• Voces

El último abrazo de Consuelo a Nineth

  • Por Daniel Haering
La Fiscal Consuelo Porras saludó afectuosamente a la diputada Nineth Montenegro, cuando recién había tomado posesión. (Foto: Carlos Kestler/Archivo Soy502)

La Fiscal Consuelo Porras saludó afectuosamente a la diputada Nineth Montenegro, cuando recién había tomado posesión. (Foto: Carlos Kestler/Archivo Soy502)

Está claro que, con otro ritmo, otro estilo y muchos matices, la Fiscal General Consuelo Porras seguirá la línea de la Lucha Contra la Corrupción iniciada en 2015.

Lo hace, nada más y nada menos, antejuiciando a quien la nombró en el puesto, el presidente Jimmy Morales, para que no quede duda alguna.

Los casos que la nueva jefa del MP presentará a partir de ahora y hasta la mitad del próximo año serán, en términos generales, de la anterior administración.  Veremos qué sello imprime a los procesos que cocine en su estufa.

Eso hace reorientar las decisiones de muchos actores y cambia algunos de los escenarios más agoreros, descartándolos para tragedia de ciertos crédulos internos del Mariscal Zabala y sus amigos.

Acompañando el caso contra el Presidente, la nueva dupla CICIG-MP tenía una sorpresa bajo la manga: la misma solicitud contra la diputada Nineth Montenegro, lideresa de Encuentro por Guatemala.

La declaración de uno de los empresarios del caso de financiamiento de FCN daba, según su criterio, fundamento para la acción legal contra la principal aliada de CICIG en el Congreso.

Por las declaraciones del Fiscal Oscar Schaad se vislumbra un escenario donde no sea a un partido sino a muchos que les pasará lo mismo.

Puede que tengamos a todo el sistema de partidos (sin contar los de reciente creación) señalado de cara a las elecciones.

Eso pondría en una ventaja fundamental a las nuevas marcas, algo que pocos contemplaban hace tan solo unas semanas.

Encuentro por Guatemala está fuera de la jugada. Su base no les perdonará haber sido acusados por CICIG y se pueden ver ante una competencia citadina que se coma sus votos. Semilla se adivina como el verdugo.

Nineth Montenegro y su partido han quedado fuera de la posibilidad de acompañar a Thelma Aldana en su incipiente e incierto proyecto político y por lo tanto, en riesgo de empequeñecerse aún más.

La otra consecuencia, además de perder base de legitimidad, es la del riesgo de ser cancelados en 2020 (ya no da tiempo antes de las elecciones).

Los líderes políticos que se montan en “fichas” únicamente por la marca pensarán dos veces si se presentan con un partido que puede ser cancelado ya en el Congreso

Esto podría condenar a los políticos electos a ser diputados de segunda, algo experimentado ya en esta legislatura y no muy agradable para ellos.

Los partidos Vamos y Bien, cada uno con sus matices, van a tener serias posibilidades de atraer a poderosas estructuras locales de carácter caciquil y clientelar.  

Vamos, Bien, Semilla… pocos daban un quetzal por ellos y quizá, quién sabe, serán los protagonistas de 2019.

Más de Daniel Haering:

14 de agosto de 2018, 13:08

Comentar
cerrar