*Causa ajena al COVID-19

  • Mundo

Iglesias católicas de México en crisis económica por el Covid-19

  • Con información de Noticieros Televisa
30 de junio de 2020, 19:06
La iglesia enfrenta problemas económicos. (Foto: AFP) 

La iglesia enfrenta problemas económicos. (Foto: AFP) 

Debido a que los templos llevan tres meses cerrados, la falta de donativos, limosnas y contribuciones de los feligreses han causado una seria crisis económica en la Iglesia Católica en México.  

A pesar de las restricciones, los sacerdotes continúan pagando a los empleados y cubren las cuotas del Seguro Social, los servicios de agua, luz, teléfono y gas así como el mantenimiento y limpieza de las instalaciones.

Monseñor Luis Manuel Pérez, obispo auxiliar de México expresó que la situación es muy difícil: 

“Sí, hay que decirlo: estamos en estos momentos en una situación sumamente crítica, sumamente delicada y lo que más nos preocupa a los sacerdotes, a los párrocos, son los trabajadores. A veces nuestros fieles piensan que, por ejemplo, los sacristanes, la personas encargadas de mantenimiento, las secretarías y secretarios en las parroquias, las personas encargadas de la limpieza, quienes se encargan del estacionamiento, de atención de criptas, a lo mejor se piensa que son personas voluntarias y no se tienen que contratar con todas las obligaciones de ley”, expresó. 

La iglesia debe pagar los servicios básicos. (Foto: AFP)
La iglesia debe pagar los servicios básicos. (Foto: AFP)

Las iglesias que abren medio día, por ejemplo, buscan alternativas para captar ingresos pues no perciben donativos por misas de difunto, primeras comuniones, bodas, bautismos, quince años, colectas dominicales y las alcancías de limosnas están prácticamente vacías.

A pesar de esto, algunas parroquias brindan ayuda médica en dispensarios e incluso reparten despensas entre los feligreses.

En el país del norte se tiene programado que las misas en las iglesias de la Ciudad de México se reanuden a partir del lunes 13 de julio.

Los templos ya se preparan para las medidas de la nueva normalidad como tapetes sanitizantes, gel, lavamanos en las entradas y marcas que definan la distancia en bancas y otros espacios de convivencia.

“Queremos salvaguardar el bien de la vida de nuestros fieles y sacerdotes”, agregó Monseñor. 

TE PUEDE INTERESAR: 

Comentar
cerrar