01/10/2020

  • Ciencia

Detectan impresionante fusión de agujeros negros

  • Con información de ABC.
02 de septiembre de 2020, 16:09
Detectaron un impresionante fusón de agujeros negros. (Foto Ilustratva: Nasa)

Detectaron un impresionante fusón de agujeros negros. (Foto Ilustratva: Nasa)

Investigadores de varias universidades del mundo detectaron la mayor fusión de agujeros negros observada hasta la fecha, de donde surge un agujero negro con una masa estimada de 142 soles.

Se trata de "de masa intermedia" que forma parte de los agujeros negros supermasivos que residen en el centro de la mayoría de las galaxias, publica ABC.

El Universo entero está en constante vibración en forma de ondas gravitacionales, ondulaciones en el espacio-tiempo causadas por algunos de los eventos astrofísicos más extremos y violentos que existen.

Similares a las vibraciones de una campana, estas ondas gravitacionales sacuden el tejido del Universo y se transmiten a enormes distancias, transportando una  información valiosa sobre los fenómenos de los que proceden.

El descubrimiento se publicó en el Physical Review Letters y Astrophysical Journal Letters,donde los investigadores explican que captaron la extraordinaria señal, llamada GW190521, el pasado 21 de mayo de 2019 con los detectores LIGO (Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory), en Estados Unidos, y Virgo, en Italia.

La señal, que consiste en cuatro cortas vibraciones, tuvo una duración extremadamente breve, menos de una décima de segundo.

Su origen se encuentra a más de 7.000 millones de años luz de distancia, cuando el Universo tenía cerca de la mitad de su edad actual, lo que la convierte además en una de las fuentes de ondas gravitacionales más distantes detectadas hasta ahora.

"Esto no se parece mucho a un chirrido que es lo que normalmente detectamos -explica Nelson Christensen, investigador de Virgo-. Ha sido más bien como algo que hace ´bang´y es la señal más masiva que LIGO y Virgo han visto jamás".

A medida que los dos agujeros negros se iban acercando entre sí giraban rápidamente sobre sí mismos, aunque en ángulos que no estaban alineados con los ejes de sus órbitas.

 

 

Esos giros "desalineados", como los de una peonza, probablemente causaron que sus órbitas se tambalearan al mismo tiempo que ambos giraban frenéticamente en espiral uno alrededor del otro hasta fusionarse en un agujero negro mayor.

La señal GW190521 captada por los investigadores representa a un agujero negro de aproximadamente 142 masas solares, y liberando una enorme cantidad de energía equivalente a la de ocho soles en forma de ondas gravitacionales que empezaron a expandirse por todo el Universo.

Sin embargo, el agujero negro de 142 masas solares generado durante la fusión se encuentra en un rango intermedio, entre los estelares y los supermasivos.

Los dos agujeros que se fusionaron para dar lugar al más grande parecen ser únicos en cuanto a tamaño. En efecto, son tan masivos que resulta difícil pensar que se hayan formado a partir del colapso de una estrella.

Una posibilidad, que los investigadores consideran en su segundo artículo, es que los dos agujeros negros "progenitores" podrían haberse formado a su vez a partir de la fusión de agujeros negros más pequeños.

TE PUEDE INTERESAR 

Comentar
cerrar