*Causa ajena al COVID-19

  • Mundo

Arqueólogos hallan el complejo ceremonial más grande de los mayas

  • Con información de Nature
03 de junio de 2020, 15:06
El complejo ceremonial fue descubierto con la ayuda de la tecnología Lidar en Tabasco, México. (Foto: Takeshi Inomata)

El complejo ceremonial fue descubierto con la ayuda de la tecnología Lidar en Tabasco, México. (Foto: Takeshi Inomata)

Un nuevo hallazgo sobre la cultura maya ha generado sorpresa dentro de la comunidad de arquéologos que mantiene investigaciones sobre el origen de los mayas en Mesoamérica.

Las excavaciones y el mapeo aéreo en un sitio previamente desconocido en México, llamado Aguada Fénix, han descubierto la estructura más antigua y más grande construida por los mayas, revela el arqueólogo Takeshi Inomata de la Universidad de Arizona en Tucson y sus colegas. Esta área ceremonial elevada hecha de arcilla y tierra fue construida alrededor del año 1000 antes de Cristo a 800 antes de Cristo, se dio a conocer por parte de los científicos el 3 de junio en el portal de Nature.

El descubrimiento se suma a la evidencia reciente de que desde sus inicios, hace unos 3,000 años, la civilización maya construyó estructuras monumentales. Un área ritual similar, pero más pequeña descubierta previamente por el equipo de Inomata en un sitio maya en Guatemala llamado Ceibal que data del año 950 a.C.

Además, el estudio es otro ejemplo más de cómo una técnica de detección remota en el aire llamada detección y alcance de la luz, o LIDAR, está cambiando la forma en que se realiza la investigación arqueológica en regiones muy boscosas.

La técnica, que utiliza pulsos láser para recopilar datos sobre los contornos de la tierra cubierta de selva y vegetación, ha descubierto otras ruinas perdidas en la ciudad maya de Tikal en Guatemala y una vasta red que conecta a la antigua ciudades del Imperio Khmer del sudeste asiático, entre otros hallazgos.

En el nuevo estudio, los investigadores recurrieron a LIDAR para mirar a través de los bosques en Tabasco, México, y descubrir los restos de la superficie ocultos de 21 centros ceremoniales, incluida Aguada Fénix.

Este es el área en el que se halló el complejo que aún permanece bajo la vegetación en Tabasco. (Foto: Takeshi Inomata)
Este es el área en el que se halló el complejo que aún permanece bajo la vegetación en Tabasco. (Foto: Takeshi Inomata)

Los mapas LIDAR descubrieron que cada sitio contiene un montículo redondo o cuadrado cerca de una plataforma larga y rectangular, que se extiende de oeste a este. Ese diseño caracteriza estructuras similares en áreas donde se celebraban rituales públicos en muchas ciudades mayas posteriores.

El equipo de Inomata luego usó los mapas LIDAR para enfocarse en Aguada Fénix. Allí, los científicos encontraron una meseta rectangular elevada que mide unos 1,400 metros de largo y casi 400 metros de ancho.

Dentro de ese espacio hay una plataforma de aproximadamente 400 metros de largo, la longitud de más de cuatro campos de fútbol americano, ubicada al este de un montículo de tierra de 15 a 18 metros de altura. La tecnología LIDAR reveló otras estructuras alrededor de la meseta construida por el hombre, incluidos edificios rectangulares, plazas y varios embalses.

Los descubrimientos en Aguada Fénix desafían la suposición tradicional de que solo grandes asentamientos dirigidos por reyes y una clase dominante podrían organizar y ejecutar grandes proyectos de construcción, dice Inomata.

Las excavaciones de la estructura ceremonial maya más grande y antigua desenterraron una escultura animal, posiblemente representando un pecarí de labios blancos o un coatimundi, que los investigadores apodaron "Choco". (Foto: Takeshi Inomata)
Las excavaciones de la estructura ceremonial maya más grande y antigua desenterraron una escultura animal, posiblemente representando un pecarí de labios blancos o un coatimundi, que los investigadores apodaron "Choco". (Foto: Takeshi Inomata)

Hasta el momento no se han encontrado restos de una clase real que aparezca en sitios mayas posteriores, como esculturas de individuos de alto rango. Sugiere que las personas que viven en la región alrededor de Aguada Fénix, que cultivaban maíz hace 3,000 años, deben haberse unido para crear un sitio ritual adecuado para grandes reuniones.

"Aunque probablemente hubo algunos líderes que desempeñaron papeles centrales en la planificación y organización de dicho trabajo, el factor principal fue la participación voluntaria de las personas, que no necesariamente requiere un gobierno centralizado", dice Inomata.

El arqueólogo sospecha que grandes multitudes de las áreas circundantes probablemente se reunieron en el antiguo sitio ceremonial en ocasiones especiales, posiblemente relacionadas con fechas clave de calendario y eventos astronómicos.

Los arqueólogos han llagado vasijas y otros elementos de cerámica durante las excavaciones. (Foto: Takeshi Inomata)
Los arqueólogos han llagado vasijas y otros elementos de cerámica durante las excavaciones. (Foto: Takeshi Inomata)

Nueve calzadas conectadas a la plataforma rectangular del sitio llevaban procesiones de quienes participaban en rituales, sugiere. Un conjunto de hachas de jade excavadas en el centro de la plataforma puede haberse depositado durante un evento ritual.

Las conclusiones de Inomata tienen sentido para el arqueólogo antropológico Andrew Scherer de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island.

"Los espacios públicos en Aguada Fénix son enormes, y no hay nada que indique que el acceso estaba limitado a unos pocos privilegiados", dice detalla Scherer.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

*Con información de la revista Science News

Comentar
cerrar