• Mundo

Presidente mexicano termina con tradición de casi un siglo

  • Por Soy502
La tradición del realizar un retrato presidencial es un "símbolo republicano", nada barato (Foto: Milenio)

La tradición del realizar un retrato presidencial es un "símbolo republicano", nada barato (Foto: Milenio)

La tradición del realizar un retrato presidencial es un "símbolo republicano", nada barato. Solo en la pasada administración se gastaron más de 2 millones de pesos (más de 800 mil quetzales) . Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador, el actual presidente mexicano, decidió romper con esa tradición.

Durante sexenios, la presencia de la fotografía presidencial ha sido una costumbre en las oficinas gubernamentales. Desde Abelardo Rodíguez (1932-1934) estos retratos se han convertido en una constante en todas las dependencias que tienen un retrato fotográfico tipo Gran Hermano siempre presente. 

El jefe del Ejecutivo optó por no tener una fotografía oficial presidencial y, por tanto, desde el 1 de diciembre tampoco hay este tipo de imágenes en las oficinas de las dependencias federales.  “Es el respeto a la investidura, pero no la promoción de la persona”, aseguró Jesús Ramírez, vocero de la Presidencia.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Plan de austeridad

Durante su gestión anterior en el entonces Distrito Federal (2000-2005), el tabasqueño López Obrador tampoco tuvo una fotografía oficial como jefe de Gobierno.

En ese tiempo decidió usar, en cambio, una imagen de Benito Juárez y parte de la frase del Benemérito de las Américas: “Los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, disponiéndose a vivir en la honrada medianía”.

NO DEJES DE LEER:

Distintos integrantes de su círculo aseguran que, incluso, le han propuesto pagar por la fotografía oficial para continuar con la simbología republicana, pero el tabasqueño lo ha rechazado. El propio López Obrador recurre al tema de la austeridad para romper con la tradicional foto presidencial.

En julio pasado, apenas unos días después de ganar la elección presidencial, en uno de los 50 puntos que enumeró como parte de su plan de austeridad republicana en el gobierno, ofrece que desaparecerán las partidas para vestuario o cualquier gasto de protocolo y ceremonial dedicado al Presidente, a sus colaboradores cercanos y a familiares. 

*Con información de Milenio

11 de febrero de 2019, 16:02

Comentar
cerrar