• Voces

El reino (y los reyes) del descaro

  • Por Daniel Haering
La nueva junta directiva del Congreso, presidida por Alvaro Arzú Escobar. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

La nueva junta directiva del Congreso, presidida por Alvaro Arzú Escobar. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

El discurso del nuevo Presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, del sábado fue especialmente aleccionador sobre lo que se viene.

Un alegato profundamente conservador (se agradece un discurso político-ideológico claro, al margen de estar de acuerdo o no con su contenido) para definir una diáfana línea estratégica anti CICIG.

Ya no es máscara contra cabellera, porque las máscaras han caído, pero se hacen una idea. Qué bueno, la luz es un valor en sí mismo.

“Quieren imponernos el reino de la anarquía, la irresponsabilidad, el descaro y la vulgaridad.” Fue una de sus frases (convertida en tuit) más sustantivas.

Se hace eco así del discurso de “esto es una estrategia de izquierdas” pero ¿a quién se refiere exactamente?

¿De verdad hay algún tipo de fundamento en pensar que CICIG-MP-USA están queriendo imponer un gobierno de (perdonen la expresión) “shumos” que puro de marihuana en mano y en vestimenta “feminazi” dispararán desde las instituciones del Estado eructos por doquier mientras malgastan el erario puro en asistencialismo facilón?

Solo hace falta diseccionar una afirmación como esa para argumentar, con cierta solidez, que fue un ejercicio de lo que en psicología se llama proyección.

El reino de la anarquía

Seguir con este sistema político que no da respuesta a una sociedad en proceso de profundo cambio puede ser catastrófico. Si siguen defendiendo el estatus quo ¿qué creen que nos espera cuando seamos 30 millones de habitantes y las ciudades estén más plagadas aún de suburbios mal organizados?

El reino de la irresponsabilidad

¿Más irresponsable que no aceptar consecuencias a las acciones del 13 de septiembre? Es un Congreso que vive al margen de la población y con nula capacidad, por ahora, de presentar una alternativa política a lo que hace la CICIG.  

El reino de la vulgaridad

Así lo llamó el heredero de quien ofrece “morongazos”. En fin, difícil que alguno de nosotros, ciudadanos comunes, cumpla con los estándares de estilo de semejante niño bien. Solo decir que Galdámez tampoco parece de portada de Revista Hola.

El reino del descaro

¿Más descaro que el hecho de que el miembro de un partido que solo le tiene a él en el Congreso lo presida?

¿Creen que tiene algo que ver con que a su padre está en proceso y que ha sido en los últimos meses el articulador de un discurso de oposición a los casos penales? Sería muy inocente pensar que hay otra razón. Está ahí para articular un ataque contra Iván Velásquez.

Álvaro Arzú estaba hablando de ellos. Los reyes tomaron el Reino y ahora les toca arriesgar. Que el caso Odebrecht les pille confesados. 

Más de Daniel Haering:

16 de enero de 2018, 17:01

Comentar
cerrar