21/06/2021

  • Mundo

EE.UU. obliga a condenados a muerte a elegir entre silla eléctrica y pelotón de fusilamiento

  • Por AFP
17 de mayo de 2021, 18:05
El republicano, partidario de la pena de muerte, quiere reanudar las ejecuciones tras una pausa de 10 años. (Foto: Archivo/ Soy502)

El republicano, partidario de la pena de muerte, quiere reanudar las ejecuciones tras una pausa de 10 años. (Foto: Archivo/ Soy502)

La ley, firmada el viernes, convierte la silla eléctrica en la primera opción para un condenado a muerte en lugar de la inyección letal, y autoriza la formación de un pelotón de fusilamiento, como segunda opción. 

OTRAS NOTICIAS: Joe Biden anuncia donación de 80 millones de vacunas a otros países

El estado de Carolina del Sur ha introducido una ley que obliga a los condenados a muerte a elegir entre el pelotón de fusilamiento y la silla eléctrica, después de que la falta de fármacos para la inyección letal paralizara las ejecuciones durante una década.

"Este fin de semana he firmado una ley que permitirá al estado aplicar la pena de muerte. Las familias y los seres queridos de las víctimas tienen derecho a llorar y a buscar justicia a través de la ley. Ahora podemos hacerlo", dijo Henry McMaster en Twitter.

La ley, firmada el viernes, convierte la silla eléctrica en la primera opción para un condenado a muerte en lugar de la inyección letal, y autoriza la formación de un pelotón de fusilamiento, que pasa a ser la segunda opción. 

La ejecución por inyección volverá a ser la opción prioritaria cuando se disponga de las sustancias necesarias, según el texto.

Hasta ahora, un condenado a muerte tenía que elegir entre la silla y la inyección, siendo esta última automática si se negaba a elegir.   

Reinicio de las ejecuciones

La organización de ayuda a los presos con sede en Carolina del Sur, Incarcerated Outreach Network, denunció la decisión en Twitter como "espantosa, impactante y abominable".

Para el representante local de la importante organización de derechos civiles ACLU, Frank Knaack, el estado ha "encontrado una nueva forma de reiniciar las ejecuciones dentro de un sistema racista, arbitrario y propenso a los errores".

"El sistema de justicia de Carolina del Sur comete errores, pero la pena capital es irreversible", añadió en un comunicado, señalando que las personas de color constituyen más de la mitad de los condenados a muerte, pero sólo al 27% de la población del estado.

La silla eléctrica no se ha utilizado desde 2008 y la última ejecución por inyección fue en mayo de 2011, según el Departamento Correccional del estado y los medios locales.

Comentar
cerrar