• Seguridad

No era un "Mito": así obró la red de corrupción del exalcalde de Xela

  • Por Jessica Gramajo
11 de septiembre de 2018, 23:09
Jorge Rolando Barrientos fue alcalde de la Municipalidad de Quetzaltenango de 2004 a 2016. (Foto: Stereo100)

Jorge Rolando Barrientos fue alcalde de la Municipalidad de Quetzaltenango de 2004 a 2016. (Foto: Stereo100)

El exalcalde de Xelajú, Jorge Rolando Barrientos Pellecer, era más conocido como "Mito", como una muestra de familiaridad y cariño. Sin embargo, por los múltiples rumores de corrupción en la comuna altense, más parecía que era un "mito" el que no podría ser capturado. Eso cambió este martes.

Más de Q73.3 millones fueron los recursos que habría sustraído de las arcas de la Municipalidad de Quetzaltenango, la supuesta red de corrupción dirigida por 'Mito' Barrientos.

Según las investigaciones de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Impunidad (FECI) del Ministerio Público (MP), en conjunto con la Comisión Internacional Contra la Corrupción en Guatemala (CICIG), las pesquisas se iniciaron debido a varias denuncias sobre actos irregulares en la Municipalidad de Quetzaltenango durante la gestión de "Mito".

  • AQUÍ TE LO CONTAMOS:

El desfalco a la Municipalidad inició desde el primer período de mandato. El alcalde repartió papeles de participación dentro de la comuna para hacer ganar a las empresas de su interés, las que luego pagaban un porcentaje a los integrantes de la organización, detallan las autoridades investigadoras.

La organización de "Mito" estaba conformada por sus amigos, familiares y algunos empresarios.

Durante la investigación, se encontraron, por lo menos, 131 proyectos que tendrían irregularidades, los que habían coludido más de Q81.7 millones. Sin embargo, "por aspectos de la investigación", el proceso solo abarcaría 122 proyectos que se otorgaron en el período del 2007 al 2012, por los que la red habría obtenido beneficios por más de 70 millones de quetzales (Q73,317,703).

La supuesta red, de los que este martes fueron capturados 16 integrantes, estaba dirigida por "Mito", y la integraban concejales, síndicos, empresarios y particulares. 

Así habría estado integrada la red del alcalde Mito Barrientos en Quetzaltenango. (Foto: Soy502)
Así habría estado integrada la red del alcalde Mito Barrientos en Quetzaltenango. (Foto: Soy502)

Forma de operar

De acuerdo con las investigaciones de la FECI y la CICIG, el autor de la estrategia fue el exalcalde de Quetzaltenango, quien acordó la recepción de coimas para beneficiar a determinados proveedores, la mayoría de ellos sus amigos.

Para lograrlo debía tener el control de la Municipalidad, por lo que instaló a sus allegados a la cabeza de las comisiones de Infraestructura, de la Empresa Municipal de Agua, de Recepción de Obras, de Electrificación y la de Finanzas, quienes se encargaban de beneficiar a las empresas que pagaban las coimas.

  • ADEMÁS:

Uno de los empresarios que se benefició de la red es ahora un colaborador eficaz. Jorge Ernesto Palomo Leppe ha explicado a los investigadores la forma en que funcionaba la organización, así como el mecanismo de crear varias empresas para aparentar una competencia real, pero todas eran de su propiedad.

El cobro

Palomo Leppe explicó que, por cada contrato que ganaba sus empresas, se quedaban con el 10% por haber prestado la papelería y concursar; el restante era entregado en cheques a Palomo Leppe, a los trabajadores y a sus proveedores.

Posteriormente, los trabajadores de las empresas de Palomo Leppe cobraban el dinero y el efectivo lo entregaban al constructor o a Ángela Barrios Lux, administradora de las entidades, quienes luego hacían paquetes de dinero para entregarlo a los funcionarios de la Municipalidad.

Estas son las empresas que habría utilizado Palomo Leppe para beneficiarse y beneficiar a los allegados del exalcalde 'Mito' Barrientos. (Foto: Soy502)
Estas son las empresas que habría utilizado Palomo Leppe para beneficiarse y beneficiar a los allegados del exalcalde 'Mito' Barrientos. (Foto: Soy502)

  • NO DEJES DE LEER:

Comentar
cerrar