• Seguridad

Nadie se baña en la piscina de Baldetti y mantenerla sale cara

  • Por Roberto Caubilla
El mantenimiento de la piscina de la propiedad de Baldetti costó 76 mil quetzales en 2017. (Foto: Senabed)

El mantenimiento de la piscina de la propiedad de Baldetti costó 76 mil quetzales en 2017. (Foto: Senabed)

Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti se dieron una vida de lujo durante su mandato, con grandes mansiones e inversiones que ahora pertenecen al Estado y cuyo mantenimiento se paga con dinero público.

Los aguacates de la finca El Escondite, las piscinas de la casa de Marina del Sur o los caballos del narcotráfico son tres de los ejemplos más conocidos y, solo ellos, generaron más de medio millón de quetzales por su mantenimiento durante 2017, según informó la sección de Acceso a la Información Pública de la institución.

  • LAS ÚLTIMAS EXTINCIONES:

Además de estos, la Senabed incluye otros bienes como vehículos, avionetas, oficinas o bodegas que debe mantener.

Una de las opciones es entregar algunas de las propiedades o bienes a otras instituciones para su uso. No obstante, la mayoría aún sigue buscando propietario y mientras tanto genera altos costos para el Estado. ¿Por qué los guatemaltecos tienen que asumir el costo de estos lujos?

Carmen Aída Ibarra, del Movimiento ProJusticia, reconoció que la corrupción ha dejado un lastre millonario que implica altísimos costos para el Estado y no sabe qué hacer con ellos.

Además indicó que estos bienes son de difícil gestión porque no puede haber un aprovechamiento pleno para asuntos del Estado.

“La Senabed tendría que constituirse en un ente con más iniciativa y no solo ser un ente administrador”, opinó.

Para ese cambio, Ibarra expresó que los miembros del Consejo tienen que tomar decisiones, impulsar resoluciones y soluciones y que no se limiten únicamente a quedarse con los bienes.

Los aguacates de Otto Pérez

Entre los pinares del altiplano, el expresidente disfrutaba de una mansión de madera y su plantación de aguacates. Ahora, la finca El Escondite se ha convertido en una academia de la Policía Nacional, pero los aguacatales siguen produciendo y eso le costó al Estado 292 mil quetzales el año pasado.

Para su cultivo, la Senabed contrató a cuatro hombres que trabajaron durante nueve meses, lo que supuso un costo de 117 mil quetzales. Además, empleó a un administrador durante 8 meses que recibió 62 mil quetzales de salario.

  • RECUERDA:

A todo esto hay que sumar 97 mil quetzales en compras de abono y fertilizantes y el resto en otros productos de mantenimiento y repuestos.

Pese a cuidar de la cosecha, la Senabed no consiguió vender los aguacates por segundo año consecutivo.

Un baño en Juan Gaviota

A pie de playa, en el exclusivo condominio Juan Gaviota Marina del Sur, Baldetti disfrutaba del sol de Escuintla. El inmueble ha estado varios meses sin alquilar, pero el mantenimiento de las piscinas supone un costo adicional de 76 mil quetzales al año.

 

 

Ese monto se divide entre el salario de Gustavo García, persona encargada del cuidado, los productos químicos y equipo de limpieza.

Además, la Senabed incluye un costo de casi 6 mil quetzales de factura eléctrica.

Los caballos sin dueño

En varias ocasiones, la Senabed ha tratado de subastar sin éxito los ocho equinos pura raza española que eran propiedad de Jorge Luis Meléndez Paredes, “El Señor de los Caballos”, miembro de la red de narcotráfico de Mario Ponce.

Tras varios intentos de subasta, finalmente el pasado agosto compraron seis de estos “narcocaballos”, mientras dos de ellos se mantienen en las caballerizas del Ejército. En total, la secretaría gastó más de 191 mil quetzales en su cuidado y alimentación en 2017.

  • LEE TAMBIÉN:

Entre los gastos destacan: 68 mil en pacas de heno y concentrado, 10 mil en medicinas y veterinarios y 22 mil en publicidad de las subastas.

Las fincas de Chamalé

La Senabed registra un lote de cinco fincas que le extinguió al capo Juan Alberto Ortiz López, alias “Chamalé”, en San Marcos y que supera los 25 millones de metros cuadrados.

En su respuesta, la Senabed explicó que dentro de su competencia solo administra y no cultiva las fincas.

“Si recibe un bien con temas en agricultura, solo le compete mantener el bien como le fue entregado”, aclaró José Estuardo Aguja, jefe de la sección de Acceso a la Información.

09 de mayo de 2018, 05:05

Comentar
cerrar