• Voces

¿En qué puedes invertir tu dinero?

  • Por Daniel Herbruger
23 de julio de 2018, 17:07
Toda inversión conlleva riesgos: infórmate y edúcate para tomar la mejor decisión. (Foto: Archivo Soy502)

Toda inversión conlleva riesgos: infórmate y edúcate para tomar la mejor decisión. (Foto: Archivo Soy502)

Si has juntado algún dinero y quieres que crezca, tenerlo bajo el colchón no es la mejor idea. Aquí te comparto ocho sugerencias para ayudarte a decidir qué hacer con ese dinero que tanto trabajo te ha costado.

Te advierto que toda inversión conlleva riesgos y eres tú el responsable de informarte bien y asumirlos. 

Puedes invertir:

1. En lo que aumenta valor

Por definición, una inversión debe producirte dinero, tener un retorno sobre la inversión o ROI, (Return on Investment, por sus siglas en inglés). Contrario a lo que muchos piensan al decir que se puede invertir en un carro, el carro en sí mismo no genera un ROI. Un carro es un gasto: te cuesta dinero y pierde valor, a menos de que se use para un negocio, en cuyo caso, el negocio es el que produce el retorno, usando el vehículo como herramienta.

Si entiendes este concepto, ya vas a la cabeza. 

2. En conocimiento financiero

No existe una guía oficial y definitiva para inversionistas: nadie mejor que tú para buscar la información pertinente para el uso de tu dinero. Según Dave Ramsey, el líder de finanzas personales más famoso de los Estados Unidos, el principio que debe dirigir tus decisiones de inversión es “no invertir en nada que no entiendas bien”. Tu mejor aliado es el estudio y el conocimiento. 

3. En tí mismo

Si bien el retorno de la mayoría de inversiones disponibles no sobrepasa un 10% anual, tu crecimiento personal y profesional a largo plazo asegura que tu retorno de inversión sea mayor. Si aprender otro idioma, sacar cierta certificación o aprender un nuevo oficio hace que tu sueldo pase de 4 mil a 6 mil quetzales, significa que has tenido un aumento en tus ingresos del 50%. Ese ROI no lo consigues en ningún lado más que en ti.

4. En un negocio

Si bien tu trabajo te provee una sensación de seguridad, la realidad es que tu riesgo es extremadamente alto pues basta que una persona decida despedirte para que tu fuente de ingresos se esfume. El entregar tu tiempo y vida a un empleo es una de las acciones más riesgosas que existen. 

5. En un bien raíz

Esta es popular pero a veces no es una buena inversión cuando incluyes todos los costos involucrados en adquirir, financiar y mantener la propiedad. A pesar que como sociedad exageramos el ROI de un inmueble, la realidad es que si una propiedad se adquirió en 100 mil dólares hace diez años y hoy cuesta 140 mil, el retorno de inversión ha sido de un 4% anual y eso sin contar el costo de financiarla, mantenimiento, impuestos y el costo de oportunidad del dinero. En general, las casas son solo un lugar para vivir, no una inversión.  

6. En un producto financiero

El sistema bancario guatemalteco te ofrece muchas opciones para invertir tu dinero con retornos que van desde un 1% hasta por encima del 6.5%. Sea una cuenta de ahorro, un plazo fijo o una cuenta de jubilación, asegúrate que el rendimiento sea superior a la inflación. Si tu cuenta te da un 2% pero la inflación de Guatemala está  arriba del 3%, claramente tu dinero está perdiendo dinero. Estudia bien en dónde estás colocando tu dinero: si los rendimientos que te ofrecen son inusualmente altos, enciende tus alarmas.

7. En acciones o bonos

La Bolsa de Valores Nacional y algunos mercados bursátiles internacionales están disponibles para que puedas ser dueño de una porción de algunas empresas. A su vez puedes volverte prestamista para el gobierno o algunas empresas por medio de bonos que incluso aceptan a pequeños inversionistas. Visita www.bvnsa.com.gt para más información sobre el contexto de Guatemala.  

8. En ahorro

Con frecuencia las personas me preguntan dónde poner su dinero y mi respuesta siempre va acompañada de una salvedad: todo depende de cuánto tienes. Entre más tengas, más opciones y mejores rendimientos son posibles. Desarrolla hábitos conducentes a la acumulación de dinero para poder invertir más y mejor.

Más de Daniel Herbruger:

Comentar
cerrar