Resultados Segunda vuelta
  • Vida

Si eres fiel a tu pareja, la monogamia podría estar en tus genes

  • Por Soy502
11 de enero de 2019, 11:01
Es eres estable y fiel en el amor esto podría ser producto de tus genes. (Foto: Pixabay)

Es eres estable y fiel en el amor esto podría ser producto de tus genes. (Foto: Pixabay)

Ser feliz con la misma pareja es uno de los ideales de muchas personas. Aunque es más difícil encontrarla en otros seres vivos, la monogamia existe y algunos biólogos se dedicaron a buscarla en la naturaleza para saber cuál es el secreto de ella. 

La revista científica PNAS publicó un trabajo en el que se trata de comprender la monogamia en algunos animales a lo largo de 450 millones de años.  

Los investigadores de este estudio de la Universidad de Texas, en Austin, liderado por Rebecca Young, analizaron cinco especies que eran monógamas y otras que no. 

Los monógamos eran los ratones californianos, los topillos de la pradera, un ave llamada bisbita alpino, la rana venenosa Ranitomeya imitatora y el pex Xenotilapia. 

Los polígamos son los ratones ciervo, los Microtus pennsylvanicus (los primos infieles de los topillos de la pradera), el acentor común, otra rana venenosa (Oophaga pumilio) y otro pez cíclido africano.

Pese a tratarse de especies muy similares, en una de ellas los machos y hembras se emparejaban al menos durante la temporada de apareamiento y compartían en alguna medida las tareas de alimentar a las crías y defenderlas.

Estos animales se seguían considerando monógamos aunque tuviesen algún escarceo ocasional. Entre los polígamos, los machos trataban de difundir su esperma tanto como fuese posible, pero no se preocupaban de si sus vástagos sobrevivían o no.

Al analizar el cerebro de los machos se reveló que la distinta expresión de una serie de genes se asociaba con un individuo polígamo o con uno monógamo. 

Sabemos que algunos de estos 24 genes están relacionados con el aprendizaje o la memoria
Rebecca Young.

Esto indica que la monogamia ha surgido de manera independiente muchas veces a lo largo de la historia debido al cambio de expresión de genes que están presentes tanto en monógamos como en promiscuos. 

Los autores encontraron 24 genes cuya actividad en el cerebro tiene una relación más intensa con el comportamiento monógamo.

"Es posible que formar un vínculo de pareja o cuidar de las crías requiera un cambio en los procesos cognitivos que están detrás del comportamiento social", explicó Young. 

El topillo de la pradera es una de las especies más fieles, por ello es la favorita para tratar de entender la monogamia. 

Los topillos de la pradera son los monógamos. (Foto: Nature)
Los topillos de la pradera son los monógamos. (Foto: Nature)

La investigadora cree que una de las enseñanzas que podemos aplicar a nuestra vida de los estudios sobre la monogamia es saber “que también nosotros los humanos somos el producto de la evolución”.

*Con información de El País. 

TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar