06/12/2021

Tras el asesinato de Angie y su madre, residencial revela intrigantes datos

  • Por Cindy Alonzo
11 de septiembre de 2021, 14:19
El residencial donde vivía Angie y su madre reveló datos de su desaparición. (Foto: Archivo/ Soy502)

El residencial donde vivía Angie y su madre reveló datos de su desaparición. (Foto: Archivo/ Soy502)

Representantes del residencial en el que habitaban Angie y su mamá, Blanca Ramírez, emitieron un comunicado sobre algunos hechos que ocurrieron en sus instalaciones antes de las muertes.

EN CONTEXTO: Repudian el asesinato de Angie Caseros y Blanca Ramírez, con alerta de desaparecidas

Según el documento, el padre de Angie reportó la desaparición de ambas el pasado 5 de septiembre a las 12:15 horas, "el personal de seguridad del Residencial fue alertado sobre un incidente que fue atendido en la casa 11, de la manzana F del sector 5", indicaron. 

Al llegar al domicilio, los agentes del residencial localizaron al propietario de la vivienda, quien relató la desaparición de sus familiares, por lo que se le brindó apoyo mientras las autoridades competentes se hacían presentes. 

A su llegada también localizaron a dos personas de sexo femenino en la parte de atrás de la vivienda, una de ellas herida, por lo cual, siguiendo el protocolo de acción se pidió el auxilio de los bomberos, así como la presencia de la PNC, para que fueran atendidas, según se indica en el comunicado.

Una de las víctimas que localizaron se identificó como hija del propietario de la vivienda, lo cual fue confirmado por él. 

El escrito indica que antes de este hecho no habían registros de denuncias, indicios o evidencias sobre un altercado o incidente en las calles o áreas del residencial.

El Residencial Los Olivos menciona que no pueden atender emergencias dentro de las viviendas, a menos que sea requerido por el propietario. 

Residencial Los Olivos
(Foto: @Rudagt)

 

Comentar
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
Obteniendo...
cerrar