28/09/2020

  • Guate

El “profe Maxy”, sin piernas y con un solo brazo, pide apoyo

  • Por Erivan Campos
19 de enero de 2020, 12:01
Nació con discapacidad física y le toma 3 horas llegar al trabajo en una lejana comunidad. (Fotomontaje Erivan Campos, fotos cortesía)

Nació con discapacidad física y le toma 3 horas llegar al trabajo en una lejana comunidad. (Fotomontaje Erivan Campos, fotos cortesía)

En Baja Verapaz se viraliza una historia que raya en la injusticia y falta de empatía, se trata de un maestro que aún siendo persona con discapacidad motriz, demuestra que es más su amor por educar que cualquier limitante física o burocrática.

Su vida y su lucha

En el lejano caserío Chicuxtin, ubicado en la Aldea las Vegas, Cubulco, nació y creció Maximiliano Sente Rodríguez, quien se enfrentó a uno de los retos más grandes para una persona: tener una discapacidad. 

Explica a Soy 502: “Desde nacimiento padezco discapacidad física, en ambas piernas y brazo derecho. Me es difícil caminar, pero desde pequeño asumí grandes retos como estudiar la primaria en escuelas lejanas y caminar a pie”.

Sus limitantes eran únicamente físicas. Su cerebro, en perfecto estado, acompañado de una mente prodigiosa y una fuerza de voluntad sin límites, le permitieron estudiar y graduarse como maestro en 2009, en la Escuela Normal Bilingüe Intercultural, de Rabinal, Baja Verapaz.

Para un joven que no cuenta del todo con un brazo y ambas piernas, significaba un gran esfuerzo diario movilizarse y desarrollarse como cualquier otra persona. Pero nada lo detuvo.

 

Meta alcanzada

El año pasado dio clases en una escuela cercana a donde vive. Explica que trabajaba por contrato, en el renglón 021, laborando en la Escuela Oficial Rural Mixta "Tecún Umán", del caserío Chicuxtin, Cubulco.

Ahí dio clases a los niños de sexto grado. Su discapacidad era un ejemplo que impulsaba a sus alumnos. Si el profe podía, ellos también, sin importar condiciones físicas, económicas, emocionales o de cualquier tipo.

De hecho, el maestro apoyaba más allá del pizarrón y los cuadernos a sus pupilos, llegando a ganarse el corazón de la comunidad y las familias.

 

Giro inesperado, la vida lo puso a prueba

Este año todo cambió, nos explica: “Ingresé a la convocatoria #28 que el Ministerio de Educación realizó recientemente, en la calificación de expediente quedé en los últimos lugares para optar escuela. Me tocó escoger las escuelas lejanas”, Maximiliano debió elegir la “Escuela Caserío Patzulup”, que es de difícil acceso.

Cualquiera habría renunciado, a la escuela se llega en poco más de tres horas, pero eso no le impidió dar clases, nos cuenta: “Me gusta mucho lo que hago, soy responsable de trabajar con niños".

Pero el recorrido diario es más que complicado: "Opté por financiar, a través de pagos mensuales, un vehículo cuatrimoto que me transporta a media hora de camino. Luego, dejo la moto y subo en una lancha durante unos 45 minutos, después de la lancha hago unos 30 minutos en bestia”.

Tres horas de camino se dicen fácil, pero si se le suma una discapacidad, ya sea en moto, en lancha, a lomo de bestia o a pie, las horas se hacen eternas.

Además, nos narra cómo en su primer día de clases se accidentó al montar un caballo, hiriéndose la cabeza. 

SU PRIMER DÍA DE CLASES ESTE AÑO:

Sin embargo, “el profe Maxy”, como le llaman sus familiares y amigos, llegó y atendió a sus 25 alumnos. Segundo y tercero primaria de la Escuela Caserío Patzulup han tenido a su maestro presente y atento.

Maximiliano se levanta a las 4 de la mañana y, ni los préstamos, el calor agobiante del clima, la distancia, o la discapacidad motriz lo detienen.

SU TRANSPORTE DIARIO  

 

Piden solidaridad y apoyo

Familiares, amigos y alumnos del profesor comprenden perfectamente lo difícil que ha sido este cambio para él, y han querido viralizar su historia a través de las redes sociales.

Han hecho público su descontento e indignación por la falta de empatía del gobierno y sus autoridades de Educación, al movilizar al maestro.

Piden que lo devuelvan a su anterior escuela, donde aseguran que será recibido con los brazos abiertos.

SIEMPRE AYUDA A SUS ALUMNOS: 

En redes expresan frases como “hay maestros atletas y robustos, que ellos ocupen esas plazas”, “eso es discriminación, apatía, porque no hay sensibilización”, “eso es injusticia, es un pecado”, “hay maestros que ni llegan, él se esfuerza todos los días”.

Exigen atención del Consejo Nacional para la Atención de las Personas con Discapacidad (Conadi), el Ministerio de Educación y otras instituciones de Gobierno que puedan ayudarlo.

Por su parte, el maestro concluye diciendo: 

Cuanto daría yo por regresar donde estaba, las personas de ese lugar (Escuela Tecún Umán Caserío Chicuxtin) me aprecian mucho, igualmente mis compañeros de trabajo. Me gustaría, pero ¡sea la voluntad de Dios!
- Maximiliano Sente Rodríguez

Su historia se viraliza, sus oraciones se redoblan y la expectación de su comunidad está cerca de la desesperación por ayudar al “profe”. 

 

MÁS NOTICIAS:

CONÓCELAS:

Comentar
cerrar