15/06/2021

  • Guate

El guatemalteco que vive la "era poscoronavirus" en China

  • Por Fredy Hernández
02 de abril de 2020, 08:04
El país empieza a retomar la rutina tras varias semanas de cuarentena que provocó la pandemia del coronavirus. (Foto: Cortesía Soy502)

El país empieza a retomar la rutina tras varias semanas de cuarentena que provocó la pandemia del coronavirus. (Foto: Cortesía Soy502)

Su profesión le ha hecho recorrer diversos países alrededor del mundo enseñando español, inglés, historia y otras materias. Sin embargo, nunca se imaginó que quedaría cerca del epicentro del coronavirus que se convirtió en una pandemia mundial.

Un guatemalteco, que por seguridad prefiere mantenerse en el anonimato, se contactó con Soy502 para contar cómo se vivió la crisis desde el primer momento, las acciones que tomó junto con su esposa para evitar el contagio y el regreso a la normalidad en la ciudad que vive en China.

“Llevo tres años viviendo en China con mi esposa. A finales de enero, cuando se celebró el Año Nuevo Chino, hubo una gran fiesta en la escuela donde trabajamos y dieron dos semanas de descanso, como ocurre para el fin de año en Guatemala. La mayoría de estudiantes y personas viajan a sus pueblos para descansar. Nosotros vivimos al sur de China y el brote ocurrió en el centro”.

“En la primera semana de febrero, nosotros no sabíamos qué hacer, pues se empezaron a difundir las noticias y se veían los videos en los que la gente moría en la calle. En ese momento todavía no había restricciones, por lo que decidimos irnos para Corea del Sur, pero al llegar a ese país, la epidemia empezaba a afectar a los coreanos. Ahí estuvimos aislados y volvimos hasta el 1 de marzo a China, donde todo estuvo cerrado durante un mes”.

El guatemalteco comparte una imagen de cómo viven miles de personas en Hong Kong. (Foto: Cortesía Soy502)
El guatemalteco comparte una imagen de cómo viven miles de personas en Hong Kong. (Foto: Cortesía Soy502)

“Las cosas fueron mejorando con el paso de los días. El 10 de marzo se empezaron a abrir los negocios como los restaurantes, pero con muchas restricciones. El 15 de marzo se abrieron los bares, pero con muchos controles como la toma de la temperatura al ingreso y con solo dos personas por mesa. Además, las personas debían escribir su nombre, número de teléfono y desinfectarse cada que entraban a estos negocios”.

“Todo esto duró unas seis semanas. En esta ciudad, se presentaron 100 casos en una población de 10 millones de habitantes. Las autoridades tomaron las medidas necesarias para evitar que el virus se expandiera como ocurrió en otros lugares. 99 casos se recuperaron y solo hubo una persona que falleció”.

Rutina

Tras varias semanas de actividades comerciales e industriales paralizadas, la situación empieza a retomar la rutina, aunque con muchas medidas de higiene.

“El fin de semana fui a un centro comercial, las tiendas han abierto pero la mayoría de las personas va por las calles con mascarilla. Eso no es un problema para los asiáticos, pues ellos están acostumbrados a usarlas cuando alguien se empieza a sentir enfermo y quiere evitar que los demás se contagien con una gripe, por ejemplo”.

La ciudad de Dongguan tomó las medidas necesarias para evitar que más personas enfermaran de coronavirus. (Foto: Cortesía Soy502)
La ciudad de Dongguan tomó las medidas necesarias para evitar que más personas enfermaran de coronavirus. (Foto: Cortesía Soy502)

“Contrario a lo que se expone sobre la imagen de China con grandes ciudades desarrolladas, también existen muchas poblaciones con problemas de pobreza, que viven día a día y también fue un problema, pero recibieron un subsidio para lograr sobrevivir la pandemia”.

Consejo

El connacional envía un mensaje para los guatemaltecos para que puedan respetar las medidas emitidas por el gobierno, pues de esta manera se evitará mayores contagios y los casos no se dispararán como ha ocurrido en otros países como Italia, España y Estados Unidos.

“Nosotros pasamos seis semanas en cuarentena, sabemos que la economía va a sufrir mucho. El Gobierno y los empresarios deberían encontrar la fórmula para ayudar a la clase trabajadora. Deben tener mucha fe en Dios para que los científicos encuentren la medicina que pueda combatir esta enfermedad”.

  • TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar