, año en el que el club descendió de la Liga Nacional a la Primera División, la “U” aportó Q2 millones 783 mil.

Anthony Coronado, de la "U", disputa el balón ante jugadores de Comunicaciones, en un partido del Torneo de Copa. (Foto: Rudy Martínez/Soy502)
Anthony Coronado, de la "U", disputa el balón ante jugadores de Comunicaciones, en un partido del Torneo de Copa. (Foto: Rudy Martínez/Soy502)

Ya en la liga inmediata de ascenso se hizo el mayor aporte en la gestión de Alvarado. Fue de Q2 millones 877 mil en 2017.

Y antes de entregar el cargo el ahora exRector otorgó 1 millón 100 mil al equipo, de enero a junio del 2018.

Los aportes eran entregados bajo acuerdos de rectoría en conceptos de ayudas económicas y fueron autorizadas en su mayoría por el doctor Alvarado, otras por el secretario general de la USAC, doctor Carlos Camey, y por el director general de extensión, Álvaro Folgar.

Algunas veces eran solicitados por el director del departamento de deportes y otras por el ingeniero Mario Valdez, gerente del equipo. 

El ingeniero Mario Váldez es el gerente del equipo de fútbol de la Universidad de San Carlos de Guatemala. (Foto: Rudy Martínez/Soy502)
El ingeniero Mario Váldez es el gerente del equipo de fútbol de la Universidad de San Carlos de Guatemala. (Foto: Rudy Martínez/Soy502)

Liquidaciones escuetas

De 47 cheques que fueron emitidos a favor de la Fundación Amigos de la USAC y de la Asociación Club Deportivo USAC, 33 fueron para cubrir el pago del cuerpo técnico y futbolistas que integraron el plantel.

Solo en sueldos de jugadores y cuerpo técnico la Universidad gastó Q9 millones 576 mil.

Durante 2014 la Fundación Amigos de la USAC liquidó esos aportes con cartas en las que incluían detalles de partidos (gastos de arbitraje -si era de local-, transporte, alimentación y hospedaje -si era de visita-), en algunas liquidaciones se incluyó copia de actas arbitrales.

Nada contable, más que el recibo que la Fundación entregaba a la USAC. 

La Fundación no tenía que presentar liquidación del pago a jugadores, sin embargo lo hacíamos para cumplir con la Universidad y sobre todo con los auditores
Mario Valdez
, gerente del equipo de fútbol de la Universidad de San Carlos.

En 2015 algunos aportes se justificaron solo con una carta.

A partir de 2016 se empezaron a adjuntar las planillas con el detalle de sueldos de cada jugador.

En ningún caso se presentaron facturas de quienes prestaron los servicios. "Las facturas son directamente para la fundación, nosotros no teníamos porque presentar una factura de la fundación a la Universidad", explicó Valdez.

El resto (391 mil quetzales) se justificó con gastos administrativos ante la Fedefut y transporte, hospedaje y alimentación.

Solo en un caso se presentaron facturas para comprobar el gasto.

De un cheque de cien mil quetzales (el número 114557 con fecha 15/01/2016) no fue entregada la liquidación.

Incoherencias

Los aportes entregados bajo los acuerdos de rectoría 0980-2014, 1114-2015 y 0003-2016 fueron justificados, en parte, con el pago de la inscripción de los equipos sub-15 y sub-17 ante la Liga, sin embargo esa entidad no realiza cobros por esas categorías.

De hecho, la Liga Nacional paga alimentación, transporte y hospedaje de esos equipos durante el campeonato.

El caso más escandaloso es el aporte de Q50 mil -el último- otorgado bajo el acuerdo 0634-2018 que se justifica con la compra de implementos deportivos, inscripción de jugadores en las categorías sub-15, sub-17 y sub-20 cuando en la Primera División esas divisiones ni siquiera existen.

"Eso era en el Cejusa, ahí estaban las categorías, ahí las teníamos con Marvin Gordón, Edgar Meda y Memín (Juan Manuel Funes) era el coordinador. Si estaban inscritos, ellos participaron", justificó el gerente de la fundación, aunque eso no consta en los registros contables de la USAC.

Los responsables

En 1998, la Universidad de San Carlos recibió la donación de la ficha del equipo JUCA y decidió que la Fundación Amigos de la USAC se encargara de la administración.

Parte del acta 18-98 del Consejo Superior Universitario.
Parte del acta 18-98 del Consejo Superior Universitario.

La Fundación estaba a cargo pero, según Váldez, quien daba las ordenes era el Rector. "El único responsable es el exRector. Él aprobaba todos los gastos, él decidía quien se contrataba y quién no, a veces nosotros no estábamos de acuerdo, pero el que manda ahí es el Rector. También los patrocinios que venían de las entidades privadas él decía que se hacía", mencionó.

Carlos Alvarado Cerezo, rector de la Universidad de San Carlos 2014-2018. (Foto: Archivo/Soy502)
Carlos Alvarado Cerezo, rector de la Universidad de San Carlos 2014-2018. (Foto: Archivo/Soy502)

Eso sí, Valdez era el encargado de realizar los trámites para los fondos. De hecho, algunas planillas de jugadores fueron firmadas por él. Seis cheques salieron a su nombre.

Además de los aportes de la USAC la Fundación recibía dinero de empresas privadas en concepto de patrocinio. 

Durante la gestión de Alvarado figuraron como patrocinadores: un canal de televisión (hasta que el equipo descendió), una marca de gaseosas, un banco del sistema y una empresa de telefonía móvil, que se retiraron en la última temporada. 

Actualidad

Ante la crisis económica generalizada en la USAC, la administración a cargo del Rector Murphy Paiz decidió cortar los aportes al equipo de fútbol y dispuso encarar la temporada 2017-2018 con futbolistas estudiantes de la Universidad para reducir los costos.

El equipo se ubica en la última posición del Grupo B, de la Primera División, con un punto, luego de un empate y cinco derrotas en el Torneo Apertura.

En lo administrativo todavía no se dilucida la situación. A pesar de la pésima gestión, la Fundación Amigos de la USAC seguirá a cargo del equipo hasta que el Consejo Superior Universitario resuelva lo contrario.

Se intentó obtener la versión del exRector Carlos Alvarado Cerezo, pero no contestó las llamadas. Alvarado, además, fue el secretario general de la USAC en el mandato anterior a cargo del licenciado Estuardo Gálvez.

  • TE PUEDE INTERESAR...

Comentar
cerrar